Martes de la luenga lengua: Simiente-cimiente, halagar-alagar…

Imagen RPP-español


QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA 

Por  Efraim Osorio López  

eolo1056@yahoo.com/LA PATRIA 

Simiente-cimiente, halagar-alagar, cohonestar, aplicar-aplicación  

En Estados Unidos es corriente entre los latinoamericanos el empleo del verbo ‘aplicar’ con el sentido de ‘solicitar empleo’.  

¿Error de ortografía o ‘lapsus machinae’? Me inclino por lo segundo: aludo al término ‘cimiente’ de la siguiente afirmación del ‘Fraile’: “Proviene de un movimiento ruso conocido como narodnismo que en el fondo interpretaba aquello de “ir hacia el pueblo”, cimiente de los movimientos democráticos de esa nación durante la segunda mitad del siglo diez y nueve” (LA PATRIA, 20/9/2020). ‘Lapsus machinae’, creo, porque tal vez pretendió escribir ‘cimiento’, a saber, la ‘base’ o el ‘fundamento’ de “los movimientos democráticos”. ‘Cimiento’ viene del sustantivo latino ‘caementum-i’ (‘piedra tosca y sin labrar; mortero, argamasa’). El sistema no le corrigió el término ‘cimiente’, por su casticidad, pues es la primera persona del singular del presente de subjuntivo del verbo ‘cimentar’ (la tercera, también). Ahora bien, si lo que quiso decir fue que ese movimiento ruso es la ‘semilla’ de los movimientos democráticos, debió escribirlo con ‘ese’, ‘simiente’ (‘semilla, semen’), del latín ‘sementis-is’ (‘acción de esparcir la semilla por el campo; tiempo de cosecha, sementera; semilla que ha brotado’). En conclusión, sólo el redactor sabe qué quiso expresar con esa frase. ***  

En el mismo artículo, su autor escribió: “…por medio de trucos, mañas y efectos que le llegan y alagan pronto y sin mayor análisis…”. Aquí sí no hay duda, el error ortográfico es evidente, puesto que no es lo mismo ‘alagar’ que ‘halagar’*. ‘Alagar’ (de ‘lago’) significa ‘hacer lagos o charcos, encharcar’, y ‘halagar’ (del árabe ‘haláq’ – ‘palomo ladrón’) quiere decir “dar a alguien muestras de afecto con palabras o acciones que pueden serle gratas” y es el verbo que expresa la idea del ‘Fraile’. Nota: para entender a cabalidad la etimología de ‘halagar’, el ‘palomo ladrón’ es “el que, con arrullos, se lleva palomas ajenas a su palomar”. *De ahí la importancia de desconfiar del corrector de ortografía del sistema, pues éste no sabe ‘analizar’ cuál de las dos palabras homófonas pero de distinta grafía –por ejemplo, ‘encausar’ y ‘encauzar’– es la correcta en esta o en aquella oración. ***  

‘Cohonestar’, verbo del que ya he hablado en algunas de mis apuntaciones, es transitivo, significa “dar apariencia de justa o razonable a una acción que no lo es”, y no rige preposición alguna, verbigracia, ‘cohonestar el vandalismo en las manifestaciones’. Ni siquiera la preposición ‘con’ (ya está en el prefijo), como aparece en la siguiente afirmación: “…porque no hacerlo equivaldría a cohonestar con ese tipo de comportamientos censurables” (LA PATRIA, editorial, Reforma a la policía, 16/9/2020). “…cohonestar este tipo de comportamientos…”, construcción que suena mejor, mucho mejor, que la de la frase glosada. En el mismo error caen los que echan mano de los verbos ‘requerir’ y ‘necesitar’, pues les acomodan la preposición ‘de’, que no rigen, porque son también verbos transitivos. ***  

El Diccionario le asigna al verbo ‘aplicar’ siete acepciones, ninguna de ellas la de ‘solicitar’ un empleo o ‘aspirar’ a alguna posición, como lo hizo la periodista María Isabel Rueda en la entrevista a Carlos Fernando Galán: “¿Cómo van a hacer ahí para ponerse de acuerdo sobre cuál es el que va a aplicar primero a esas metas?” (El Tiempo, 14/9/2020). En Estados Unidos es corriente entre los latinoamericanos el empleo del verbo ‘aplicar’ con el sentido de ‘solicitar empleo’ (‘voy a aplicar para ese empleo’ o ‘voy a llenar una aplicación’), porque en inglés el verbo que se usa con ese fin es ‘to apply’ (‘solicitar algo’) y su acción ‘application’ (‘solicitud’). Es, por tanto, un anglicismo, que no debe emplearse en el buen castellano, pues no lo necesita. Los sinónimos de ‘aplicación’ son ‘atención, afán, diligencia, esmero, estudio, perseverancia; acomodación, adaptación, superposición’. Utilicémoslo, pues, con estos significados y dejémonos de anglicismos innecesarios. Nota: es ésta la primera vez que lo leo con el significado que le dio María Isabel.  

