Martes de la luenga lengua: Represaliado, sintaxis, lideresa, biche-viche

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA 

por  Efraim Osorio López

eolo1056@yahoo.com

No obstante, sorpresas nos da la vida y cada día aprendemos algo nuevo.

Cuando, por indicación de un amante del buen castellano, leí la siguiente información, consideré huérfano el participio pasado ‘represaliado’, pues estaba seguro de que su verbo ‘represaliar’ no existía: “Tohá es hija de José Tohá, el primer ministro de Interior del presidente Salvador Allende, derrocado en 1973, hombre represaliado por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1989)” (LA PATRIA, Mundo, 7/9/2022). No obstante, sorpresas nos da la vida y cada día aprendemos algo nuevo: con el siglo XXI nacieron el verbo y su participio, asentados por primera vez en la vigésima segunda edición de El Diccionario (2001) con las siguientes definiciones: “Represaliar. tr. Castigar, tomar represalias. Morf. conj. c. anunciar”“Represaliado, da. adj. Que ha sufrido represalias”. Se emplea también como sustantivo. Quedamos, pues, informados. Nota: ‘Represalia’ (“respuesta de castigo o venganza por alguna agresión u ofensa”) viene remotamente del verbo latino ‘reprehendere’ (participio pasivo ‘reprehensus’), que significa ‘asir, tomar, coger; reprehender, acusar, vituperar, censurar, criticar’. Sinónimo suyo, otro neologismo, ‘retaliación’ (2001), que la misma fuente define así: “f. México y Venezuela, represalia. (//respuesta de castigo o venganza). En Colombia también es corriente. ***

La columnista de LA PATRIA Elizabeth Ramírez Correa ‘se enguaraló’ en la redacción de la oración subordinada de la siguiente cláusula: “En Manizales eventualmente alguna empresa hace algún aporte, a diferencia de por ejemplo la Filarmónica de Medellín, quien su mayor aportante es la empresa privada”  (10/9/022)Castizamente, así: “…la filarmónica de Medellín, cuyo mayor aportante es…” “…de la que el mayor portante es…” o “…de la cual…”, sin el pronombre relativo ‘quien’, porque éste se refiere únicamente a personas y es variable solamente en número (‘quien, quienes’). En la época de los clásicos, además de ser invariable, ‘quien’ se empleaba también referido a cosas. Actualmente, la norma no se respeta, como en este ejemplo: “…la novedad está en proponer que sean las organizaciones quienes definan si en estos espacios pueden estar o no presentes los militares…” (El Tiempo, Nancy Patricia Gutiérrez, 12/8/2022). “…que sean las organizaciones sociales las que definan…”, en buen castellano. Retomando el hilo, a la columnista Ramírez Correa ‘se le enredó la piola’, como dije, al redactar la oración subordinada, pues ésta, por ser un complemento genitivo (de posesión), debió ser construida, como está ejemplificado arriba, con la preposición ‘de’ (que indica posesión) o con el pronombre relativo ‘cuyo’ (posesivo), que, en este caso, concierta, no con el antecedente (‘filarmónica de Medellín’), sino con la cosa poseída (‘mayor aportante’). Es la sintaxis, parte de la gramática. ***

Texto de una de las caricaturas dominicales de Ari: “¿Dónde están los cívicos los líderes y liderezas los gremios y los organismos de control de Manizales?” (LA PATRIA, 4/9/2022). Aunque no me gusta, el femenino de ‘líder’ es ‘lideresa’, con ‘ese´. Como ‘condesa, baronesa, alcaldesa, marquesa’. Y no me gusta ‘lideresa’, porque, para mí, tiene más fuerza expresiva ‘la líder’. Por los gustos se vende el calamaco. Le faltaron, además, unas cuantas comas, que pudo haber tomado, prestadas o regaladas, de las muchas que sobran diariamente en las sentencias de la página del crucigrama de nuestro periódico.  ***

