Martes de luenga lengua: Por qué, porque y porqué

Imagen erasmusu.com

Por Juan David Villa (El Colombiano) 

Lo pillé en Facebook 

“Tomás Uribe explica porqué invierten casi 500 millones de pesos en EE. UU. para contar su versión del proceso contra Uribe”. 

Este texto tiene un error y dos aciertos, para que vean. El descache es “porqué”. No olviden que “porqué”, junto y con su tilde, siempre lleva un artículo detrás, no tienen pierde: no entiendo “el” porqué de tu actitud, él me salió con “unos” porqués muy raros. Esto quiere decir “unas razones/motivos muy raros”. ¿Por qué no viniste? Porque no me dio la gana. No entiendo el porqué de esa respuesta tan grosera. 

Los aciertos, queridos lectores. EE. UU. está perfecto: mayúsculas porque es nombre propio (un país), vocales duplicadas porque es plural (Estados y Unidos. E. U. sería “Estado unido”) y puntos porque es una abreviatura. Segundo acierto: después del punto de esta abreviatura no va mayúscula. “Busca ese dato en la siguiente pág. del libro” (“del” con d minúscula). 

Bioseguridad 

Esta pandemia nos puso de moda varias palabras. Palabras que hasta enero nunca habíamos usado en la vida. Una de ellas es bioseguridad. Y sí: debemos escribirla así, junta. No bio seguridad ni bio-seguridad, siempre bioseguridad. “Bio” es un prefijo que significa “vida” o “ser vivo”, por eso la biología es la ciencia encargada del estudio de los seres vivos, de la vida. 

Una curiosidad 

Empiezan los meses que terminan en “bre” y muchos dicen que desde septiembre se siente que viene diciembre, mi hermano. En fin. La primera parte del nombre de nuestro noveno mes (“sept”) es siete (septem en latín) porque alguna vez, hace muchos años, fue el mes séptimo. Hay quienes dicen que la terminación “bre” tiene que ver con “invierno” (“imber”, lluvia). Pero esto no lo sé, sinceramente. Octubre es ocho (octo), noviembre es nueve (novem) y diciembre es diez (decem). 

Preguntan los lectores 

Ómar Ocampo. “Mi inquietud está enmarcada dentro del mismo rango de la que ayer resolviste en tu columna; y es esta: es un área o una área, un alma o una alma, un agua o una agua, etc. Por ejemplo, se dice el hacha y no la hacha”. 

Ómar, tenemos tres sustantivos femeninos: área, alma y agua. Los que mencionas. En este caso, las dos opciones son igualmente correctas para la norma académica. ¿Pero qué es lo que ocurre? Decimos el agua y no “la agua” (y en este caso no hay opción, como sí la hay para el artículo “un/una”) porque tenemos un sustantivo femenino cuya primera letra es una A tónica (recuerden que tónico significa que la fuerza, el acento, está ahí, en la A). 

Decimos el águila, no “la águila”, pero decimos una águila o un águila (ambas, reitero, correctas). Decimos el hacha, no “la hacha”, porque esta hache es muda y, por tanto, el primer fonema que pronunciamos es A con acento. 

QUISQUILLLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA por Efraim Osorio López 

eolo1056@yahoo.com 

A por de, evocar-provocar, pleonasmo, porque-por que 

El uso extendido entre nosotros de ese dislate gramatical, ¿lo hace castizo? No me parece. 

No es lo mismo ‘escapar de’ que ‘escapar a’. Elemental. Por esto, considero extraño que un columnista veterano como Juan Pablo Calvás se enguarale con esta construcción gramatical, pues así escribió: “Estas dos fotografías muestran la realidad del despelote al que ya no podemos escapar los colombianos” (El Tiempo, 25/8/2020). Uno no se dirige a un despelote –no lo busca–, sino que trata por todos los medios a la mano de alejarse de él, a no ser que uno sea un vándalo. “…del que ya no podemos escapar los colombianos”, lo castizo. En este caso, el complemento de la preposición ‘de’ es de procedencia, de origen; el de la preposición ‘a’, de finalidad o término. El mismo argumento me sirve para manifestar mi desacuerdo con la Academia de la Lengua que acepta como colombianismo el uso equivocado de la preposición ‘a’ con los adjetivos ‘distinto’ y ‘diferente’, que rigen la preposición ‘de’. Posición sustentada por el régimen de los respectivos verbos, ‘distinguirse de’ y ‘diferenciarse de’, pues no decimos ‘se diferencia a’ ni ‘se distingue a’, sino ‘se diferencia de’ y ‘se distingue de’. El uso extendido entre nosotros de ese dislate gramatical, ¿lo hace castizo? No me parece. *** 