La gente en Transmilenio va ‘apiñuscada’ o ‘apeñuscada’?  

Por: Fernando Ávila*/EL TIEMPO 

Pregunta: ¿Qué significa “rola fatuta”, que me sonó a insulto?, Claudia Parra. Respuesta: rola es ‘bogotana’, tal como lo registra el Diccionario de la lengua española, DLE, 2014. Fatuta es ‘persona pura’, según el Breve diccionario de colombianismos, 2012, de la Academia Colombiana de la Lengua, y ‘persona auténtica’, según el Nuevo diccionario de americanismos, 1993, del Instituto Caro y Cuervo. 

El diccionario argentino Alegsa presenta una información más completa sobre fatuta. Dice que en América es ‘neta’, ‘pura’, ‘auténtica’ y que en Colombia se usa para referirse a la ‘persona que no abandona casi nunca su ciudad’. Así que, según estas fuentes, “rola fatuta” no es insulto, sino elogio. Es ‘bogotana auténtica’, ‘bogotana de pura cepa’. 

Apiñuscada 

Pregunta: ¿Se puede decir que la gente va apiñuscada en TransMilenio? Mi profesora de español dice que hay que decir “apeñuscada”, María José Londoño.

Respuesta: El Diccionario de americanismos, 2010, registra el verbo apiñuscar, con el significado de ‘juntar personas, animales o cosas haciendo que formen un grupo apretado’. También lo hace el diccionario del Caro y Cuervo, como verbo usado en Boyacá, Caldas, Cundinamarca y Norte de Santander, con el mismo sentido. El Diccionario dorístico, 2018, que recoge 159 palabras de uso en el departamento de Santander, registra el adjetivo apiñuscada, como voz que significa ‘apiñada’, ‘agrupada’, ‘amontonada’.

También registra el verbo apiñuscar el Diccionario folclórico colombiano, 1634 páginas, de Luis Enrique Aragón Farkas, editado por la Universidad de Ibagué. Un diccionario argentino, impreso en Barcelona, catalogado en la Universidad de Toronto, sin año a la vista, registra apiñuscar como término usado en la Argentina con el sentido de ‘añadir’ o ‘juntar’. También lo hace un diccionario de chilenismos del año 2013. En otras regiones hispanohablantes se dice apeñuscar y apeñuscada.

Ojalá la profesora amplíe el repertorio de voces correctas, tomando en cuenta las variedades léxicas propias de América y usuales en nuestro país. 

Desveló 

Pregunta: ¿“Se desveló el retrato” o “se develó el retrato”?, Ana Cecilia Cerón. 

Respuesta: Es preferible “se develó el retrato”, ya que “se desveló”, que también significa ‘se descubrió’, ‘se quitó el velo’, se usa más con su otro significado, ‘no se pudo dormir’. 

Chinos 

Cita parafraseada de programa radial colombiano: “Jackie Chan y Bruce Lee están en la lista de personas más influyentes porque son chinos y hay 1,3 billones de chinos”.

Comentario: No hay 1,3 billones de chinos, sino 1.300 millones. La primera cifra tiene trece dígitos, mientras que la segunda, la verdadera, tiene diez (1.300.000.000). Este error es consecuencia de que en los colegios bilingües se enseñen matemáticas con la nomenclatura de los Estados Unidos, y no con la universal. 

Preguntas: feravila@cable.net.co 

UNIDAD DE CUIDADOS INTENSIVOS 

Fundacion para el español urgenteU/FUNDÉU 

unidades de cuidados intensivos, 7 claves de redacción Foto: ©Archivo Efe/ Sascha Steinbach 

Escuchar 

En las informaciones sobre la pandemia de la COVID-19 se mencionan a menudo las unidades de cuidados intensivos. A continuación, se ofrece una serie de claves para redactar adecuadamente las noticias en las que aparecen este y otros términos relacionados. 

