Martes de la luenga lengua: Gestionar, ceñir, neologismos, mayor, entre más

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA  

por  Efraim Osorio López (eolo1056@yahoo.com)

Los neologismos, para ser válidos y, por esto, aceptables, deben ser necesarios, armoniosos y construidos de acuerdo con las normas del idioma. 

‘Gestionar’ es otro de esos términos que, como lo he dicho, algunos escritores y expositores emplean a la topa tolondra, simplemente porque están ahí. La columnista María Leonor Velásquez Arango lo utilizó en la siguiente oración, en la que habla de las ‘emociones’: “El problema radica en nuestra incapacidad de reconocerlas y gestionarlas…” (LA PATRIA, 26/5/2021). ‘Gestionar emociones’ es una acción irrealizable, porque ese verbo significa “hacer diligencias conducentes al logro de un negocio o de un deseo cualquiera”, y su efecto es futuro, por ejemplo, ‘gestionar un préstamo’. No se gestiona lo que ya se posee. Las ‘emociones’ (“alteraciones del ánimo intensas y pasajeras, agradables o penosas, que van acompañadas de cierta sensación somática”) se ‘sienten’, y puede uno ‘dominarlas’ o no –encauzarlas hacia el bien o el mal–, de acuerdo con la voluntad de cada cual. O permanecer pasivo o indiferente ante ellas. Y hay ‘emociones’ que sólo se pueden sentir y disfrutar, como al oír una sinfonía de Beethoven, al mirar una pintura de Velásquez o de Caravaggio o al leer a García Márquez. Y otras, que se sienten pero no se disfrutan, como la que produce la visión de algo desagradable. ***

El verbo ‘ceñir’ tiene muchos significados, el primero de ellos, “rodear, ajustar o apretar la cintura, el cuerpo, el vestido u otra cosa”. También, y dicho de una cosa, “cerrar o rodear a otra”. Viene del latín ‘cingere’ – ‘cercar, rodear; envolver, sitiar; circundar, escoltar’. Sus sinónimos son numerosos: los diccionarios especializados le asignan 31, entre los cuales no está ‘cernir’, verbo que, si no me equivoco, fue sustituido por ‘ceñir’ en la siguiente oración: “De lámparas que iluminen el oscurantismo que se ciñe sobre nuestras cabezas, cabalgando a lomo de extremistas…” (LA PATRIA, Fernando-Alonso Ramírez, 29/5/2021). “…que se cierne sobre nuestras cabezas”, porque considero que la idea que el redactor quiso expresar fue la de algo que, digamos, ‘revolotea’ encima de nosotros, no algo que ‘rodea nuestras cabezas’. ***

Los neologismos, para ser válidos y, por esto, aceptables, deben ser necesarios, armoniosos y construidos de acuerdo con las normas del idioma. Condiciones que no cumple el término ‘simplejidad’, inventado, o tomado de no sé dónde, por la columnista Blanca Mery Sánchez, y empleado en esta frase:   “…contamos con un súperpoder que es la simplejidad, o la habilidad para convertir lo complejo en aplicable y sencillo” (LA PATRIA, 29/5/2021). Y su definición es peor, porque la desinencia ‘–idad’ significa ‘cualidad’ en sustantivos abstractos tomados de adjetivos, como ‘complejidad’ (cualidad de ‘complejo’, su adjetivo) y ‘simplicidad’ (cualidad de ‘simple’, su adjetivo). “Convertir algo complejo en simple” ya tiene su verbo en castellano, ‘simplificar’; su adjetivo, ‘simplificable’, y su sustantivo, ‘simplificación’. Los diccionarios no asientan el término abstracto ‘simplificabilidad’ (habilidad para simplificar), que sería el apropiado en el texto de la columnista. Los neologismos deben ser… Además, ‘superpoder’ no lleva tilde. ***