El ex embajador Luis Carlos Villegas, en su columna de El Tiempo, cita a Rodrigo Botero, que afirma: “Pasar de una protección infinita a una cuantificable constituida por un arancel bajo, más una tasa de cambio flexible, evocará la protesta de algunos sectores empresariales, que prefieren…” (27/8/2020). De acuerdo con el contexto, no se trata del ‘recuerdo de una protesta’, sino de su ‘posibilidad’, que debe expresarse con el verbo ‘provocar’ o ‘causar’ o cualquiera de sus sinónimos (‘suscitar, promover, motivar’). No se debe confundir ‘evocar’ (“traer algo a la memoria o a la imaginación”) con ‘provocar’ (“incitar, inducir a alguien a que ejecute algo”). Aunque los dos verbos vienen del mismo latino ‘vocare’ (llamar), se diferencian por el respectivo prefijo, que los caracterizan. *** 

A un acucioso lector le sonó pleonástica la expresión ‘vaivén oscilante’ de la siguiente frase: “Ahora está la ciudad sometida a los vaivenes oscilantes de su personalidad…” (LA PATRIA, Flavio Restrepo Gómez, 27/8/202). Y con razón, porque, precisamente, ‘vaivén’ (de ‘va y viene’) es un movimiento oscilatorio, porque es un “balanceo u oscilación; movimiento alternativo de una cosa en una y otra dirección” (M. Moliner). Y ‘oscilación’, “acción y efecto de oscilar” (del latín ‘oscillare’ – ‘balancearse’), es “efectuar movimientos de vaivén a la manera de un péndulo o de un cuerpo colgado de un resorte o movido por él”). No siempre los pleonasmos –que entrañan redundancia– son condenables, al contrario, aconsejables, pues puede darle más fuerza a lo que se quiere expresar, por ejemplo, en este pasaje de El Quijote: “-Quisiera (…) que estuviera presente aquel religioso que a la mesa el otro día (…) para que viera por vista de ojos si los tales caballeros son necesarios…” (II-XXXVI). ‘Por vista de ojos’ significa ‘por sus propios ojos’. Pero en la frase glosada sí sobra el adjetivo ‘oscilante’, como le pareció a don José Ituriel.*** 

No siempre ‘porque’ es ‘porque’, porque cuando significa ‘para que’ debe escribirse en dos palabras, ‘por que’. El titular de la columna de Jhoana A. Patiño López dice: “¡Porque vivas nos queremos!”, que debió escribir “¡Por que vivas, nos queremos!”. La explicación de esto la tiene el modo del verbo ‘vivir’, ‘subjuntivo’, como en la frase citada, pues lo que la redactora quiso expresar es un deseo. Si lo que pretendió manifestar fue la razón por la cual ‘nos queremos’, el modo apropiado es el indicativo, así, con la conjunción causal: “Porque vives, nos queremos”. *** 

Tomado de Twiter, aviso de un almacén: “Se solicita personal femenino (a). Local: 20-21. Imagen compartida por UNO+, “twittero” de Bogotá”. “El colmo de los colmos”, comentó mi hijo Juan Guillermo, mi fuente. ¿Es nocivo o no el absurdo lenguaje incluyente. 

Se dice ‘lavarse las manos’ o ‘limpiarse las manos’? 

LENGUA ESPAÑOLA 

Por: Fernando Ávila*/EL TIEMPO 

Orlando Jaramillo dice que al todoterreno típico del Eje Cafetero se le puede decir yip, pero no yipao, que es su capacidad. La relación de yip con yipao es como la relación de camión con camionado, o su aféresis, camionao, o de volqueta con volquetada, es decir, el vehículo es el yip (jeep, en inglés), y su capacidad es yipao, como cuando alguien dice “ahí le mando un yipao de café”, parecido a “un camionao”. 

