Martes de la luenga lengua:Esté-está, sintaxis, gestionar, alevosía

Imagen Salminter

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA  

por  Efraim Osorio López

eolo1056@yahoo.com

Al alpinista Edmund Hillary le preguntaron por qué le gustaba tanto escalar montañas: “Porque están ahí”, fue su respuesta.

El autor de Oasis, el padre Gallo, no sabe conjugar el verbo ‘estar’ en imperativo. No lo digo yo, lo demuestra él mismo en estas dos oraciones: “Este alerta y no llames amor a lo que no lo es” (Oasis, 8/11/2021). “Este alerta cuando emplees la expresión ‘yo soy’” (Ibídem, 9/11/2021). Tutea a su posible lector, pero ignora cómo hacerlo con el imperativo del verbo mencionado. Por esto, seguramente, se valió del adjetivo demostrativo ‘este’ para que el lector escogiera la inflexión verbal correcta, pues ni siquiera le puso la tilde, convirtiendo así, de paso, el adjetivo ‘alerta’ en sustantivo, erróneamente en masculino. El modo imperativo de ‘estar’ es el siguiente: ‘Está tú’ (segunda persona, singular); ‘esté él’ (tercera persona, singular); ‘estad vosotros’ (segunda persona, plural), y ‘estén ellos’ (tercera persona, plural). En las dos muestras, así: “Está alerta y no llames…”“está alerta cuando…”. Como digo, una sola vez puede ser descuido; dos, ignorancia. *** 

Pocos días después, el 13, el mismo redactor comenzó sus palabras de esta manera: “Una noche Isaac soñó que fuera a Praga y que debajo de un puente desenterrara un tesoro escondido cerca al palacio real”. En esta oración, la falta de ilación lógica de los tiempos verbales es patente, pues relaciona la inflexión verbal ‘soñó’ (pretérito de indicativo) –que manifiesta un hecho real– con ‘fuera’ y ‘desenterrara’ (ambas, pretérito imperfecto de subjuntivo) –que indican apenas hechos posibles–. La forma correcta de establecer esta relación es con otro verbo también en indicativo, por ejemplo; ‘Isaac soñó que debía ir a Praga’, o, y añadiéndole otro elemento a la cláusula para conservar el subjuntivo, así: ‘Isaac soñó que el ‘sabio’ le dijo que fuera a Praga y que debajo de un puente desenterrara…’. ¿Hará ‘borrador’ este escritor? Lo dudo, porque en el mismo artículo escribió: “…hasta que el capitán de la guardia se le acercó un día para averiguar el por qué”. Castizamente, “averiguar el porqué”. El empleo del artículo –determinado o indeterminado– hace de esa palabra un sustantivo, que significa la ‘causa’ o la ‘razón’ de algo. Sin el artículo, se trata de la locución interrogativa ‘por qué’ –en este caso, pregunta tácita o implícita–, porque explícita sería ‘¿por qué?’. Elemental. Y para corroborar la falta de ‘borrador’, más adelante dice: “Como era sincero le dijo al capitán la verdad, y este río y le dijo…”. Hay otros que escriben Tulúa… ***

Al alpinista Edmund Hillary –o a otro, no importa– le preguntaron por qué le gustaba tanto escalar montañas: “Porque están ahí”, fue su respuesta. La misma pueden darla aquellos que usan el verbo ‘gestionar’ sin detenerse a analizar si es el apropiado o no: “Porque está ahí”.  Así debió de pensar el redactor de este titular de El Tiempo: “Empresa cuida el planeta gestionando heces de animales” (10/11/2021). La ‘caca’ (coloquialmente, ‘el excremento de algunos animales’) se puede ‘tratar’, como se ‘tratan’, por ejemplo, las aguas negras, “sometiendo esas sustancias a la acción de otra”, o ‘procesar’, “sometiéndola a un proceso de transformación física”, pero no ‘gestionar’, porque este verbo básicamente significa hacer las diligencias pertinentes para el logro de un fin, verbigracia, ‘gestionar el pasaporte’ o ‘gestionar la liberación de un secuestrado’. Es la ‘precisión conceptual’, tema de los escritos dominicales del profesor Luis Enrique García, que aparecían en el suplemento ‘Papel Salmón’ de LA PATRIA, recogidos ahora y publicados en un libro bellamente editado e impreso en los talleres Panamericana Formas e Impresos S. A., Bogotá (24/10/2021). ***Esto escribió el columnista Jorge Raad Aljure: “…profesionales (…) cometen errores que parecen inadmisibles, pero se utilizan en la mayoría de las veces sin alevosía ni premeditación…” (LA PATRIA, 16/11/2021). La ‘alevosía’, doctor Raad, solamente se aplica al ‘cuidado’ extremo que alguno toma cuando decide causarle daño grave a un semejante con el fin de no ser descubierto, no a los ‘errores gramaticales’, que se pueden cometer por descuido o ignorancia. Precisión concept

Sobre Revista Corrientes 6251 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*