Martes de la luenga lengua: Tratarse de, cuentagotas, proferir, sino-si no

Imagen Aleteia

EL LENGUAJE EN EL TIEMPO

El número 13, concordancia de número, fin y otros monosílabos

Fernando Ávila

Pregunta la lectora Lucía Sierra: ¿De dónde sale la mala fama del número 13? Respuesta: De la Última Cena. En ella estaban 13 personas, Jesús y sus 12 apóstoles. Jesús le dice a Judas que se vaya a hacer lo que tiene que hacer. Judas se va, vende a Jesús por unas monedas de plata y, después, arrepentido y desesperado, se suicida. A raíz de ese relato bíblico, se cree que siempre que se reúnen 13 personas, una muere. Y la mala fama del número 13 se extiende al 13 de cada mes, especialmente si es viernes, porque Jesús muere un viernes. Casi nadie se casa un 13. En los aviones no hay puesto 13. En edificios de más de 13 pisos se suele destinar el piso 13 a maquinaria y no a vivienda.

Sin embargo, no faltan quienes ven el número 13 como un número bendito para rifas, loterías, celebración de eventos y reuniones, pensando que, por ejemplo, el 13 de mayo la Virgen María bajó de los cielos a Cova de Iría (1917) y que el papa Francisco fue elegido sumo pontífice el 13 de abril del 2013. La familia Robledo Uribe creó la Fundación Colombiana Pro Sacerdotes, para ayudar a seminaristas pobres, y ubicó su sede en pleno centro de Bogotá, nada más ni nada menos que en la calle 13 # 13-13, donde funcionó por muchos años. Por la mala fama del número 13 podría pensarse que nadie se acercaría por allí, pero los que se atrevieron a ir salieron con jugosas ayudas que les permitieron pagar sus estudios en seminarios de Colombia y de Europa. 

Concordancia

Cita: “Quién en Bogotá, cachaco de corbatín o foráneo, transeúnte desprevenido, caballero de postín (…), no han gozado con los disparates de La Princesa? Comentario: Si se quita la larga lista de incisos explicativos, es claro que la frase va en singular: “Quién en Bogotá no ha gozado con…” y no “Quién en Bogotá no han gozado con…”. El exceso de incisos puede llevar a ese error. Y una anotación ortotipográfica: al escribir apodos, el artículo va en minúscula, el Tigre, el Tren, el Divo de Juárez, el Hombre Marlboro, la Princesa.

Fin

Cita: “Después de 128 años, por fín un presidente costeño”. Comentario: La palabra “fin” no lleva tilde, por ser monosílaba. Hay 13 monosílabos tónicos que se tildan para distinguirlos de sus iguales átonos, tú, él, mí, sí (pronombre), sí (adverbio), más, qué, quién, cuál, cuán, dé (verbo), sé (verbo), té (sustantivo), por ejemplo, “dé algo de ayuda”, “sé que se fue ayer”, “tú estás en tu salsa”, “quería más, mas no tanto”, “me avisa si vuelve en sí”, “¿que le preste qué?”. Los monosílabos que no están en esta categoría no se tildan. Fue, dio, vio, fe, hui, huir perdieron la tilde en 1952, y Sion, ion, rio (se rio del chiste), truhan, guio (los guio a la cumbre), lio (lio su cigarillo de marihuana) perdieron la tilde definitivamente en el 2010. El monosílabo “fin” nunca se ha tildado.

Preguntas: feravila@cable.net.com

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA  

por  Efraim Osorio López/LA PATRIA

eolo1056@yahbhoo.com

Tratarse de, cuentagotas, proferir, sino-si no

El uso incorrecto de esta locución con sujeto está muy extendido, no por ello menos reprochable.

Con la locución verbal impersonal ‘tratarse de’ no se pueden dar definiciones de palabras, porque no admite sujeto. Su oficio en la oración es precisar las ideas que se expresan, reforzando afirmaciones y negaciones, puntualizando conceptos, diferenciando materias, sentando criterios, etc. El diccionario de M. Moliner lo expresa de la siguiente manera: “Tratarse de. Ser cierta cosa la que interesa, a la que se refiere o la que constituye el objeto de lo que se habla, se hace, se intenta, etc.: ‘Se trata de un viaje largo’ ”. El uso incorrecto de esta locución con sujeto está muy extendido, no por ello menos reprochable. Leídos los ejemplos de este error gramatical que registran don Manuel Seco (Diccionario de dudas) y el Diccionario panhispánico de dudas, no me sorprendió verlo en una columna del veterano escritor y periodista nicaragüense Sergio Ramírez en esta referencia: “…un adolescente de lentes, con cara de sabio precoz, explica en detalle de qué se trata el artilugio que tiene en la mano…” (El Tiempo, 7/7/2022). El sujeto ‘artilugio’ hace incorrecta la redacción. Castizamente, “…explica  en detalle qué es (o en qué consiste) el artilugio…”.  Además, como se trata de una locución verbal impersonal, sólo puede construirse en la tercera persona del singular de los diferentes tiempos del verbo: ‘se trató de, se trataría de, se trataba de’…  El redactor de un editorial de LA PATRIA la empleó en plural en la siguiente cláusula: “Gobierno entrante habla de la necesidad de potenciar la producción nacional para ayudar a que la inflación ceda, igual que el dólar, pero es difícil que se traten de medidas que puedan impactar pronto” (9/7/2022). “…pero es difícil que se trate de medidas…”, así. ¿Error involuntario (gazapo)? El redactor lo sabe. ***