‘Se maduró biche’ decimos de alguno que realiza acciones impropias de su edad y que lo pueden llevar al fracaso. Y en El Tiempo leí lo siguiente: “De la reina fallecida me gustaban sus rutilantes sombreros y sus trajes color amarillo pollito y verde viche chillón” (Poncho Rentería, 14/9/2022). Entonces, ¿‘biche’ o ‘viche’ para referirse a lo que aún está tierno, que no ha llegado a la madurez? Don Rufino acepta las dos grafías, lo mismo que Alario di Filippo, que explica: “Para algunos ‘biche’  viene de la palabra quechua ‘huichi’ (tierno), y «sabido es que la ‘hu’ se transforma en ‘v’ al castellanizarse, como sucedió con la palabra ‘vicuña’, que en quechua era ‘huicunna’» (Pedro María. Rebollo), por lo que ‘biche puede escribirse también ‘viche’ ” (Lexicón de colombianismos)Nota: en los diccionarios regulares no es entrada el término ‘viche’. ***

EL LENGUAJE EN EL TIEMPO

Por Fernando Ávila

Cita: “Sigla de grafittis anti policial” (Megacerebro).

Comentario: La palabra “grafiti” no quedó escrita en español ni en italiano. En italiano no es “grafitti”, sino “graffiti”, y en español es “grafiti”, que es la forma que se debió utilizar en la pista del crucigrama. El Diccionario de la lengua española, DLE, define “grafiti” como ‘firma, texto o composición pictórica realizados generalmente sin autorización en lugares públicos, sobre una pared u otra superficie resistente’.

Si le quitamos a esa definición “sin autorización”, es aplicable a uno de los atractivos turísticos más señalados de Bogotá.

Por otro lado, esta pista del Megacerebro nos recuerda que “anti”, ‘contra’, además de prefijo, escrito pegado, “antirrobo”, “antiguerrilla”, “antipirético”, también es adjetivo, con el mismo significado, escrito separado, como cualquier otro adjetivo, “anti guerra”, “anti grasa”, “anti policial”. Y no solo es adjetivo, sino también sustantivo, que significa ‘opuesto’ o ‘contrario’, “Este concepto tiene su anti”.

Con ello, tenemos los siguientes usos de “anti:” prefijo pegado, ante nombre univerbal, “anticóvid”, “antisocial”, “antibiótico”; prefijo con guion, ante cifra, “anti-8000”, “anti-24”, y ante mayúscula, “anti-Trump”, “anti-LSD”; prefijo separado, ante nombre pluriverbal, “anti primer ministro”, “anti minas explosivas”; adjetivo, separado, “anti clerical”, “anti tradición”, y sustantivo, separado, “Ya le aparecerá su anti”, “Hay un anti, listo para atacarlo”.

Redundancia

Pregunta la lectora Sara Alonso si la frase “Un gran momento puede ser tu gran momento” es una redundancia inadmisible. Respuesta: No, Sara. No es redundancia ni es inadmisible. Repetir una palabra no siempre es redundancia, como muchas personas lo creen. Repetir es también un recurso retórico muy útil para darle fuerza a la idea. La repetición es muy útil en eslóganes, “Un gran chocolate para los que saben de chocolate” (Nestlé), “Lo mejor de los mejores” (Planeta), “Elige tus palabras, elige tu momento, elige Motorola”, “Mejor mejora Mejoral”. La redundancia es la repetición innecesaria, como “Hizo su primer debut en Bogotá”. “Debut” es primera presentación, luego, “primer debut” es redundante. Corrección: “Hizo su debut en Bogotá”.

Hiato


Pregunta la lectora Ruth Echeverri: ¿Por qué llevan tilde búho, caída, reúna, que son palabras graves terminadas en vocal? Respuesta: porque hay hiato. ¿Qué es hiato? El encuentro de una vocal abierta (a, e, o) con una cerrada (i, u) predominante. Esta

norma prevalece sobre la regla general de esdrújulas, graves y agudas. Es lo que pasa en voces como leído, bohío, feúcho, Piedrahíta, Araújo, búho, caída, reúna, que llevan tilde no obstante ser vocablos graves terminados en vocal.

