Martes de la luenga lengua: Penicilina, pronombres personales, versionar

Imagen masque negocio.com

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMORTANCIA 

Por  Efraim Osorio López

eolo1056@yahoo.com

Penicilina, pronombres personales, versionar, impetrar

Según todo esto, ¿necesita nuestro léxico ese neologismo? El tiempo lo dirá. 

El descubrimiento de la ‘penicilina’ o bencilpenicilina, 1928, se le atribuye a Alexander Fleming. Y se escribe con ‘ce’, porque viene remotamente del latín ‘penicillus’ (pincel) a través del inglés ‘penicillin’, procedente del latín científico ‘Penicillium notatum’, “nombre del moho de cuyos cultivos se extrae”. El Diccionario define el término ‘penicilina’ así: “f. Medicina. Sustancia antibiótica que se emplea para combatir las enfermedades causadas por ciertos microorganismos”. Con estos datos quedamos enterados del porqué de la ortografía de la palabra ‘penicilina’, que la periodista Carolina Reina López escribió con ‘ese’ en esta  información: “Agregó que “la música en Caldas y en Colombia ha salvado más vidas que lapenisilina” (Página de Internet de Caracol radio, Manizales, 15/12/2019). Nota: para Cicerón, figuradamente, ‘penicillus’ significaba también ‘manera, estilo, factura’, esta última con el significado primario de “acción y efecto de hacer”. ***

Los pronombres personales, por su oficio de reemplazar el nombre, concuerdan con éste en género y número, verbigracia, “todas las noches, bajo un cielo estrellado, el abuelo les contaba a su nietos historias fantásticas del caballo de siete colores, de la serpiente de siete cabezas y de las aventuras de Juan Catorce, Secarríos y Quiebrapiedras con el fundillo”: en este ejemplo, el pronombre personal ‘les’ reemplaza a ‘sus nietos’,  por lo que se construye en plural, norma que no se cumple en la primera parte del eslogan de la campaña publicitaria de Fedegán: “Créele a los que saben. Créele a la carne” (LA PATRIA, 18/12/2019). “Créeles a los que saben”, evidentemente, pues el término reemplazado, otro pronombre, ‘los’, es plural. Nota: en el eslogan de Fedegán, los pronombres son enclíticos, porque se ligan a la palabra anterior, formando con ella una sola. ***

Hay neologismos que, por su construcción castiza, suenan bien desde la primera vez que los leemos u oímos. Pero hay otros que disuenan, como ‘versionar’, verbo que leí por primera vez en esta introducción de un artículo de Mateo Arias Ortiz: “Juan Álvarez, Álvaro Robledo, Catalina Navas y Andrea Mejía versionaron obras literarias que hacen parte de la cultura colectiva” (El Tiempo, Cultura, 21/12/2019). Este verbo –que califiqué de espurio al tropezar con él– fue admitido por la Academia de la Lengua en la última edición de su diccionario (2014) con esta definición: “Versionar. tr. Hacer una versión nueva de una obra artística, especialmente musical”. ¿Se incluye aquí la literatura? Sea de esto lo que fuere, el verbo es feísimo –¿mientras nos acostumbramos?–, y, me parece, pudo ser cambiado por ‘reescribir’ con esta acepción: “Volver a escribir sobre algo dándole una nueva interpretación”, de acuerdo con el texto citado: esos escritores “asumieron el reto de reescribir en español cuatro libros de Robert Louis Stevenson, Mary Shelley, H. G. Wells y H. P. Lovecraft…”. El neivano Juan Álvarez lo interpreta como ‘tocar’ –a ‘versionar’, quiero decir–: “Digo ‘tocarlos’ en el sentido musical, de reinterpretarlos como canciones”. Según todo esto, ¿necesita nuestro léxico ese neologismo? El tiempo lo dirá. ***

En sus cuatro letras a la ‘Voz del lector’, el señor Gonzalo Quiñones V. escribió: “Y no se puede dejar de lado la pedagogía izquierdista que se ha impetrado en el seno directivo de la Fecode…” (LA PATRIA, 19/12/2019). ¿Qué quiso decir con ‘impetrado’?, me pregunté, pues no es ése el participio apropiado para expresar su idea. Ello es que ‘impetrar’ (del latín ‘impetrare’ – ‘obtener; perfeccionar, llevar a cabo; alcanzar por medio de súplicas’) significa “conseguir una gracia que se ha solicitado y pedido con ruegos. // 2. Solicitar una gracia con encarecimiento y ahínco”. ¿Pretendió, tal vez, escribir figuradamente ‘empotrado’? Es posible, porque sus sinónimos son ‘embutido, encajado, incrustado’, participios que sí dicen lo que él quiso decir. ***

De Carlos Castillo Cardona: “El Presidente y su gobierno no saben de qué se trata esto” (El Tiempo, 11/12/2019). Y usted, señor,no sabe qué diantres es un verbo impersonal ni cómo funciona.

Sobre Revista Corrientes 4774 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*