Martes de la luenga lengua: Magnanimo-a, enfusilado

Fundación Compartir

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA  

Por  Efraim Osorio López (eolo1056@yahoo.com)

Adjetivos más apropiados para calificar ese renombre pueden ser ‘honroso, insigne, sobresaliente, distinguido’ y, ¡cómo no!, ‘merecido’.  

El adjetivo ‘magnánimo-a’ viene del latín ‘magnanimus’ (de ‘magnus’-grande y ‘animus’-espíritu, alma, ánimo) y con él se califica a quien tiene ‘magnanimidad’ (“grandeza y elevación de ánimo”). Sus sinónimos, para comprenderlo mejor, son ‘altruista, filántropo, generoso, noble, hidalgo, caballeroso, caritativo, pródigo, humanitario’. Sus antónimos, para apreciarlo aún más, son ‘tacaño, mezquino, bajo, vil, ruin, envidioso’. De acuerdo con esto, es un adjetivo que se aplica única y exclusivamente a los seres humanos. El coronel Pedro Javier Rojas Guevara, aludiendo al calificativo de ‘héroes’ que se les da a algunos soldados y policías que han sacrificado su integridad física y hasta su vida por el bien de sus compatriotas, dice: “Por ello, no todos los uniformados merecemos ese magnánimo calificativo” (El Tiempo, 16/7/2020). Adjetivos más apropiados para calificar ese renombre pueden ser ‘honroso, insigne, sobresaliente, distinguido’ y, ¡cómo no!, ‘merecido’. *** 

‘Armados de fusil’ es –no, tiene que ser– el significado que algún ‘genio’ de las comunicaciones le dio al adjetivo que inventó, ‘enfusilado’.  ¡Qué maravilla!  Esto escribió: “Nuevas imágenes divulgadas por la cadena de televisión de Cabo Verde TCV lo muestran (a Álex Saab) custodiado por al menos 8 hombres enfusilados de la Policía…” (El Tiempo, Unidad investigativa, 16/7/2020). Maravilla, no, absurdo, porque el ‘fusil’, me parece, es un arma de fuego, que uno no se puede poner como una camisola, por ejemplo. Ello es que, en este caso, en los verbos que se forman con el prefijo ‘en-’, éste tiene el significado de ‘dentro de’, verbigracia, ‘una mano enguantada’ quiere decir ‘una mano dentro de un guante’. Es, pues, imposible que un policía esté ‘dentro de un fusil’. ¡Ni liliputiense que fuera! ***

El verbo ‘enseñar’ es transitivo, por lo que no pide preposición alguna, a no ser la ‘a’ cuando su complemento directo es un infinitivo, por ejemplo, ‘le enseñó a leer’; no, cuando es un sustantivo, verbigracia, ‘enseña matemáticas’. El columnista de LA PATRIA Juan Álvaro Montoya escribió: “Mi padre me enseñó sobre el valor del estudio y los réditos que este representa” (16/7/2020). En esta oración está de más la preposición ‘sobre’: “…me enseñó el valor del estudio…”. Nota: el adverbio de modo ‘cómo’ le sirve a veces de complemento, por ejemplo, ‘me enseñó cómo sudar arroz’. En este caso, es claro, ese adverbio reemplaza la locución ‘la manera de’ o ‘el modo de’. Lo mismo se puede decir de los adverbios ‘cuándo’ (tiempo) y ‘dónde’ (lugar) y de pronombres relativos, como ‘cuál’, ‘cuanto’, ‘qué’, etc.  ***

¡Cuánto valen unas comas! De la siguiente manera redactó el columnista Guillermo Orlando Sierra: “Muchos tienen su propia burbuja y la verdad me parece comprensible…” (LA PATRIA, 17/7/2020). Así como está redactada la frase, con ella su autor expresó que “la verdad me parece comprensible”, lo que no fue su intención, supongo. Le habría sonado la flauta si hubiese redactado así: “Muchos tienen su propia burbuja y, la verdad, me parece comprensible…”. En esta oración, ‘la verdad’ es una locución incidental, es decir, que corta la oración gramatical, en esta oportunidad, para darle énfasis a lo que quiere manifestar. Estas locuciones o frases incidentales se pueden suprimir y no afectan la idea del escritor: se usan para enfatizar, explicar o puntualizar la idea que se quiere exponer. O para curarse en salud. Son recursos importantes de la redacción. A propósito de la empleada por el columnista, muy común por cierto, me parecen más expresivas y literarias las siguientes: ‘Valga la verdad’, ‘la verdad sea dicha’ o ‘en honor a la verdad’. ***

Lo dicho: los malos ejemplos son los que cunden. Si no me creen, lean esto de nadie menos que del veteranísimo abogado, político y columnista Alfonso Gómez Méndez: “Tampoco almuerzo del Presidente con sus ministros (…), previo a su salida para llegar al Capitolio…” (El Tiempo, 2/7/2020). “Antes de su salida…”, señor. ¡Por favor!

