Martes de la luenga lengua: Persona, generar, lograr, dialogal

Imagen Salminter

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA  

Los que escribimos por profesión o por gusto debemos tener a la mano un diccionario regular y uno de sinónimos, auxiliares indispensables para una redacción aceptable.

por  Efraim Osorio López

eolo1056@yahoo.com

El término ‘persona’ pertenece al género gramatical femenino, por lo que el adjetivo que a él se refiere tiene que concordar en ese género con él, no importa que el calificado sea varón, ya que esto no es anatomía, sino gramática. En una de sus columnas semanales sobre toros, El Fraile escribió: “Aquellas personas que vivimos informados de lo que sucede un poco más allá de nuestras narices…” (LA PATRIA, 29/5/2022). “…que vivimos informadas”, castizamente, porque ‘informadas’ califica a ‘personas’: no decimos ‘personas informados’. O, llanamente, “todos los que vivimos informados”. Además, no admite el artículo masculino –definido o indefinido– como muchos sustantivos terminados en ‘a’, cuyo género lo determina ese artículo, por ejemplo, ‘el ciclista, la ciclista’, ‘el sicópata, la sicópata’, ‘el almacenista, la almacenista’, ‘el monarca, la monarca’, etc. Hay también nombres terminados en ‘o’, cuyo género se conoce por el artículo, como ‘testigo’ (‘el testigo, la testigo’) y ‘sujeto’, en algunos casos, por ejemplo, ‘la mujer es también sujeto de esa obligación’. Cuando requiere artículo, el masculino es el adecuado. Todos estos sustantivos o nombres, y otros (‘mártir, virgen’),  se llaman ‘comunes’ en cuanto al género, y designan personas de ambos sexos, para precisar el cual se emplea el artículo pertinente. *** 

“Noticia que se genera desde las montañas de Colombia”, concluyen los periodistas en los noticieros de televisión. Aparentemente, ‘generar’ es el único verbo que tiene su diccionario, afirmación que se puede hacer del columnista Daniel Hurtado Cano, pues en su artículo “Región centro sur” lo empleó siete veces –no siempre acertadamente, como ‘generar puentes’–, la primera de ellas en esta información: “No obstante, el DANE recientemente generó una actualización metodológica…” (LA PATRIA, 3/6/2022). Las otras seis: “genera más insumos”“aquello que se genera”“El debate generado”“buscando generar sinergias”“los datos generados” “generar puentes”. Nuestro léxico es extenso y muy variado: en la sola definición de ‘generar’ –“procrear; causar, producir algo” – hay tres vocablos, sinónimos del definido. Y si escarbamos en los diccionarios especializados, encontraremos casi un centenar de palabras sinónimas de esos cuatro verbos, aunque, como lo he advertido antes, no siempre algunos sinónimos son apropiados para expresar la idea pretendida. Hay que saber escoger, ojalá con la ayuda de los diccionarios. Pero no se acongoje, señor Hurtado, pues tiene compañía, nadie menos que la columnista Blanca Mery Sánchez, que echó mano del verbo ‘lograr’ cuatro veces en el primer párrafo de su artículo del 4 de este mes, dos veces en el mismo renglón, así: “…para lograrlo es fundamental lograr alinear…”. Y tres veces más en el resto del escrito. De ‘lograr’, los diccionarios especializados dan arriba de veinte sinónimos (‘conseguir, alcanzar, obtener, atrapar’…), incluidas algunas locuciones. Los que escribimos por profesión o por gusto debemos tener a la mano un diccionario regular y uno de sinónimos, auxiliares indispensables para una redacción aceptable. ***

“La ministra Angulo ha sido una ministra dialogal, eficiente y trabajadora”. De esta manera calificó el sacerdote Luis F. Gómez a María Victoria Angulo, ministra de Educación (LA PATRIA, 5/6/2022). ‘Dialogal’ o ‘dialogístico’ es un adjetivo que califica todo lo que se refiere al ‘diálogo’ en sí mismo, como su estructura o su forma, por ejemplo, un ‘escrito dialogal’, es decir, redactado en forma de diálogo. Por tanto, no llama así a las personas que practican el ‘diálogo’, que conversan, que pueden ser denominadas ‘dialogadoras’ o ‘conversadoras’. Con la desinencia ‘-al’, muy presente en nuestro vocabulario, se forman muchas palabras que en adjetivos indican relación o pertenencia, por ejemplo, la tratada y ‘coloquial’ y ‘ancestral’. Y en sustantivos, lugar donde se encuentran ciertas cosas, verbigracia, ‘platanal’, ‘cafetal’, o la abundancia de ellas, ‘platal’. Etcétera, un largo etcétera, que el lector puede consultar en el diccionario de María Moliner. 

Sobre Revista Corrientes 5671 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo williamgiraldo@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*