No murió…¡Lo asesinaron!

Vicent Lambert, el tetraplejico al que se le aplicó la eutanisia. Foto COPE

Los medios de comunicación, -periódicos y noticieros de radio y de televisión- amanecieron hoy con esta noticia, tomada de los órganos franceses: “Vincent Lambert est mort, finalement”: murió, finalmente, Vincent Lambert. 

Por el sacerdote católico Mario García Isaza

Vincent Lambert era un joven enfermero francés, que hace cerca de diez años sufrió un accidente a consecuencia del cual quedó cuadraplégico. Y los médicos del hospital de Reims, considerando que no existía esperanza de recuperación, desde hace varios años decidieron que no debía seguir viviendo. Ese propósito homicida provocó una agria y dolorosa controversia; y una profunda división incluso en la familia de Vincent, algunos de cuyos miembros se mostraban de acuerdo con tal parecer. Pero gran parte de la misma familia, y especialmente sus padres, católicos de profundas convicciones, se oponían a que se le diera muerte y entablaron una larga batalla jurídica en defensa de la vida de su hijo; batalla que, finalmente, perdieron cuando hace diez días los citados médicos tomaron la determinación de negarle a Vincent toda alimentación e hidratación, y provocar así su muerte, acontecida al amanecer de hoy. Por eso el encabezamiento con que presento esta reflexión. Decir que Vincent murió, no es del todo cierto; hace parte de esa manera torticera, cobarde e hipócrita de no dar a las cosas su verdadero nombre. Murió, sí, pero ¡fue que lo mataron! El hospital de Reims lo mató de hambre. 

El Santo Padre Francisco, hace un par de días, había dicho, ante el acto de eutanasia perpetrado contra el joven francés: “Una sociedad es humana si protege la vida, toda vida, desde el principio hasta su fin natural, sin decidir quién merece o no vivir. ¡Que los médicos protejan la vida, no la quiten!”Y hoy volvió a manifestarse, así: ”Que Dios Padre acoja en sus brazos a Vincent Lambert. No construyamos una civilización que elimina a las personas cuya vida considera que ya no merece vivirse; toda vida humana tiene valor, siempre.”

Manifestantes franceses pidiendo muerte digna para Vicent. Foto RPP

¿Estaremos perdiendo la batalla en defensa de la vida? ¿Terminará por imponerse, en nuestro mundo convulsionado, la “cultura de la muerte”? ¿Cantarán victoria los que, soberbios y enceguecidos, se arrogan el derecho de decretar que hay seres humanos que no merecen vivir? ¿El asesinato de los niños no nacidos o de los enfermos graves –el aborto y la eutanasia– seguirán imponiéndosenos bajo la cobarde impostura de nombres como IVE o muerte digna, y presentándose como “derechos”? ¿Y continuaremos callando, no sé si anestesiados por una especie de insensibilidad ante los más horrendos pecados contra la ley de Dios o acobardados y pusilánimes ante los corifeos del mal, e incapaces de enfrentarlos con la verdad del Evangelio? Yo no lo sé. Pero me estremecen estos interrogantes. Y lo que  sí sé es que esas teorías execrables y criminales están asentadas entre nosotros; en  instituciones y organismos como las Cortes, el ICBF, Profamilia… y que les sirven de altavoces órganos de difusión –revistas, diarios, programas radiales y televisivos– sostenidos y aupados  en la sombra por poderosísimos apoyos económicos como Soros, Rockefeller, Planned Parenthooud, y otros. Y sé, también, que el NO MATARÁS es precepto de ley divina y natural inquebrantable, y que Dios juzgará a los homicidas. “Non occides, et qui occiderit reus erit judicio”, leemos en el Evangelio (Mth., 5,21). No matarás; y el que mate será sometido a juicio.

Mario García Isaza c.m.  

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*