Martes de la luenga lengua: Previo, lapidario, preposiciones, infringir-infligir

Foto VIX

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA  

por  Efraim Osorio López/La Patria

eolo1056@yahoo.com

Es corriente y constante en estos tiempos el uso chueco del adjetivo ‘previo’ por los periodistas. Y de ello he escrito muchísimas veces, por descontado, sin ningún efecto positivo. No obstante, sigo machacando, porque en la siguiente oración su redactor logró superar a todos sus colegas en tan desacertado uso: “Todo por aportar a la limpieza y buena imagen del sitio, previo a la Semana Santa” (LA PATRIA, Supimos que…, 11/4/2022). Digo que superó a sus colegas, porque luego de la primera lectura me quedó la idea de que ese adjetivo aludía a ‘sitio’. Lógicamente, entendí mal, pero por culpa de esa redacción, pues en ella ‘previo’ está tan fuera de lugar como esos delanteros en fútbol que, en mi época, llamábamos ‘naranjeros’. ¿Por qué no volvemos a expresar esa idea con la preposición ‘antes’ como siempre lo hicimos? De este modo, señor: “…y buena imagen del sitio, antes de la Semana Santa”. ¡Oh! ***

De la siguiente manera el doctor Flavio Restrepo se refirió al movimiento político Salvación Nacional en su diatriba contra los candidatos presidenciales, de la que sólo se salvó un hermano del ya célebre Juan Fernando Petro: “Una Salvación Nacional, con inquisidores y lapidarios” (LA PATRIA, 14/4/2022). Pero con ‘lapidario’, en lugar de vilipendiarlo lo elogia, porque este término, como sustantivo, nombra a quienes trabajan en piedras preciosas o comercian en ellas; y, como adjetivo, califica todo lo que tiene que ver con esas piedras. Se dice también de una sentencia de tanta importancia, que merece ser grabada en piedra, y del estilo sobrio y conciso en la escritura. No sobra anotar que la palabra viene del sustantivo latino ‘lapis-idis’, ‘piedra’.  Quizás, pienso yo, y de acuerdo con su estilo, quiso escribir ‘lapidadores’ (‘apedreadores’), adjetivo que no asientan los diccionarios, pero que es castizo, pues procede del verbo ‘lapidar’ (‘apedrear’ – ‘matar a pedradas’). ¿Por qué les acomodó ese calificativo? ¡Averígüelo Vargas! *** 

Otra de las incorrecciones gramaticales que se leen y se oyen todos los días es el mal empleo de las preposiciones. Un ejemplo, el siguiente: “De inmediato la Policía inició con la búsqueda del feminicida” (LA PATRIA, Sucesos, 14/4/2022). El verbo ‘iniciar’ en esta información es transitivo, por lo cual en ella sobra la preposición ‘con’: “…inició la búsqueda”. Otro gallo le habría cantado al redactor si la noticia hubiese sido ésta: “La policía inició la búsqueda del feminicida con el allanamiento de algunas residencias del sector”. La preposición ‘con’ introduce complementos circunstanciales, no directos. Y, a propósito de las preposiciones, un acucioso lector me envió esta muestra en la que hay dos aparentemente mal empleadas: «Admiro, en cierta manera, cuando mi padre se enajena del celular y lo revisa con cierta distancia” (LA PATRIA, Luis F. Molina, 12/4/2022). La primera, ‘en’, en la locución ‘en cierta manera’, que debería ser ‘de cierta manera’. Pero, si lo que el periodista Molina quiso decir es que no desaprueba del todo la decisión paterna de alejarse del celular, está bien, pues equivale a ‘en cierto modo’. La segunda, ‘con’, en la frase ‘con cierta distancia’, en la que sí me parece desubicada, pues está usurpando el oficio de la preposición ‘desde’. Aunque sería muy conveniente conocer la idea del redactor. ***

¿En qué se parecen los verbos ‘infringir’ e ‘infligir’? Para mí, únicamente en que pertenecen a la tercera conjugación. Por esto, es para mí un arcano que haya tantos escritores que los confunden, por ejemplo, el redactor de la siguiente frase: “…seguramente como desquite por el 5-0 que les infringieron en su casa”  (LA PATRIA, Jaime E. Sanz Álvarez, 13/4/2022).  Comentaba estas palabras de El Gráfico: “Tenían razón: salieron primeros”“…por el 5-0 que les infligieron…”, así. En los dieciocho años que llevo garrapateando estas líneas, he registrado más de veinte veces este error. Y me faltan datos de otros municipios. ‘Infligir’ es ‘causar daño, castigar, penar, condenar’; ‘infringir’, ‘delinquir, desobedecer, prevaricar, violar, lesionar, etc.’. 

EL LENGUAJE EN EL TIEMPO 

Adolescer, adolecer, adolescente, vicepresidenta, cenicienta 

Fernando Ávila 

Invitada especial a programa de radio dice: “Adolescente y adolescenta es la persona que adolece de muchas cosas. Adolece de experiencia, de dinero, de capacidad de decisión, y no pocas veces adolece de afecto y de estrategias para manejarlo”. 

