Gobierno listo a quebrar otra EPS

Por William Giraldo Ceballos

Cada vez que el gobierno interviene una empresa que presta servicios públicos o en los casos más recientes de las Empresas Prestadoras de Servicios de salud, (EPS) la quiebra.

Pasó -en el pasado- con todos los bancos y fondos de inversión que intervino.

Pasó después con empresas que prestaban el servicio público de electricidad en algunas regiones de Colombia. Corelca, por ejemplo.

Ha ocurrido lo mismo con compañías constructoras que antes tuvieron que pagar el “peaje” corruptor a quienes les adjudicaban los contratos.

Saludcoop, era una EPS cuyo patrimonio fue constituido con recursos aportados por cooperativas de trabajadores.

Saludcoop tenía 42 hospitales y 40 mil empleados en el país, sus médicos hacían especializaciones y maestrías en Colombia y en el exterior, gozaba de independencia económica.

Para atender las necesidades de salud de los colombianos tenía un capital $600 mil millones, aunque su pasivo era de $400 mil millones, era económicamente autosostenible.

Atacaron su cabeza visible, Carlos Palacio acusándolo de irregulares manejos administrativos y financieros, pero en vez de separarlo del cargo, procesarlo y pedir que sus dueños designaran un nuevo administrador, el gobierno y la Superintendencia Nacional de Salud la intervinieron porque había crecido demasiado.

Nombraron administradores oficiales y la saquearon.

Lo que quedaba de Saludcoop con nombre cambiado y afiliados emigrados, ya tenía en el 2018 un patrimonio negativo de $3.1 billones y un endeudamiento superior a los $5 billones.

Ahora están preparando las medidas para intervenir y acabar con lo quede de la EPS Medimas.

Sobre Revista Corrientes 3748 Artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*