Martes de la luenga lengua: Estar-ser, alborotar, cada uno

Ilustración Revista Debate

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA

  por  Efraim Osorio López

eolo10566@yahoo.com

¿Será ésta la significación del participio ‘alborotada’ en el dicho “quedó la novia vestida y alborotada?”

Los verbos ‘estar’ y ‘ser’ son diferentes, razón por la cual no pueden usarse el uno por el otro, como lo hizo el autor de la siguiente oración, en la que empleó ‘estar’ por ‘ser’: “El proyecto de Superintendencia que estaba obligatorio por mandato legal terminó derretido en el Ministerio del gobierno Santos” (LA PATRIA, Luis Felipe Gómez Restrepo, 28/3/2021). Cuando decimos ‘él es alegre’, expresamos la cualidad permanente que a quien nos referimos posee. Pero si afirmamos que ‘él está alegre’, manifestamos que ‘él’ goza de un momento de alegría. El verbo ‘ser’ (del latín ‘esse’ –‘ser, existir’–) expresa, generalmente, una idea permanente, como la esencia o la naturaleza de algo (‘es un ser humano’), o alguna cualidad (‘es bondadoso’). Y el verbo ‘estar’ (del latín ‘stare’ –‘estar en pie, estar, mantenerse derecho’–) expresa, generalmente también, una idea transitoria, como el estado de ánimo de una persona (‘está triste’), o el lugar en que alguno se encuentra (‘está en el hospital’). En la oración glosada, como se trata de una orden permanente, debió usarse el verbo ‘ser’, ‘era obligatorio’. Éstas son apenas nociones elementales, que no abarcan todo lo que se puede decir sobre estos dos verbos, que, con ‘haber’, son piedras angulares de la oración gramatical del castellano. Nota: hay quienes, en forma esnobista, emplean el verbo ‘ser’ por ‘estar’ en frases como ésta: “Enseguida soy con usted”. ¡Uf! ***

Cuando los paisanos dicen “se alborotó el avispero” expresan que algo causó algarabía, discordia, conmoción, etc. Y aunque el verbo ‘alborotar’ significa también ‘desordenar’ (‘el viento alborotó sus cabellos’), ‘trastornar’ y muchas otras acciones (son más de veinte sus sinónimos), entre ésas no está la de ‘aumentar’ o ‘incrementarse’. Un acucioso lector leyó en LA PATRIA este titular: “Cuidado: se alborotaron los accidentes de tránsito en Manizales” (9/4/2021), titular que debió redactarse así: “¡Cuidado! Aumentaron los accidentes…”. El verbo ‘alborotar’ viene del latino ‘volutare’ (‘dar muchas vueltas, revolcar, revolcarse; dar vueltas en la mente, meditar, reflexionar’). De él enseña Corominas: “1475 (…). El catalán ‘esvalotar’ (‘avolotar’ en la Edad Media) conserva una forma más próxima a la latina, que en castellano se alteró por disimilación e influjo de ‘alborozar’”. Nota: este verbo significa también ‘excitar-se’. ¿Será ésta la significación del participio ‘alborotada’ en el dicho “quedó la novia vestida y alborotada?”. ***

La locución pronominal ‘cada uno’ es singular, pues se refiere a uno solo de los miembros o elementos de un todo, por ejemplo,  ‘cada uno de los libros de un autor lleva su sello’.  Por ello, debe concordar con su verbo en singular. Olvidando tal vez esta norma, el escritor Eduardo García Aguilar escribió: “…como si cada uno de esos textos, desde los iniciales a los últimos, fueran escritos por diversos personajes de uno mismo…” (LA PATRIA,  4/4/2021). “…como si cada uno de esos textos (…) fuera escrito…”, castizamente, porque esa locución singulariza –tal, su oficio– las partes de ese todo (‘textos’). Si no se quiere hacer esta particularización, empleamos el adjetivo ‘todos-as’: “…como si todos los textos fueran escritos…”. De cuando en cuando, decimos o escribimos ‘todos y cada uno’ con el fin de hacer énfasis en la participación de todas las partes en la acción del verbo correspondiente, como si dijéramos ‘todos sin excepción’. En este caso, el verbo debe concordar con su sujeto en plural. Elemental. ***

Es usual entre los periodistas hablar de ‘errores involuntarios’. De muestra, ésta: “…efectivamente se suscitó un error de digitación involuntario…” (LA PATRIA, Primer plano, 14/4/2021). No hay ‘errores voluntarios’, porque, si interviene la voluntad para cometerlo, media la malicia, lo que convierte ese ‘error’ en ‘falta’ (‘quebrantamiento de una obligación’), ‘engaño, calumnia, pecado, delito, crimen’, etc. Son muchos los ‘errores’ y diversas las causas que nos hacen caer en ellos, pero siempre involuntariamente. Sobra, por tanto, al hablar de un ‘error’ propiamente dicho, el adjetivo ‘involuntario’.

El lenguaje en el tiempo 

Por Fernando Ávila/EL TIEMPO 

Cita: “Fernán Martínez Mahecha es un periodista, publicista y empresario”. Comentario: Sobra “un”. En español es suficiente decir “… es periodista, publicista…”.