Si la memoria no me falla, ‘gotero’ fue uno de los primeros vocablos de mi escasísimo léxico infantil, porque no podía faltar uno en los hogares de la época. El ‘gotero’ o ‘cuentagotas’ es un “utensilio, generalmente de cristal y goma, dispuesto para verter un líquido gota a gota”. Cuando hace las veces de complemento circunstancial, se introduce con la preposición ‘con’, por ejemplo, ‘la medicina se le dio con un cuentagotas’. La columnista Adriana Villegas Botero introdujo ese complemento con la preposición ‘a’ en esta información: “El anuncio a cuentagotas de su gabinete enmudeció a los agoreros que vaticinaron que la izquierda en el poder…” (LA PATRIA, 10/7/2022). “…con cuentagotas…”,  locución consagrada que significa “poco a poco, lentamente o con escasez”. ***

El verbo ‘proferir’, del latino ‘proferre’ (derivado de ‘ferre’ –‘llevar’–, uno de los verbos latinos irregulares que fueron mi pesadilla cuando estudiaba ese idioma) –‘llevar adelante, presentar, sacar fuera, depositar’–, significa “pronunciar, decir, articular palabras o sonidos”“particularmente cuando son violentos, como gritos o quejas”, añade M. Moliner, verbigracia, ‘profirió una maldición’. Con alguna frecuencia lo emplean por ‘promulgar’, como Francisco Javier González Sánchez,  en la siguiente afirmación: “…patrocinan y estimulan que se profieran leyes de impunidad y de perdón y olvido, como ha sucedido en Chile, Argentina y España” (LA PATRIA, 11/7/2022). Las leyes se ‘promulgan, se dictan, se expiden’. Sinónimos de ‘proferir’, ‘prorrumpir, pronunciar, alegar, exclamar, vomitar’… La ‘precisión conceptual’ de los términos que empleamos es indispensable para la claridad y fácil comprensión de la idea que con ellos queremos expresar. ***

Siempre he atribuido a la pronunciación de la conjunción adversativa ‘sino’ como palabra aguda (sinó) el escribirla como si fuese la locución condicional negativa ‘si no’, como lo hizo el columnista Guido Echeverri P. en esta oración: “Ha dicho que trabajará duro para sacar adelante una reforma rural integral, pero no al estilo de los años 60, si no la que está pactada en el Acuerdo de Paz…” (LA PATRIA, 9/7/2022). Error frecuente. Castizamente, “…sino la que está pactada…”, porque se trata de la susodicha conjunción, no de la locución mencionada.  

el agua, el águila: la y el ante nombres femenino

Fundación para el español urgente /RAE

Ante las dudas que surgen a menudo en el uso de artículos y adjetivos con los sustantivos femeninos que empiezan por a tónica, se ofrecen a continuación una serie de claves.

1. Cuando el artículo determinado singular va inmediatamente antepuesto a un nombre común, este adopta casi siempre la forma el en lugar de lael águilael hacha. Esa regla no se aplica si se intercala otro elemento entre el artículo y el nombre, por lo que es la atroz hambre y no el atroz hambre, la misma arma y no el mismo arma…

2. La hache muda, como se comprueba en los ejemplos anteriores, no impide que se adopte la forma el.

3. Eso no convierte la palabra en masculina, por lo que los adjetivos y otros elementos siguen concordando en femeninoel aula magnael arma blancacon toda el alma, el agua de la que depende el pueblo está contaminada.

4. Los plurales conservan la forma laslas águilaslas hachaslas anclas, las armas, las aulas.

5. Mantienen el artículo la los nombres de letras (la hache), los de persona (la Ana de la que hablé) y cierto número de voces de reciente incorporación que se refieren a personas (la árbitra).

6. En los diminutivos la a inicial no es tónica, por lo que van precedidos de la (la agüitala hachita), al igual que ocurre en composiciones como la aguanieve.

7. Con unalgún y ningún se admiten ambas posibilidades, aunque es menos frecuente el determinante femenino: un acta o una actaalgún acta o alguna actaningún hambre o ninguna hambre.

8. No alternan en cambio otrotodomuchopocodemasiado, ni los demostrativos, por lo que lo adecuado es esta avetoda áreapoca aguaotra habla.

9. En las siglas, es preferible emplear el artículo que corresponde al desarrollo: la APA, pues es la asociación de padres de alumnos, pero el ALCA, ya que es el Área de Libre Comercio de las Américas.

10. Esta regla solo se aplica al artículo que va ante sustantivos, no ante adjetivos, adverbios ni preposicionesla árida llanurala agria polémica, la hasta ayer diputada, la misma arma, la alma mater.

11. Si la a inicial no es tónica, se siguen las normas generalesaceite es una voz masculina y será el aceite y los aceites, mientras que harina es una voz femenina y será la harina y las harinas. Las palabras azúcar y arte son casos excepcionales de concordancia que presentan diversas peculiaridades.

EL SONETO DE POMPILIO IRIARTE

Un abrazo 

PIC

Los amigos se abrazan. El amante 

también abraza, pero no es lo mismo. 

Cuando el amor te ciñe, viene el sismo 

que derriba tus muros al instante. 

Si te abraza el amigo, ya es bastante 

para hacer de su abrazo un aforismo. 

Si por suerte es amor, del cataclismo 

que enciende el corazón, será el causante. 

¿Un abrazo de amigo? Bello encuentro. 

¿Un abrazo de amante? Brilla al centro 

el sol entre los dos. Enternecido, 

el recíproco abrazo talla la obra, 

pues le quita al amor lo que le sobra. 

Así serás la que por siempre has sido. 

Sobre Revista Corrientes 5895 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: williamgiraldo@revistacorrientes.com