Martes de la luenga lengua: Engrosar-engruesar, antes, previo, asesinato

FOTO El maestro Pablo Jaramillo, ceramista de Sonsón, pintó este dibujo de la buhardilla que habitó en sus tiempos de estudiante de arte en París

Fundación para el español Urgente/RAE

Con motivo de las elecciones presidenciales que se celebran en Colombia, se ofrecen algunos consejos para una adecuada redacción de las noticias relacionadas con este acontecimiento.

Además, en esta otra recomendación pueden consultarse unas claves generales válidas para la cobertura de cualquier proceso electoral.

1. Los nombres de los partidos, en mayúscula y sin comillas

Los nombres oficiales de los partidos y las coaliciones se escriben con mayúscula inicial y sin comillas: Alianza VerdeCentro DemocráticoAlianza Social IndependientePacto Histórico… Sin embargo, los nombres colectivos de sus militantes y seguidores (conservadoresliberales…), así como los de sus doctrinas (conservatismoliberalismoizquierda…), se escriben en minúscula.

2. Balotaje, grafía adecuada

En el sistema electoral colombiano, si ninguna candidatura obtiene una mayoría suficiente en la primera vuelta, ha de celebrarse una segunda con los dos candidatos más votados. Esta segunda vuelta se denomina también balotaje (con una sola l, con una t y con j), que es la adaptación adecuada en español del galicismo ballottage.

3. Vicepresidente, no vice presidente

El término vicepresidente se escribe en una sola palabra y sin guion, siguiendo las reglas de escritura de los prefijos (no vice presidente ni vice-presidente).

4. Sandra de las Lajas, pero la candidata De las Lajas

El nombre de la candidata a la vicepresidencia por Colombia Justa Libres, Sandra de las Lajas, se escribe con las palabras de y las en minúscula. Sin embargo, para referirse a la candidata únicamente por el apellido, De las Lajas, la preposición de pasa a escribirse con mayúscula inicial.

5. 900 000 o novecientos mil, no 900 mil

Para referirse a cantidades que se cuentan por miles, como el número de votos o de votantes, no es apropiado mezclar cifras y letras. Así, lo adecuado es escribir 900 000 votos o novecientos mil votos, pero no 900 mil votos. Sin embargo, para las cantidades que se cuentan por millones, sí es posible la combinación de cifras y letras, por lo que 1 millón de votos o 4 millones de votos son fórmulas válidas.

6. Las FARC y la FARC, diferencias

Las FARC, con el artículo en plural, es el acrónimo de Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y se refiere a la desaparecida organización.

Por su parte, la FARC, con el artículo en singular, designaba a la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, partido político formado por exintegrantes del grupo mencionado que hoy ha pasado a denominarse Comunes.

En ambos casos se trata de acrónimos que pueden leerse como palabras, por lo que es posible escribirlos con todas sus letras en mayúscula (las FARCla FARC) o solo con la inicial mayúscula (las Farcla Farc).

7. Exmiembro de las FARC

Para referirse a los antiguos miembros de las FARC, lo preferible es emplear la forma exmiembro de las FARC, con el prefijo ex- unido a la palabra miembro.

8. Acuerdo de paz o negociaciones de paz, en minúscula

Cuando se emplean estas formas abreviadas (acuerdo de paznegociaciones de pazproceso de paz…), que no son el nombre de un documento oficial o histórico, lo adecuado es escribirlas en minúscula. Si, por el contrario, se usa el nombre oficial, la Ortografía señala que todos sus elementos significativos van en mayúscula (Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera), aunque, al tratarse de una expresión larga, es posible, al citarlo en un texto, escribir con mayúscula solo la primera palabra y usar las comillas o la cursiva para delimitar el nombre completo.

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA 

por  Efraim Osorio López

eolo1056@yahoo.com

Error inaceptable llamar ‘preposición’ al adverbio ‘antes’, como atinadamente lo advirtió el corresponsal de la ‘La voz del lector’ Rigoberto Escudero Osorio. 