Hable correcto: No se dice ‘conlleva a’, pero sí se dice ‘lleva a’ 

Fernando Avila/El Tiempo 

Camilo Sixto Baquero pregunta si no es mejor decir merece que vale la pena.

Respuesta: En Colombia es preferible la forma coloquial vale la pena, registrada en el DLE para expresar que algo ‘es interesante o importante o merece el trabajo que cuesta’. Dos ejemplos: “En medio de las nubes radiactivas vale la pena que nazcas” (Héctor Abad Faciolince), “Escribir vale la pena por este tipo de momentos” (Laura Restrepo). 

¿Por qué en los medios se dice tanto ‘hurtar’ en lugar de ‘robar’? 

Camilo Torres

Cita radial: “El padre Camilo Torres, comandante del ELN”. Comentario: El padre Camilo Torres no fue nunca comandante del ELN. Se vinculó a la guerrilla más como ideólogo, y en su primera escaramuza como combatiente perdió la vida. Quizá el periodista lo confundió con el cura Pérez, él sí comandante del grupo guerrillero.  

Lleva a

Cita televisiva: “La violación de la normatividad conlleva a una multa cercana al millón de pesos”

Comentario: Lo que se viola es la norma, si es una, o la normativa, si son varias normas, pero no la normatividad, que es el ‘carácter normativo de un escrito’. Por otra parte, no es “conlleva a”, que expresa la idea ‘tiene como requisito o característica’, y no se conjuga con a, sino lleva a. Para no confundir estos dos verbos, he aquí algunos ejemplos: “Llegar a la Presidencia conlleva experiencia y capacitación” (‘requiere’), “Llegar a la Presidencia lleva a trabajar dieciséis horas diarias” (‘tiene como consecuencia’); “Ser abogado conlleva espíritu de servicio y cinco años de estudio” (‘requiere’), “Ser abogado lleva a defender a los inocentes” (‘tiene como consecuencia’). En ningún caso, “conlleva a”.

Cita radial: “Estamos en una pandemia de información que solo nos conlleva a la desinformación”. Comentario: Se comete el mismo error. Una forma correcta puede ser: “… que solo nos lleva a la desinformación”.

Jotamario

La columna de Jotamario Arbeláez siempre es divertida e ilustrativa. En su última entrega se lució con estas frases: “De viejo no tengo un pelo”, pero resulta que sí, porque se acaba de hacer un implante. Habla de la alegría de “entrar a la sala de cirugía por la mañana como Yul Brynner y salir a las 6 de la tarde como Elvis Presley”, lo que ahora le “permite mantener el velero con la verga dispuesta”. Por si acaso, “verga”, en el léxico de la marinería, es ‘percha a la que se asegura la extremidad de una vela’. Y al final habla de un encuentro con García Márquez, en el que le dice que está escribiendo sus memorias. García Márquez le pregunta: “¿Y de qué te acordaste?”. Y él socarronamente le contesta: “De las veces que me he encontrado contigo”. 

NOTICIAS RELACIONADAS CON EL CORONAVIRUS

pOR Fundación para el español urgente

A continuación se ofrece una serie de claves para redactar adecuadamente las noticias relacionadas. 

1. COVID-19, nombre de la enfermedad 

La grafía recomendada para el nombre de la enfermedad es COVID-19 (con mayúsculas y con un guion antes de los dos dígitos) tal y como ha establecido la Organización Mundial de la Salud.  No obstante, si en un texto general se desea lexicalizar esta denominación pasándola a minúsculas, lo adecuado es no dejar la inicial mayúscula porque se trata de un nombre común de enfermedadcovid-19, no Covid-19. También es posible emplear expresiones descriptivas como enfermedad del coronavirus o neumonía por coronavirus

2. COVID-19, mejor en femenino 

Lo preferible es emplear el femenino (la COVID-19), puesto que el referente principal del acrónimo es el sustantivo enfermedad. No obstante, no se considera censurable el uso del masculino (el COVID-19), pues, tal y como explica la Gramática, la vacilación en la elección del artículo es habitual en casos como este en los que el componente principal no queda claro para los hablantes. 

3. Identificación del virus 

Para referirse al virus causante de la enfermedad, el Comité Internacional para la Taxonomía de los Virus le ha dado oficialmente la identificación SARS-CoV-2, aunque es frecuente que se siga empleando el provisional 2019-nCoV.  

