Martes de la luenga lengua: Oraciones interrogativas, problemática, cada uno, reelección

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA 

por  Efraim Osorio López/La Patria

eolo1056@yahoo.com

En las oraciones interrogativas, el verbo tiene que ir siempre antes del sujeto. 

De la sección ‘Controversia’ (LA PATRIA, 12/10/2022): “¿Colombia no debe firmar nuevos contratos de exploración y explotación de hidrocarburos?”: ésta, así como está redactada, es una oración negativa con signos de interrogación, y que expresa lo contrario de lo pretendido, pues debe comenzar de esta manera: “¿No debe Colombia firmar nuevos contratos…”? En las oraciones interrogativas, el verbo tiene que ir siempre antes del sujeto, aunque los precedan otras partes de la oración, como los adverbios de tiempo, lugar y modo en sus formas interrogativas, o los pronombres relativos, también en la forma interrogativa cada uno, como en los siguientes ejemplos: ‘¿Está ella amargada?’,  ‘¿dónde estaba Juan ese día?’, ‘¿cuándo sucedió el terremoto?’, ‘¿cómo era Manizales hace cien años?’, ‘¿quién puso el artefacto explosivo?’, ‘¿qué dirá él en su defensa?’, etcétera, pero siempre así, como en las dos últimas preguntas del cuestionario de la misma ‘Controversia’: “¿Es posible abandonar el petróleo y el gas y obtener recursos suficientes para financiar el desarrollo?”, “¿Cómo debe hacerse la transición energética en un país como Colombia?”. Con los que se demuestra que sí puede hacerlo correctamente. Aunque, en la misma sección de la semana siguiente (19/10/2022), preguntó: “¿El ministro Ocampo saldrá pronto o se mantendrá los cuatro años en el gobierno?”. Así formulada, no es más que una oración afirmativa con signos de interrogación. Bien planteada: “¿Saldrá pronto el ministro Ocampo…?”. Aunque son otros los que deberían salir…***

¿Será el encanto de las voces esdrújulas? Me refiero a la causa del muy extendido y empalagoso empleo del sustantivo ‘problemática’ (asentado por primera vez en la vigésima edición -1984- de El Diccionario) en lugar del tradicional ‘problema’ (del latín ‘problema-atis’ –‘cuestión por resolver, problema’). Como siempre en casos como éste, las muestras son muchas. Seleccioné la siguiente: “Colombia necesita debates que muestren la dimensión objetiva de las problemáticas y las posibles soluciones…”  (LA PATRIA, Sergio López Arias, 13/10/2022). De acuerdo con la definición (segunda acepción) que del estomagante sustantivo presenta la fuente citada, debería carecer de plural. Dice así: “f. Conjunto de problemas pertenecientes a una ciencia o actividad determinadas”. En la frase transcrita, cabe la palabreja esa, pero en singular, o ‘problemas’, así, en plural. Antes de 1984, teníamos solamente el adjetivo ‘problemático-a’ con esta definición: “Que presenta dificultades o que causa problemas”, como el sustantivo ‘problemática’, cuyo uso correcto es problemático. ***

La locución pronominal ‘cada uno’ es singular, porque determina una sola parte de un todo, por ejemplo, ‘cada uno de los congresistas vota según sus compromisos’. Su verbo, por lo tanto, concuerda con ella en singular. La violación de esta norma es usual. De muestra, este botón: “…un llamado a revisar las acciones que cada uno estamos tomando para cuidar de nuestro bienestar emocional y nuestra salud mental” (LA PATRIA, Blanca Mery Sánchez, 15/10/2022)Según la norma gramatical (muy lógica, ciertamente), así: “…que cada uno está tomando…”, porque ‘cada uno’ singulariza a todos los miembros de la sociedad a la que se refiere la columnista. Si su intención no fue ‘singularizar’, ha debido escribir “que todos estamos tomando”. Elemental. Nota: Cuando se quiere hacer énfasis en la obligación o en las aspiraciones o en lo que fuere que tiene cada individuo de una comunidad, se suele decir “todos y cada uno de…”: en este caso, el verbo concuerda con el sujeto en plural. Lógicamente. ***

Al congresista caldense Guido Echeverri le falló la aritmética en esta información: “…nadie puede ser reelegido más de tres veces” (LA PATRIA, 15/10/2022). Si no estoy equivocado, lo que propone la nueva reforma política es reducir a tres los períodos a los que puede aspirar un ciudadano como congresista de este desorientado país. Según esto, el columnista Echeverri debió expresarse de este modo: “…nadie puede ser reelegido más de dos veces”, ya que la primera no es ‘reelección’, sino ‘elección’. O ¿son cuatro los períodos? 


