Martes de la luenga lengua: Excepcional, homicidio, despublicar…

Imagen graflapersistencia.com

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA  

Por Efraim Osorio López (La Patria, de Manizales) 

eolo1056@yahoo.com  

Un juez que tiene el poder de ‘ordenar despublicar lo publicado’, podría también ‘ordenar desasesinar al asesinado’. 

Ignoro si consciente de su casticidad, la ministra de transporte Ángela María Orozco echó mano del verbo ‘excepcionar’ en su participio pasado: “Personas que estaban excepcionadas y servicios que estaban excepcionados”. Mi fuente dice que oyó la frase en RCN Radio (31/8/2020), lo que le causó extrañeza. A mí también, porque, valga la verdad, nunca había oído ni leído tal verbo. Como siempre en casos parecidos, consulté el diccionario, y, para mi sorpresa, ahí estaba. En uno de ellos, viejísimo, aparece con esta definición: “Poner excepciones”, nada más. El último de la Academia de la Lengua (2014) le da estas acepciones: “1. Der. Alegar excepción en el juicio. // 2. Poco usado. Exceptuar”. Ese significado jurídico fue acogido por el mismo diccionario apenas en la primera mitad del siglo XX, así: “P. us. Exceptuar. // 2. For. Alegar excepción en el juicio”. Desconozco también qué tan empleado sea hoy en día entre los juristas. De todas maneras, algo se aprende cada día. *** 

Todo aquel que le quita la vida a un semejante es un ‘homicida’, no importan los medios de que se valga ni otras circunstancias. Por esta razón, el columnista de El Tiempo Carlos Castillo Cardona se equivocó al hacer esta afirmación: “Los homicidios son el matar a una persona sin que exista premeditación u otra circunstancia agravante” (2/9/2020). El ‘asesinato’ –“acción y efecto de asesinar” (“matar a otro con premeditación y alevosía”) – es también un ‘homicidio’, como lo son también todas las otras formas de acabar con la vida de un semejante, por ejemplo, en un accidente automovilístico, cuyo causante puede ser acusado o no de ‘homicidio culposo’. En conclusión, todo asesinato es un homicidio, pero no todo homicidio es un asesinato. *** 

En febrero de este año, antes del comienzo del confinamiento, leí por primera vez el absurdo verbo ‘despublicar’. Volví a verlo escrito este mes en un pie de foto de El Tiempo, nada menos: “Pantallazo del video que el juez ordenó despublicar y alcanzó a acumular 11 millones de visitas” (Colombia, 2/9/2020). Como lo dije en aquella oportunidad, ése es un término imposible de definir, porque una vez puesta una noticia en circulación en cualquier medio de comunicación es imposible convertirla en algo ‘no publicado’, puees un hecho consumado: ¿cómo se ‘despublica’ algo que tuvo once millones de visitas’? Un juez que tiene el poder de ‘ordenar despublicar lo publicado’, podría también ‘ordenar desasesinar al asesinado’. *** 

Aunque no muy seguro de ello, creo que el verbo ‘cautelar’ está fuera de lugar en la siguiente oración: “La Contraloría, la Procuraduría, la Fiscalía y la Defensoría acumulan un inmenso poder presupuestal y burocrático; deciden sobre los derechos y libertades ciudadanos y cautelan la transparencia de las acciones del poder político” (LA PATRIA, Guido Echeverri, 5/9/2020). Digo que está desubicado, porque ‘cautela’ significa “prevenir, precaver”, pues viene de ‘cautela’ (“precaución, cuidado o reserva y sigilo con que se ejecuta algo, en previsión de un riesgo o sin ser notado”). De aquí las ‘medidas cautelares’ que se toman, por ejemplo, para evitar un ataque terrorista. ¿Quiso tal vez decir ‘protegen, tutelan’? ¿O ‘vigilan’? Como dije, no estoy seguro. *** 

El pronombre indefinido ‘cualquiera’, cuando se emplea como ‘adjetivo’, se apocopa antes del sustantivo, verbigracia, ‘cualquier hombre, cualquier mujer’. Y esto lo sabe muy bien el columnista de Eje 21 Hernando Arango Monedero. No obstante, esto escribió, aunque pudo haber sido un error de digitación: “…se va lanza en ristre (Iván Cepeda) contra el Fiscal y contra cualquiera otro que 

vaya a asumir el conocimiento de la causa” (8/9/2020). “…cualquier otro”, así. En la época de los clásicos del castellano, ‘cualquiera’ era invariable, por ejemplo, de Lope de Vega: “Y tendrá la niña sus trece puntos, como cualquiera hijo de vecino, aunque aunque entren los gigantes…” (La Dorotea, II, V). Hoy decimos ‘como cualquier hijo de vecino’- 

¿Cómo se dice: ¿’Aguas lluvias’, ‘agua lluvia’ o ‘aguas pluviales’?  

Por: Fernando Ávila/EL TIEMPO 

Solicitud: “Favor explicar la palabra antonomasia”, José J. Arias.

Respuesta: Comienzo por decirle que sinécdoque es un recurso literario o retórico, por el cual se denomina el todo por la parte, como cuando se dice pan para referirse a ‘la comida en general’ o alcohol para aludir a ‘cualquier licor’. 