Comentarios: 1. No hay que hacer desdoblamiento (“adolescente y adolescenta”), como no hay que hacerlo en los demás participios activos terminados en nteamante (de amar), paciente (de padecer), dirigente (de dirigir)…, todos los cuales son de género común, es decir, sirven igualmente para hombre y para mujer, “el adolescente”, “la adolescente”, “el paciente”, “la paciente”.  

2. Adolecer es ‘tener’, pero la invitada especial lo usa con el sentido contrario, ‘no tener’, pues al mencionar los ejemplos, “experiencia, dinero…”, parece referirse a valores que no tiene. Tal vez confunde el verbo adolecer (‘tener’) con el verbo carecer (‘no tener’), «carece de experiencia, dinero…”. 

3. Se nota que la invitada especial quiere definir adolescente relacionándolo etimológicamente (por su origen) con el verbo adolecer (‘tener’) y no con el verbo adolescer (‘crecer’). La relación verdadera es con este último verbo, que cayó en desuso y ya no figura en el Diccionario de la lengua española. El verbo adolescer, con esa s de más, era sinónimo de ‘crecer’. Su participio activo adolescente, que sobrevivió, se aplicaba y se sigue aplicando a la persona que está en crecimiento. Adolescer, pues, es ‘crecer’, de donde adolescente es ‘creciente’ (‘que está en crecimiento’). 

4. Volviendo al verbo adolecer, sin s, y su significado de ‘tener’, es importante recordar que solo se usa para defectos y enfermedades. No se adolece de dinero ni de experiencia, que no son defecto ni enfermedad. El complemento de materia de este verbo debe ser defecto, “el cajero automático adolece de falta de dinero”, “el documento adolece de errores de ortografía”, “el piano adolece de teclas rotas”, o enfermedad, “el perro adolece de rabia”, “el chico adolece de gripa”, “la chica adolece de cóvid-19”. 

Vicepresidenta 

¿Por qué, entonces, se dice “la presidenta”, “la vicepresidenta”, “la gerenta”, “la superintendenta”, si los participios presentes presidentevicepresidentegerentesuperintendente son de género común? Porque en la actual lucha por incluir a la mujer en las diversas formas del lenguaje se han creado esos femeninos, gramaticalmente innecesarios, pero socialmente aceptados. El DLE los registra, como formas opcionales para referirse a la mujer. Está claro que se puede decir “la presidente”, “la vicepresidente”, “la gerente”, “la superintendente”, pero en estos casos, excepcionalmente, se admiten también las formas terminadas en a.  

No se ha oído, y esperamos no tener que oírlo, “la amanta”, “la dirigenta”, “la cantanta”, “la ausenta”… Nos conformamos con La cenicienta, nombre ideado por el escritor francés Charles Perrault, que recoge el DLE con el significado de ‘persona injustamente despreciada’, y que inspiró a Julio Jiménez para escribir la telenovela Lola Calamidades, 1987, más adelante, Bella Calamidades, 2010. Con eso es suficiente. 

Megacerebro 

¡Qué divertido el último Megacerebro! 

Vacuna en desarrollo: ERALA. Llave inglesa: PARTNER. Alma de estudiante: MATER. Manzana podrida: TUGURIO.   

Consultas: feravila@cable.net.co 

TIP

Fundación para el español urgente

Las palabras clave, consejo, recomendación, dato… son alternativas adecuadas en español al anglicismo tip cuando se usa con el significado de ‘consejo o dato práctico’.

En los medios es frecuente encontrar frases como «A continuación, 10 tips para eliminar el acné», «Ocho tips para salvar tu relación» o «En el curso, proporcionará tips para mejorar la imagen personal».

El Diccionario de americanismos de las academias de la lengua registra la voz tip (en cursiva por ser un extranjerismo) con el significado de ‘información puntual práctica y valiosa’. Aunque el uso del anglicismo está muy extendido, se puede sustituir en español por cualquiera de las alternativas ofrecidas, dependiendo del contexto.

Así, en los ejemplos anteriores habría sido preferible escribir «A continuación, 10 recomendaciones para eliminar el acné», «Ocho consejos para salvar tu relación» y «En el curso, proporcionará claves para mejorar la imagen personal».

EL POEMA

LOS JUSTOS

Un hombre que cultiva su jardín, como quería Voltaire.

El que agradece que en la tierra haya música.

El que descubre con placer una etimología.

Dos empleados que en un café del Sur juegan un silencioso ajedrez.

El ceramista que premedita un color y una forma.

El tipógrafo que compone bien esta página, que tal vez no le agrada.

Una mujer y un hombre que leen los tercetos finales de cierto canto.

El que acaricia a un animal dormido.

El que justifica o quiere justificar un mal que le han hecho.

El que agradece que en la tierra haya Stevenson.

El que prefiere que los otros tengan razón.

Esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo.

JORGE LUIS BORGES

La cifra, 1981

Sobre Revista Corrientes 5671 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo williamgiraldo@revistacorrientes.com