¿Me parece muy apropiada la aclaración, que sería bueno tener en cuenta en la próxima edición del Diccionario de americanismos, en el que figura yipao como palabra usada en Colombia para referirse a un ‘vehículo pequeño, carpado, utilizado para transportar personas, animales y bultos de poco tamaño’. 

Pregunta: ¿“Frente a” es lo mismo que “en relación con”, como lo usan en los noticieros?, Lorena Sánchez.

Respuesta: No es lo mismo. “Frente a” es ‘contrario a’ o ‘en contra de’, “Frente a la acusación de Trump, Xi Jinping dice que China no tiene nada que ver con eso”. “En relación con” es ‘en correspondencia con’, “En relación con lo dicho por Trump, el secretario Mike Pompeo asegura que el virus sí fue creado en laboratorio”. 

Lavarse las manos 

Pregunta: ¿Se dice “lavarse las manos” o “limpiarse las manos”?, L. S.

Respuesta: Son dos acciones distintas. Limpiarse las manos es ‘quitarles la suciedad’, lo que se puede hacer con una servilleta, un pañuelo, un cepillo, mientras que lavarse las manos es necesariamente ‘con agua’. Lo que se pide en los protocolos de bioseguridad es más cercano a lavarlas que a simplemente limpiarlas. 

Quejas 

Alberto Sandoval advierte que hay triple negación en la frase “No hay justificación ninguna para que nadie se quede más allá de su período”. Bastaría una negación: “No hay justificación para que alguien se quede…”.

Horacio Sánchez anota que las aleaciones son con metal y no con plástico, a propósito de la frase “Las herramientas que sean de aleaciones plásticas resistentes a altas temperaturas no deben tener puntas”. En efecto, alear es ‘fundir un metal con otro u otros’, según el Diccionario de la lengua española, 2014.

Clara Medina cuenta que una presentadora de TV dijo: “Médicos reiteran sobre el peligro de estas sustancias”, sin aclarar qué reiteran. Tiene razón. Podría ser “… reiteran alerta sobre el peligro…”.

Nelly Falla opina que la frase presidencial “Dispersamos los respiradores por todo el país” no acude al verbo adecuado. Comentario: dispersar o esparcir es ‘dividir lo que está junto’. Lo asertivo sería “distribuimos”, pero se justifica “dispersamos” como hipérbole que da la idea de suficiencia y amplio cubrimiento. 


Preguntas: feravila@cable.net.co 

QUIMIOFOBIA (FUNDÉU)

La forma quimiofobia es preferible a la alternativa quimifobia, para aludir a la aversión o el temor a las sustancias químicas y a los productos que las contienen.  

En los medios, es posible encontrar este término escrito de ambas maneras: «La quimiofobia, la “moda absurda” que indigna a los científicos» y «Quimiofobia: los riesgos de temer en exceso a los químicos» o «Quimifobia: ¿solo lo natural es bueno?» y «Que la quimifobia no te paralice». 

Estas voces son neologismos que se están empleando para aludir al miedo exagerado a las sustancias químicas y a los productos que las contienen. Formalmente, quimiofobia está compuesta por el elemento compositivo quimio-, que, según el diccionario académico, ‘indica relación con la química, sus productos y sus procesos’, y –fobia, que significa ‘aversión’ o ‘rechazo’.  

Aunque la alternativa quimifobia no resulta incorrecta porque es una palabra formada por acronimia que, como tal, no es censurable, se prefiere la forma quimiofobia que emplea el prefijo quimio– íntegro, como se hace en otros términos formados con él (quimioterapia o quimiosíntesis).  

Por ello, los dos primeros ejemplos se consideran adecuados, pero en los dos últimos habría sido preferible escribir «Quimiofobia: ¿solo lo natural es bueno?» y «Que la quimiofobia no te paralice». 

PENSAMIENTOS Trivilidades y Pensamientos (Pre-Textos) de Logan Pearsall Smith.-  


– ¡Cómo enfurece a la gente que le digamos las cosas que pertenecen a su silencio!
– Todos los espejos son mágicos: nunca podemos ver nuestro rostro en ellos.
– La mala fama es un inconveniente al principio, pero proporciona mucho lustre con la edad.
– Qué encantadoras las voces de los jóvenes cuando no pueden oír lo que dicen.
– No te rías de un joven por su afectación: sólo está probando un rostro tras otro hasta dar con el suyo.

 

Sobre Revista Corrientes 4243 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*