Temas relacionados 

ORTOGRAFÍA  

¿Pues bien, antonomasia es una sinécdoque que permite denominar una profesión por el nombre de su más excelso representante, como cuando se le llama galeno al ‘médico’, por el sanador griego Claudio Galeno, eminencia suprema del arte de la curación, o anfitrión a la ‘persona que invita a su casa’, por Anfitrión, personaje de la mitología griega que invitó a su casa a Zeus, para que cuando quisiera estuviera con Alcmena, su esposa.

La antonomasia funciona también en sentido inverso, la parte por el todo, como cuando alguien dice con contundencia la película, para referirse a su cinta favorita. Aplicado a personas, es usual que se diga el Orador, para referirse a Cicerón; el Filósofo, Aristóteles; el Apóstol, san Pablo, o el Libertador, Simón Bolívar, entendiendo que hay numerosos oradores, filósofos, apóstoles y libertadores, pero ellos los representan en su estado más puro y acabado.  

Hay también antonomasias geográficas, la Ciudad Eterna, Roma; la Ciudad Luz, París; la Atenas Suramericana, Bogotá; la Ciudad de la Eterna Primavera, Medellín.
Y las hay también con nombres comunes, como la píldora (para referirse a la pastilla anticonceptiva), el pernil (de cerdo) o la bebida (alcohólica).

Cuando en los medios informativos se quiere ponderar algo o a alguien, se suele decir, por ejemplo, “La vigilancia es el servicio por antonomasia de la Policía” (EL TIEMPO), “El control se erige en el principio democrático por antonomasia” (El Espectador), “Barça no puede entenderse sin la magia de Messi, el crac por antonomasia” (Sport). Religioso y diocesano Cita: “Usted es el único religioso de su familia” (entrevista de Semana a monseñor Luis José Rueda).

Mejor: “… el único clérigo”, pues, como él mismo lo aclara cuando responde “yo soy de la diócesis de Socorro y San Gil”, Rueda es parte del clero diocesano, no del clero religioso (jesuitas, carmelitas, etc.). Una precisión sutil, pero importante.  Radio 15 Cita: “[CARLOS PINZÓN] fue promotor del rock, promocionándolo en Hora 15”.

Mejor: 
“… en Radio 15”, nombre de la primera emisora juvenil de Colombia, creada en los años 60, que sirvió para catapultar a Harold, Óscar Golden y Lyda Zamora, entre otros. Aguas lluvias Pregunta: ¿“Aguas lluvias”, “agua lluvia” o “aguas pluviales”?, Andrés Alberto Aillón Diazgranados.

Respuesta: Según la Academia, las tres formas son correctas para referirse al ‘agua que cae de las nubes’.  Preguntas: feravila@cable.net.co  internet Tomado de Fundación para el español urgente (Fundéu)
El DPD define internet como[1]: Red mundial de computadoras u ordenadores interconectados mediante un protocolo especial de comunicación. En ese diccionario se indica que la forma mayoritaria de escribir Internet en el ámbito hispánico es con inicial mayúscula y sin artículo, ya que funciona como nombre propio, pero también admite la escritura con minúscula. En la Ortografía académica cuando se usa la palabra en el texto (no en ejemplos) aparece siempre con mayúscula inicial (pp. 451, 507, 516, 517): … en las normas de cortesía establecidas para las comunicaciones en Internet… En la vigésima tercera edición del DRAE aparece la entrada internet con minúscula, aunque en ella se indica que también se puede escribir con mayúscula[2]: En Europa, Internet supone ya el 20 % del consumo de medios. La mayoría de los colegios ya tienen acceso a internet. El DRAE también indica que internet es un nombre ambiguo, nombre común de cosa que se emplea como masculino o como femenino, aunque el DPD considera preferible usar las formas femeninas (la, una, etc.) si se opta por anteponer un artículo u otro determinante, puesto que el nombre genérico red, equivalente español del inglés net, es femenino. En el diccionario Clave figura como sustantivo femenino[3]. Nadie puede asegurar cómo será la Internet del futuro. En el Diccionario del estudiante, de las Academias de la lengua, viene en minúscula y como voz femenina, pero aclara que aparece frecuentemente en mayúscula y también es válido el masculino, con el ejemplo: Se pasa el día navegando por Internet La palabra Internet deriva de la forma inglesa International Net (‘red internacional’). Otras redes existentes en la actualidad —sobre todo en el ámbito académico— o ya desaparecidas reciben otros nombres (como JANET, Infovía, ARPANET, Internet2). En español es una palabra aguda (/internét/). Debe evitarse la pronunciación esdrújula /ínternet/, ya que corresponde al inglés.  LECTURA RÁPIDA (DE UN TALLER DE MARIO ESCOBAR)  Al hablar del tiempo suelo poner una comparación: los gringos, que a toda hora andan a mil kilómetros por minuto, se han inventado un concepto: el de “las comidas rápidas”. Un sánduche o una hamburguesa para sostener con una mano, mientras con la otra accionan una palanca o aprietan un botón. Por contraste, los franceses tienen fama bien ganada de ser padres de la gastronomía, refinados “gourmets” que se toman su tiempo en una preparación y se toman su tiempo degustándola. Los cursos de lectura rápida son excelentes para los ejecutivos que deben leer páginas y páginas de memorandos, informes, cartas, textos bajados de Internet, etc., pero no para los literatos. La literatura no es para ser leída en un bus en movimiento, en una banca del Metro. La literatura debe ser degustada, digerida, asimilada. La literatura es enemiga de “la lectura rápida” o, mejor dicho, al revés. (Citado por Orlando Ramírez, Orcasas) www.oscardominguezgiraldo.com  

Sobre Revista Corrientes 4257 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*