4. El sustantivo coronavirus, sin guion ni espacio 

El sustantivo coronavirus es el término común para referirse a cualquier virus de la familia Coronaviridae o del género Coronavirus. En este contexto y en textos generales se está empleando para hacer referencia específicamente al SARS-CoV-2, lo que no resulta incorrecto aunque no es del todo preciso. 

Se escribe en una sola palabra, sin guion ni espacio intermedios y con inicial minúscula, tal como recoge el Diccionario de términos médicos de la Real Academia Nacional de Medicina. Es invariable en plural: los coronavirus. 

5. Epidemia y pandemia, diferencias 

Tanto el Diccionario de la lengua española como el Diccionario de términos médicos de la Real Academia de Medicina, establecen la distinción tradicional entre los términos epidemia y pandemia: el primero se refiere a una enfermedad que se propaga por un país durante algún tiempo, mientras que el segundo es indicado cuando la enfermedad se extiende a otros países

Por tanto, para referirse a la propagación del nuevo coronavirus y de las infecciones que provoca sería posible utilizar, en general, el término pandemia, puesto que, según las últimas noticias, se han detectado personas infectadas por el virus en 38 países. 

No obstante, la Organización Mundial de la Salud prefiere emplear pandemia solo cuando una nueva enfermedad grave se ha propagado por todas las zonas sanitarias del mundo. Entre tanto considera más apropiado emplear la expresión epidemia o, en un contexto más técnico, emergencia de salud pública de preocupación internacional, PHEIC por sus siglas en inglés. 

Se recuerda asimismo que las expresiones pandemia global y pandemia mundial no se consideran redundancias incorrectas. 

6. Epicentro del foco del virus, expresión redundante 

Se aconseja hablar de el foco del virus el epicentro del virus, mejor que de el epicentro del foco del virus, que reitera en exceso la misma información. 

7. Supercontagiador, mejor que super spreader 

El sustantivo supercontagiador, escrito en una sola palabra, sin guion ni espacio intermedios, es una alternativa preferible al anglicismo super spreader, término con el que se hace referencia a aquella persona cuya capacidad para transmitir un virus es muy superior a la media. También es posible optar por supervector, pues uno de los significados de vector es ‘ser vivo que puede transmitir o propagar una enfermedad’, o superpropagador, voz bien formada en español a partir del prefijo super- y el sustantivo propagador

8. Severo no es lo mismo que grave 

El término severo, en español, equivale a ‘riguroso, áspero, duro en el trato’ o ‘exacto y rígido’, y no a ‘extremo, grave, importante o serio’, acepciones estas que sí tiene la voz inglesa severe

9. Cuarentena, significado  

El término cuarentena, tal y como indica el Diccionario de la lengua española, es un ‘aislamiento preventivo al que se somete durante un período de tiempo, por razones sanitarias, a personas o animales’ de modo que no necesariamente implica un periodo de 40 días.  

10. Paciente cero, en minúscula  

Las expresión paciente cero, que se está empleando para aludir a la persona que transmitió por primera vez la enfermedad en un determinado ámbito, se escribe con iniciales minúsculas y no es preciso destacarlo en cursiva ni entrecomillarlo. 

11. Infodemia, alternativa a infodemic 

La voz infodemia, que proviene del inglés infodemic, está morfológicamente bien formada y se emplea en el contexto de las noticias sobre el coronavirus con relación a la gran cantidad de información que hay sobre el tema, mucha de ella poco rigurosa. 

12. Chinofobia, mejor que sinofobia 

Con el sentido de ‘aversión a los chinos y a la China’, resulta preferible el término chinofobia, frente a sinofobia, pues el elemento compositivo sino- se emplea para aludir al estudio de la lengua y a la cultura de la China. 

13. Wuhan Hubei, pronunciación adecuada 

A continuación se puede escuchar el nombre de la ciudad y de la provincia de la que es capital pronunciados por una de nuestras compañeras de la Agencia EFE en Pekín. 

  DARIO JARAMILLO, DE CUMPLEAÑOS 
Queridos lectores lunáticos:(De la editorial Luna libros)
  El 28 de julio cumple nuestro autor lunático Darío Jaramillo Agudelo y para celebrarlo compartimos con ustedes el comentario de José Emilio Pacheco a Cartas cruzadas, novela epistolar de Jaramillo Agudelo publicada en 1995. El año pasado, en coedición con Pre-Textos y bajo el nuevo sello de Pre-Textos América, sumamos a nuestro catálogo la edición conmemorativa. El texto de Pacheco apareció por primera vez el 16 de agosto de 1999 en el número 1189 de la revista Proceso y está incluido en el volumen III de Inventario, publicado por Ediciones Era en 2017. Esperamos que lo disfruten y se animen a emprender la lectura de esta fabulosa novela. 

 

Sobre Revista Corrientes 3763 Artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*