Estupor me causó la lectura de la siguiente afirmación, no por su significado, sino por la expresión ‘más mayor’, de la que hablé hace poco: “El tamaño del ‘Diccionario de americanismos’ sorprendió a los académicos y alarmó a los puristas, pues es más mayor al del DLE” (El Tiempo, Fernando Ávila, 1/6/2021). Digo ‘estupor’, porque su autor es un buen conocedor de las normas gramaticales. En buen castellano, “…es más grande que el DLE”, porque ‘mayor’ es el comparativo de ‘grande’ –excluye el adverbio ‘mas’–, y la relación se establece con la conjunción ‘que’, nunca con ‘a’, a veces con ‘de’ (‘era mayor de lo que se creía’). Esto él lo sabe muy bien. ***De Oasis: “Entre más se sube, más naranjas se ponen” (LA PATRIA, 29/5/2020). “Mientras más se sube, más anaranjados se ponen” “más color naranja se ponen”. Así

Ortografía para todos 

Por Juan David Villa/ El Colombiano 

Casi todas las letras tienen su nombre y listo. Unas pocas han tenido más de uno. Por un lado, está el dúo b y v. ¿Cómo las leyeron? A ver: ¿be y uve?, ¿be y ve?, ¿de burro y de vaca? Este último apellido tiene un problema grande: también existe baca. Pero ni tanto: todos entendemos que la ve de vaca es de la vaca que da leche. La baca es esa parrilla que tienen algunos carros en el techo para llevar chécheres. 

La Ortografía (2010) más reciente, la última publicada por las academias, nos sugiere usar los nombres be (obvio) y uve para evitarnos los apellidos: que chica, grande, alta, baja… Sugerencia. Los únicos nombres incorrectos del todo son be labial y ve labiodental, porque si decimos ve labiodental, entonces tendríamos que pronunciar esta casi mordiéndonos los labios, como la f (esta sí es labiodental). Mentiras, no tanto como morder los labios: solo ponemos los dientes de arriba sobre el labio inferior (digan efe). En latín, la be y la uve sí tuvieron cada una su pronunciación y así ocurre en otras lenguas que tenemos cerca. 

La w, en este orden, pues sería uve doble (es la sugerencia), pero realmente doble u no causa ningún enredo. Como les conté tal vez la semana pasada (ya ni me acuerdo de lo que escribo), tenemos la ye y la i, como para evitarnos, de nuevo, los apellidos griega y latina (aunque sean ciertos). Y, pilas con este, que no tiene confusión, pero sí sufrió cambio hace 11 años: la r se llama erre y el dígrafo rr doble erre. La r se llama erre incluso en caro o Carolina, donde suena suavecito y no como metralleta. Y en ratón, donde sí suena como metralleta, con más razón. 

Casi se me olvida esta: la ll. Y recuerden que no es una letra, es un dígrafo. Por eso no está en el abecedario. Se llama doble ele o elle. 

Preguntan los lectores 

Alejandro Escobar. Quisiera conocer la razón por la cual muchas personas, especialmente aquellas que están promocionando sus negocios, utilizan la palabra “alta” (alta cocina, alta estética, alta odontología) como dando a entender que también hay de eso mismo, pero bajo. ¿Será esnobismo? 

Alejandro, puede que sea esnobista. Sí. Quiero decir: esnobistas porque a lo mejor muchos negocios ofrecen un servicio malo y le ponen ese adjetivo como para chicaniar. Finalmente, ser esnobista es chicaniar. Están en su derecho y, de todas maneras, el esnobismo puede empujar: muchos primero chicanean, pero luego tal vez terminan ofreciendo un servicio/producto que realmente merezca eso de “alta tal cosa”. No sé. En todo caso, lo de alta se ajusta porque indica excelencia. Hasta aquí puedo llegar porque ya me estoy metiendo en mares que conozco menos que el que navego todos los días (la gramática). No sé, por ejemplo, si alta cocina se oponga a cocina popular. Pero sería una imprecisión y una injusticia porque la cocina popular sí que es excelente. 

EL LENGUAJE EN EL TIEMPO 

POR Fernando Ávila 

Pregunta de varios lectores, incluidos Daladier Osorio y Plinio Bustamante: ¿Podría usted recordarles a los periodistas de radio y televisión que no se dice “las 10 millones de dosis”, sino “los diez millones de dosis”?