Asesinato

Cita: “Lo que Piedad Córdoba le dijo a la JEP sobre el crimen de Álvaro Gómez”. Mejor: “… sobre el asesinato de Álvaro Gómez”. El crimen es el delito del asesino. El criminal es el asesino, no la víctima. 

Pregunta Lucía Santa: ¿Qué es “díver”?

Respuesta: Es el acortamiento de ‘divertido’, “fue una velada díver”. 

Coma e y

Cita: “Iván Duque Márquez, el ministro de Industria y Comercio, José Manuel Restrepo y todo su equipo…”. Comentario: Tal como está puntuado, esta enumeración se compone de cuatro elementos: Duque, el ministro, Restrepo y el equipo. En la vida real esta enumeración es de solo tres. Hace falta la coma después de “Restrepo” y antes de la y. Es muy posible que no se haya marcado por el mito de que “donde va la y no va la coma”. La norma real es que “donde va la y no va la coma enumerativa”, pero puede ir cualquier otra coma. En este caso, la coma explicativa que encierra el inciso “José Manuel Restrepo”. La puntuación correcta es: “Iván Duque Márquez, el ministro de Industria y Comercio, José Manuel Restrepo, y todo su equipo…”.

También puede deberse al mismo motivo la omisión de la coma en esta otra cita: “Ese partido fue entre el América de Cali y la Lotería del Cauca y se acabó cuando Jairo Ampudia sacó del estadio el balón”. Falta la coma separativa después de “Cauca” y antes de la y. Se trata de dos frases completas, cada una con su verbo (fue y se acabó).

En casos como este, la segunda frase, que empieza con y, debe ir separada con coma.
Hay otros casos en los que la coma y la y se puede encontrar.

Uno de ellos, cuando la y equivale a pero, es decir, cuando no es conjunción copulativa, sino adversativa, “Vivió en Inglaterra, y no aprendió inglés (‘vivió en Inglaterra, pero no aprendió inglés’).

Otro, cuando en la narración aparece un parlamento en el que después del vocativo va una y, porque parlamentos atrás se había comenzado la enumeración, “Sancho, y no olvides visitar a Teresa”, “Mamá, y también me traes la cartulina”.

Lo que sigue siendo válido, como lo ha sido siempre, es que al unir con y el penúltimo y el último elemento de una enumeración de elementos análogos debe ir la y sin coma, “guayos, morrales y guantes”, “Millonarios, Sana Fe y La Equidad”, “Juanes, Vives, Fonseca, Cepeda y Yatra”. Estas comas son enumerativas.

Preguntas: fernandoavila@cable.net.co 

MODA: EXTRANJERISMOS CON EQUIVALENTES EN ESPAÑOL 

Por fundéuRAE 

Con motivo de la nueva edición de la Mercedes-Benz Fashion Week, que se celebra en Madrid entre el 8 y el 11 de abril, a continuación se ofrece una lista de equivalentes en español a extranjerismos habituales en el mundo de la moda: 

backstage: bambalinas, bastidores 

casual: (estilo) informal 

catwalk: pasarela 

celebrities: famosos 

clutch: bolso de mano, bolso de fiesta, cartera 

coolhunter: cazatendencias o buscatendencias 

denim: tejido vaquero, mezclilla 

dress code: etiqueta, código de vestimenta, reglas de vestimenta 

fashion trendy: de última moda, de moda, lo último, tendencia 

fitting: prueba de vestuario 

front row: primera fila 

glitter: brillante 

it-girl: chica de moda, chica icono 

jumpsuit: mono 

look: imagen, estilo, aire 

lookazo: modelazo, estilazo, imagen espectacular o buen aspecto 

lookbook: catálogo, porfolio o libreta de tendencias 

make up: maquillaje 

monochrome: monocromático, monocromo, monocolor 

monogram: monograma 

mule: babuchas, sandalias tipo babucha 

must o must have: (prendas, accesorios…) imprescindibles o infaltables 

new face: (para modelos) cara nueva 

outfit: conjunto 

oversize: holgado 

paillette: lentejuela 

print: estampado 

shooting: sesión fotográfica 

shopping: ir de compras 

showroom: salón de exposición 

sneakers: (zapatillas) deportivas 

sport wear: ropa deportiva 

stretch: elástico 

top model: supermodelo 

tricot: punto 

A pesar de la recomendación general de evitar los extranjerismos siempre que tengan equivalentes en español, en este mundo de la moda hay términos extranjeros ya asentados en nuestra lengua, como vintage (ropa de hace más de veinte años o inspirada en ella), prêt-à-porter (ropa hecha en serie) y outlet (tienda de productos descatalogados y rebajados). Si se utilizan estas voces, lo adecuado es escribirlas en cursiva o, si no se dispone de ese tipo de letra, entrecomilladas. 

Algunas voces de otros idiomas, como el galicismo atelier (‘taller o estudio de un pintor, de un escultor o de un modisto’), se han incorporado ya plenamente al español y aparecen recogidas en redonda en el diccionario académico. 

Sobre Revista Corrientes 4774 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*