1. La unidad de cuidados intensivos, en minúsculas 

Aunque haya dado lugar a una sigla, el desarrollo unidad de cuidados intensivos se escribe con minúscula tanto para referirse al espacio donde se atiende a los enfermos («Están acondicionando una nueva unidad de cuidados intensivos») como en los usos genéricos de la expresión, por ejemplo cuando se emplea en plural: «Las unidades de cuidados intensivos están llegando al límite de su capacidad». 

Solo se escribe en mayúscula para referirse a un departamento hospitalario que lleve ese nombre: «La han nombrado jefa de la Unidad de Cuidados Intensivos del centro». 

2. UCI y uci, formas válidas 

El término UCI, acrónimo de unidad de cuidados intensivos, puede escribirse con todas sus letras en mayúsculas por su condición de sigla o en minúsculas (uci), que es como aparece en el diccionario académico (al igual que otras siglas que son pronunciables como palabras: mirpymeute, etc.). No es apropiada la forma mixta Uci

3. Plural: las UCI o las ucis 

Si se opta por la escritura de la sigla en mayúscula, el plural no se marca añadiendo una ese, sino mediante los determinantes que acompañan a esa voz: las UCI (no las UCIS ni las UCIs). En cambio, si se usa la forma en minúscula, esta pluraliza con normalidad: las ucisvarias ucis… 

4. Término femenino 

Tal y como indica el Diccionario panhispánico de dudas, la voz uci es femenina, ya que adopta el género de la palabra núcleo de la sigla, que en este caso es unidad. Así, no son apropiadas frases como «El ingreso en el uci pretende apoyar al enfermo mientras su sistema inmunológico libra la batalla contra el SARS-CoV-2», en la que lo adecuado habría sido decir la uci. 

5. UCIUVI y otras denominaciones 

El nombre unidad de cuidados intensivos es el más utilizado para referirse a este tipo de servicios, aunque convive con otros como unidad de vigilancia intensiva (UVI), que también aparece recogido en el Diccionario de la lengua española con el mismo significado, unidad de cuidados críticos (UCC), unidad de medicina intensiva (UMI), unidad de terapia intensiva (UTI)… 

La forma UVI , más frecuente hace unos años, ha ido quedando en desuso en favor de UCI, que se ajusta mejor al tipo de labor que se hace en esas unidades, en las que, además de vigilancia, se ofrecen todo tipo de cuidados y tratamientos a las personas ingresadas. 

6. Intensivista, médico especializado 

Los médicos especializados en medicina intensiva reciben el nombre de intensivistas.  

7. Cama de cuidados intensivos o cama de uci 

Cama de cuidados intensivos o cama de UCI/uci son las denominaciones aceptadas y extendidas en el uso de todo el ámbito de habla hispana para hacer referencia a las camas especialmente equipadas para atender a los pacientes en estas unidades hospitalarias. 

En Chile se usa también la expresión cama crítica para aludir a este tipo de camas. 

Una primera versión de esta recomendación se publicó el 1 de abril del 2020. 

VER TAMBIÉN 

➤ Coronavirus, recomendaciones lingüísticas (Especial) 

Lenguaje incluyente:  

Ángel Marcel  


No diga: “Quien da pan a perro ajeno, pierde el pan y pierde el perro”.
Diga: “Quien da pan a perro ajeno y a perra ajena, pierde el pan y pierde el perro y la perra”.  

No diga: “Más rápido se coge al mentiroso que al cojo”.
Diga: “Más rápido se coge al mentiroso y a la mentirosa que al cojo y a la coja”.  

No diga: “A quien Dios no le dio hijos, el diablo le dio sobrinos”.
Diga: “A quien Dios no le dio hijos e hijas, el diablo le dio sobrinos y sobrinas”.  

No diga: “Más vale feo y bueno que guapo y perverso”.
Diga: “Más vale feo y fea, bueno y buena que guapo y guapa, perverso y perversa”.  

No diga: “Así la mona se vista de seda, mona se queda”.
Diga: “Así la mona y el mono se vistan de seda, mona y mono se quedan”.  

No diga “El perro es el mejor amigo del hombre”.
Diga: “El perro y la perra son los mejores amigos y amigas del hombre y la mujer”.  

Para la clase electiva “El humor es cosa seria”  

Grado undécimo  

Sobre Revista Corrientes 6567 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: williamgiraldo@revistacorrientes.com