Dará que hablar

Cita: “Conciertos que más darán de qué hablar en la segunda mitad del 2022” (Portafolio). Comentario: La forma clásica es “darán que hablar”, sin tilde en “que”, modo recomendado por la Academia. Sin embargo, se ha popularizado la opción “darán de qué hablar”, que la Fundación del Español Urgente, Fundéu RAE, ya aprueba como correcta. Entonces, si va sin la proposición “de”, se escribe “dará que hablar”, y si va con la preposición “de”, “dará de qué hablar”.

FERNANDO ÁVILA*
@fernandoav

EXTRANJERISMOS CON EQUIVALENTES EN ESPAÑOL

Por Fundación para el español urgente

Con motivo de la nueva edición de la Mercedes-Benz Fashion Week, que se celebra en Madrid entre el 16 y el 19 de septiembre, a continuación se ofrece una lista de equivalentes en español a extranjerismos habituales en el mundo de la moda:

backstage: bambalinas, bastidores

casual: (estilo) informal

catwalk: pasarela

celebrities: famosos

clutch: bolso de mano, bolso de fiesta, cartera

coolhunter: cazatendencias o buscatendencias

denim: tejido vaquero, mezclilla

dress code: etiqueta, código de vestimenta, reglas de vestimenta

fashion trendy: de última moda, de moda, lo último, tendencia

fitting: prueba de vestuario

front row: primera fila

glitter: brillante

it-girl: chica de moda, chica icono

jumpsuit: mono

look: imagen, estilo, aire

lookazo: modelazo, estilazo, imagen espectacular o buen aspecto

lookbook: catálogo, porfolio o libreta de tendencias

make up: maquillaje

monochrome: monocromático, monocromo, monocolor

monogram: monograma

mule: babuchas, sandalias tipo babucha

must o must have: (prendas, accesorios…) imprescindibles o infaltables

new face: (para modelos) cara nueva

outfit: conjunto

oversize: holgado

paillette: lentejuela

print: estampado

shooting: sesión fotográfica

shopping: ir de compras

showroom: salón de exposición

sneakers: (zapatillas) deportivas

sport wear: ropa deportiva

stretch: elástico

top model: supermodelo

tricot: punto

A pesar de la recomendación general de evitar los extranjerismos siempre que tengan equivalentes en español, en este mundo de la moda hay términos extranjeros ya asentados en nuestra lengua, como vintage (ropa de hace más de veinte años o inspirada en ella), prêt-à-porter (‘lista para llevar’, ropa hecha en serie) y outlet (tienda de productos descatalogados y rebajados). Si se utilizan estas voces, lo adecuado es escribirlas en cursiva o, si no se dispone de ese tipo de letra, entrecomilladas.

Algunas voces de otros idiomas, como el galicismo atelier (‘taller o estudio de un pintor, de un escultor o de un modisto’), se han incorporado ya plenamente al español y aparecen recogidas en redonda en el diccionario académico.

En su máquina de escribir, Santiago Vargas escribe poesía instantánea en La Fiesta del Libro y la Cultura que terminó en Medellín (Foto odg)

ÑAPA

EL SONETO DE POMPILIO IRIARTE

La estilista en los regios funerales 

Cuentan que la estilista que las peina 

pensando en cada reina y cada cana, 

a cada cual le dice muy cercana:  

“Deja en paz a la muerte, augusta reina”. 

Las reinas de belleza se creían 

con escasos septiembres, inmortales. 

En Londres, en los regios funerales, 

las reinas de belleza se reían. 

Y cuentan que Isabel ante el espejo 

se vio la calavera en el reflejo; 

y que su alteza dijo de esta suerte 

las que fueron sus últimas palabras: 

“Al monte tiran las cornudas cabras. 

Descanse en paz su majestad la muerte”. 

Sobre Revista Corrientes 6220 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: williamgiraldo@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*