Respuesta: Con todo gusto. Periodistas de radio y televisión, por favor, hagan la concordancia del artículo con la palabra millones, que es masculina, “el millón” (no “la millón” ni “la millona”) y “los 10 millones” (no “las 10 millones” ni “las 10 millonas”). No importa si lo que sigue al número es masculino, “los 10 millones de vacunados”, o femenino, “los 10 millones de vacunadas”, y, por supuesto, “los 10 millones de dosis” 

Todo Colombia

Juan Manuel Díaz pregunta si lo correcto es “todo Colombia o toda Colombia”.

Respuesta: Los nombres de los países son femeninos si terminan en -a, sin tilde, o en su plural -as, “la Italia medieval”, “nuestra hermana España”, “toda Colombia está abierta”, “viaje a las Bermudas legendarias”, “conozca las Bahamas románticas”. Son masculinos los demás: los que terminan en -á, con tilde, “el Panamá que no conocí”, “nuestro querido Canadá”; los que terminan en otra vocal, “el Chile folclórico”, “todo Haití lo sufrió”, “se fue para el Congo”, y los que terminan en consonante, “el Irak bombardeado”, “el conflictivo Ecuador del ayer”, “el atractivo Túnez místico y salvaje”…. 

Influir

Gloria Durán pregunta: ¿Cuál de los dos verbos es el correcto, influir o influenciar?

Respuesta: Los dos son correctos. En Colombia hay más tendencia al uso de influenciar, “Lo ha influenciado sus profesores”, y la Academia prefiero influir, “Lo han influido sus profesores”, pero, como queda dicho, las dos formas son correctas. 

Apertura

Fabio Silva pregunta: ¿Qué pasa con tanto aperturar, aperturado, aperturando, aperturación, que se oye a toda hora en radio y TV?

Respuesta: En el Diccionario de la lengua española, 2010, figura apertura, ‘acción de abrir’, con ejemplos de uso en óptica, “apertura angular”, y en el lenguaje jurídico, “apertura del testamento”. Nada más. No figura el verbo aperturar, cuyo gerundio sería aperturando y cuyo participio sería aperturado. Tampoco registra el sustantivo aperturación. ¡Qué tal! Hay demasiada creatividad en torno a la palabra apertura, y para la mayoría de oyentes es bastante antipática. No olviden que el verbo abrir y sus derivados son muy útiles, abriendo, abierto, abrirán, abertura…

Está claro que una sinfonía no comienza con apertura, sino con obertura; que la víctima de arma blanca no tiene una apertura en la cabeza, sino una herida; que las bolsas plásticas de reciclaje no se aperturan, sino que se abren, y que la verdad del victimario no es aperturación, sino sinceridad…

Preguntas: feravila@cable.net.co 

OVNI 

 

Buscar 

El término ovni, acrónimo de objeto volador no identificado, ha pasado a ser un sustantivo común, por lo que lo adecuado es escribirlo enteramente con letras minúsculas

Sin embargo, en la prensa es frecuente encontrar ejemplos como «El Pentágono se prepara para revelar información inédita sobre OVNIs», «14 OVNIS rodean un barco de guerra: el Pentágono confirma la veracidad de las imágenes del radar» o «Armada chilena confirma avistamiento de un OVNI en noviembre de 2014». 

Aunque en su origen esta voz era un acrónimo, una sigla que puede pronunciarse como una palabra, ya se ha incorporado al léxico común del idioma y hoy se escribe con todas las letras en minúsculas. Este proceso es muy frecuente en este tipo de siglas (pymeláser, etc.), que, en su evolución, pasan de ser escritas en mayúsculas a hacerlo en minúsculas y que así figuran recogidas en el diccionario académico (ovnipymeláser, etc.). 

Sobre el plural, cabe añadir que, mientras son siglas, lo adecuado es no pluralizar en su forma escrita el término en sí, sino solo los determinantes y adjetivos que lo acompañan (las PYME). Sin embargo, cuando están ya lexicalizadas, al pasar a ser sustantivos comunes, forman el plural de acuerdo con las normas generales del español (ovnis, pymes, láseres).  

De este modo, en los ejemplos anteriores, habría sido preferible escribir «El Pentágono se prepara para revelar información inédita sobre ovnis», «14 ovnis rodean un barco de guerra: el Pentágono confirma la veracidad de las imágenes del radar» y «Armada chilena confirma avistamiento de un ovni en noviembre de 2014». 

Sobre Revista Corrientes 5050 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*