Martes de la luenga lengua: Tramitar, emanar, queísmo, borrador

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA  

por  Efraim Osorio López (eolo1056@yahoo.com)

¡Lástima!, buenas ideas mal expresadas por no corregir y corregir y corregir. 

La columnista de El Tiempo Elizabeth Castillo Vargas ‘tramita’ el ‘enojo’ (2/10/2021) en lugar de ‘controlarlo’ (‘dominarlo’) o ‘moderarlo’. El columnista del mismo diario Diego Arias Torres ‘tramita heridas y conflictos’, en vez de ‘restañar’ o ‘sanar’ las primeras y ‘dirimir’ los segundos. Así se expresó: “…y respeto desde el cual comenzar a tramitar algunas heridas que dejó el paro nacional”. “…se descarte la violencia como forma de tramitar conflictos…” (27/12/2021). En la misma fuente, la columnista Juliana Mejía Peláez ‘tramita’ los ‘disensos’ en lugar de ‘aceptarlos’. Esto escribió: “El objetivo nunca va a ser eliminar el disenso (…), sino aprender a tramitarlo a través de las instituciones definidas para tal efecto” (30/12/2021). El verbo ‘tramitar’, así abusado y de muchas otras maneras, significa “hacer pasar un negocio por los trámites debidos”, es decir, por las ‘diligencias’ –las ‘vueltas’, como decimos coloquialmente– que hay que realizar para lograr el propósito buscado. Sus sinónimos, ‘diligenciar, facilitar, gestionar, solventar (‘resolver un asunto’), formalizar, proceder, solucionar’. Pero, insisto, no todos los sinónimos lo son de todo en todo. Además, en lugar de ‘instituciones definidas’, ‘instituciones creadas’. ***

El verbo ‘emanar’ (del latín ‘emanare’ – ‘manar, salir de, fluir’), intransitivo, significa “proceder, derivar, traer origen y principio de algo de cuya sustancia se participa. // 2. Desprenderse de los cuerpos las sustancias volátiles. // 3. Transitivo. Emitir, desprender de sí”, verbigracia, ‘fulano de tal emana simpatía’. Como intransitivo, rige siempre la preposición ‘de’. El redactor de una noticia de la sección ‘Sucesos’ de LA PATRIA escribió: “…con el objetivo de materializar la orden de captura, emanada por un juez con función de control de garantías” (31/12/2021). “…emanada de…”, pero, mejor, “dictada por”. ¿No le parece? ***

El ‘queísmo’, que yo atribuyo al miedo al ‘dequeísmo’ (‘el empleo de la locución conjuntiva ‘de que’ con verbos enunciativos, verbigracia, ‘aseguró de que…’ en lugar de ‘aseguró que…’, la forma correcta) se presenta cuando no se usa esa locución en oraciones que la piden, por ejemplo, las tres siguientes muestras del mismo redactor: “…para darnos cuenta que esta acción…”; “…nos damos cuenta que el niño Jesús…”; “Tengo la impresión que esa gran caravana…” (Eje 21, Eduardo Lozano M., 31/12/2021). “…para darnos cuenta de que…”“…nos damos cuenta de que…” “Tengo la impresión de que….”, castizamente. Hay dos formas de saber cuándo debe usarse la locución conjuntiva ‘de que’: la primera, con la pregunta ‘¿de qué nos damos cuenta?’, en los dos primeros ejemplos, y ‘¿de qué tengo la impresión?’, en el tercero. (Con verbos enunciativos la pregunta no lleva la preposición ‘de’: ¿qué aseguró?). La segunda, cambiando el ‘que’ por ‘esto’, así, ‘para darnos cuenta de esto’, porque no decimos ‘para darnos cuenta esto’. (Con los verbos enunciativos decimos ‘aseguró esto’, no ‘de esto’), Y todo esto, elemental, ***Acosada quizás por la urgencia de enviar su escrito al periódico, la columnista de LA PATRIA Blanca Mery Sánchez despachó su ‘borrador’ (2/1/2022). Lo afirmo, porque los errores gramaticales abundan: faltan las tildes de  ‘qué’ y ‘cómo’ cuando son implícitamente interrogativos, vale decir, sin los signos de interrogación correspondientes; la del presente de subjuntivo de ‘estar’, ‘estés’ (segunda persona), y la del pronombre personal ‘tú’, que, sin ella, es un adjetivo posesivo. Hay muchas ‘comas’ en lugar de ‘puntos’, o falta de ellas, por ejemplo, en esta frase: “Contestar esta preguntas y una vez más si es por escrito mejor porque…”.El empleo del adjetivo ‘independiente’ en lugar del adverbio de modo ‘independientemente’, que pide esa oración. Una falta de concordancia, evidente en la siguiente frase: “te animo a que dividas… y coloque los aspectos”. Y, finalmente, escribió ‘micro pasos’ por ‘micropasos’, lo castizo, aunque el corrector del sistema lo corrija, porque éste no sabe que ‘micro-’ es un prefijo, que debe ir pegado del sustantivo que afecta. ¡Lástima!, buenas ideas mal expresadas por no corregir y corregir…