Fernando Vallejo en París (gráfica de María Helena Escalante).

EL LENGUAJE EN EL TIEMPO

Por Fernando Ávila/ El Tiempo

Pregunta el lector Jorge Parra: Tanto en Blu como en Caracol TV dicen “la normatividad” para referirse a ‘las leyes’. ¿Es correcto?

Respuesta: No es correcto. Normatividad es la calidad de normativo que tiene un documento, por ejemplo, “La normatividad de la Constitución es mayor que la de una ley cualquiera”. Es como “la gramaticalidad” frente a “la norma gramatical”. 

Podemos hablar de “la gramaticalidad de los escritos de Plinio Apuleyo Mendoza” para indicar que son respetuosos de las normas académicas, pero no son las normas académicas, tema del cual no suele escribir este autor. Una forma válida de referirse a las normas, a un conjunto de normas sobre un mismo asunto, es normativa. Si es una sola norma, la norma, y si son varias normas sobre el mismo tema, la normativa, pero no “la normatividad”.

Primera

Pregunta la lectora Alicia García Pastor: ¿Es correcta la redacción en esta publicidad de la CCB: “Primer Gran Cumbre Iberoamericana de Sostenibilidad e Innovación en los negocios”?

Respuesta: En primer lugar, ya que el autor decidió escribir todas las palabras principales con inicial mayúscula, debió haber hecho lo mismo con la palabra Negocios. En segundo, en vez de “Primer Gran Cumbre” debió escribir “Primera Gran Cumbre”, como se escribe “primera visita”, “tercera caída”, “décima tercera oportunidad”, para que haya concordancia de sustantivo y adjetivo en femenino. Cuando el ordinal se antepone a sustantivo masculino sí se usa la apócope primer, “primer ministro, tercer intento”, “décimo primer batallón”.

Autorrectifica

Cita: “Un gobierno que se autorectifica”.

Comentario: Ya fue corregido, pero cuando salió en internet el titular de Semana venía escrito así, “autorectifica”, con la falta de una r. Es error frecuente en palabras compuestas por un elemento que termina en vocal y otro que comienza con r, “autorepuestos” (auto + repuestos), “antirobo” (anti + robo), “Monterey” (Monte + rey). Recuerden que para mantener el sonido fuerte de la “r” hay que duplicarla cuando queda entre vocales, autorrepuestos, antirrobo, Monterrey, autorrectifica, lo mismo que se hace sin ninguna dificultad en palabras simples, carro, distinto de caro, cerro, distinto de cero, mirra, distinto de mira.

Man

Cita: “El Mán”, nombre de un pódcast.

Comentario: Man, ‘hombre’ en inglés, puede usarse dentro del texto español, debidamente escrito en cursiva. Además, sin tilde. En inglés no hay tildes. En todo caso, si la palabra pasara a nuestro idioma tal cual, se escribiría en letra normal (no cursiva) y sin tilde, pues los monosílabos no se tildan, paz, res, man.

¿Podría pasar al español? Sin ningún problema, lo mismo que ya pasaron web, blog, lord, vip. De hecho, man ya está en el Diccionario de la lengua española como apócope poco usada de mano, y recordada en la expresión “a man salva”, más frecuentemente escrita “a mansalva”, ‘sobre seguro’. Este sería el caso de man, sustantivo coloquial, del inglés man, ‘hombre’. Si una palabra se usa en más de tres países hispanohablantes, figura en periódicos, revistas y novelas y no contradice las normas morfológicas del idioma, puede entrar fácilmente al diccionario normativo.

FERNANDO ÁVILA*
@fernandoav
Preguntas: fernandoavila1952@hotmail.com

Sobre Revista Corrientes 6553 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: williamgiraldo@revistacorrientes.com