sintiencia, término válido

Foto: ©Archivo Efe/J.L.Cereijido

ESPAÑA ANIMALES GALGOS:***EFE-ASTURIAS*** OVD06. AVILÉS, 11/09/2011.- Miembros de la asociación Galgo Astur finalizaron hoy un recorrido con los perros por el paseo de la ría de Aviles para finalizar en la plaza del Centro Niemeyer dentro de la campaña de adopción de galgos maltratados. EFE/J.L.Cereijido

Escuchar

El sustantivo sintiencia y el adjetivo sintiente son voces bien formadas que se emplean para aludir a la capacidad de sentir de los seres vivos. 

Con la palabra sintiencia, originaria del ámbito filosófico, se designa, grosso modo, la capacidad de sentir. En los últimos tiempos, este término ha pasado al debate de la sociedad y de los medios relacionado, sobre todo, con la llamada sintiencia animal. Desde este enfoque, los animales no solo reaccionan a los estímulos, sino que tienen la capacidad de experimentar sensaciones, hecho este que los diferencia de las cosas y que, desde el punto de vista de la ética animal, debería otorgarles unos derechos distintos, tales como la protección contra el sufrimiento o el derecho a la comida, el agua y el refugio.

El verbo sentir tiene una variación vocálica en la raíz por la que las formas con e, como sentimos, alternan con las formas con i, como sintió. Según indica el Diccionario panhispánico de dudas, esto ha favorecido la creación de la variante sintiente, que convive con el adjetivo sentiente, derivado directamente del latín sentiens, -entis.

Este adjetivo, sintiente, que la Academia considera válido, es la variante que más se emplea en los medios, y de ella deriva el sustantivo sintiencia, también adecuado. La alternativa sentiente, aunque usada hoy en menor medida, es la preferida en la citada obra. A partir de esta última nada impide derivar sentiencia, que, por tanto, sería asimismo admisible.

Explicada su semántica y razonada su morfología, estas voces son plenamente válidas y su empleo en como las que siguen es también apropiado: «El Código Civil francés incorporó la figura de la sintiencia, por lo que deja de considerar a los animales como objetos», «Las mascotas se consideran ya por ley seres sintientes en España» y «El animal no es un bien a transar comercialmente, sino un ser sintiente como propone la campaña “No son muebles”, que busca que se integre esa condición en la carta fundamental chilena».

  Se puede escuchar también el pódcast en el que tratamos este mismo asunto.

EL SONETO DE POMPILIO IRIARTE

Nota de PIC:

Te comparto este bonito ejercicio de precisión verbal en el que se conjugan el azar y el cálculo. Lo escribí en homenaje a mis antiguos alumnos del Taller de letras: Daniel Samper el Joven, Ricardo Silva Romero, Gonzalo Mallarino Flórez, Fernando Baena, Santiago Espinosa, Juan Carlos Bayona, hoy escritores notables.

Por favor, cuenta las letras del cuarto verso y las palabras del quinto. 

Con este poema pienso abrir mis clases de Taller de letras para jóvenes escritores del Gimnasio Moderno el semestre que se nos viene.

Un abrazo,

PIC

Las treinta y cuatro letras de esta frase 

y las siete palabras de este verso 

Por puro azar entraste a aquella clase 

hace ya muchos años. Aquel día 

supe que hoy seis de enero escribiría 

las treinta y cuatro letras de esta frase 

y las siete palabras de este verso, 

con sus vocales y sus consonantes. 

Si hubieras ido a clase un día antes, 

otros serían el mundo, el universo 

y el color y el aspecto de las cosas 

y el sentido que damos a las rosas 

y las respuestas a nuestro problema. 

Si un día después hubieras asistido, 

no habrías leído lo que ya has leído, 

y yo te haría mañana otro poema. 

Ángel Marcel 

Sobre Revista Corrientes 6528 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*