En su artículo para LA PATRIA, la señora Patricia Nieto Nariño echó mano del verbo ‘engrosar’ dos veces al referirse a los ‘derechos’ de algunos ciudadanos: “El objetivo de un gran número de constituyentes fue engrosar los derechos sociales…”, “…engrosar los derechos de los pueblos indígenas” (17/5/2022). ¿Tiene en estas frases dicho verbo el significado de ‘incrementar’? Si así fuese, estaría bien empleado, pues ése es uno de sus sinónimos. Y traigo esto a cuento, porque otro de sus sinónimos es ‘engruesar’ (“hacer más grueso algo”), que no aparece en algunos diccionarios antiguos, y que, me parece, sobra, pues ‘engrosar’ lo reemplaza cabalmente. De ‘engrosar’ enseña don Manuel Seco: “Este verbo tiene una conjugación irregular, como ‘acordar’, y una regular. La primera –la más antigua– está hoy casi en desuso. De las dos acepciones de ‘engrosar’, una, ‘poner grueso’, tiende a expresarse hoy por medio del verbo ‘engruesar’; la otra, ‘acrecentar’, se expresa por medio del regular ‘engrosar’ ”. Para evitar esta confusión, mejor dicho, para simplificar, podríamos eliminar el verbo ‘engruesar’ y hacer de ‘engrosar’ uno exclusivamente irregular (modelo,  ‘contar’), como ‘reforzar’, que no necesita para ninguna de sus acepciones del infinitivo ‘refuerzar’. ***

En uno de mis recientes artículos hice la siguiente pregunta: “¿Por qué no volvemos a expresar esa idea con la preposición ‘antes’ como siempre lo hicimos?”. Error inaceptable llamar ‘preposición’ al adverbio ‘antes’, como atinadamente lo advirtió el corresponsal de ‘La voz del lector’ Rigoberto Escudero Osorio (19/5/2022). Y le agradezco esta oportuna observación, porque  corregí a tiempo el desatino en mis apuntes: sin ella, así habría quedado, sabrá Dios si para siempre.  Para dichos apuntes, la enmendé de la siguiente manera: “¿Por qué no volvemos a expresar esa idea con la locución prepositiva ‘antes de’ como siempre lo hicimos?”. Se llaman ‘locuciones prepositivas’ (o ‘preposicionales’) las que están conformadas por un adverbio –‘antes, detrás, después’– y la preposición ‘de’, porque no modifican la acción de los respectivos verbos (uno de los oficios de los adverbios), sino que introducen complementos circunstanciales (oficio de las preposiciones), de tiempo o de lugar, generalmente. ***

En la misma misiva, el señor Escudero Osorio afirma que el término ‘previo’ está bien empleado en la frase “Todo por aportar a la limpieza y buena imagen del sitio, previo a la Semana Mayor”, que yo consideré de todo en todo equivocado. Basa su posición el corresponsal en la definición que de dicho término da la Academia de la Lengua: “(Del lat. praevius. Adj. Que va delante o que sucede primero”. Precisamente. Como adjetivo, tiene que estar acompañado del sustantivo que califica, por ejemplo, ‘cielo azul’. En la frase citada, ‘previo’ no califica nada, como sí lo hace en los siguientes ejemplos: “El estudio previo de la propuesta dio los resultados esperados” “La moción del proponente fue aprobada previo análisis de sus ventajas y desventadas”: en el primero, ‘previo’ califica  a ‘estudio’; en el segundo, a ‘análisis’. Elemental. Si se desea usar como adverbio, debe añadírsele la desinencia ‘-mente’, como se forman de adjetivos calificativos los adverbios de modo, ‘previamente’, verbigracia, “La propuesta, previamente detallados sus pormenores, fue acogida por todos”. Las partes de la oración –sustantivo, adjetivo, verbo, adverbio, preposición, conjunción e interjección– tienen su oficio exclusivo en ella: de su uso acertado dependen una buena redacción y una impecable sintaxis. ***  

Para que un homicidio pueda ser considerado ‘asesinato’ tiene que haber sido cometido con premeditación y alevosía, condición inaplicable al hecho que narra LA PATRIA de la siguiente manera: “Y a un hincha de un equipo de fútbol lo asesinaron en Estambul cuando se metió a robar a una casa” (Enfoque, 15/5/2022). Esta acción, la de matar al intruso, se llama ‘homicidio’, culposo o no de acuerdo con las circunstancias comprobadas que lo acompañaron. Conclusión: todo asesinato es homicidio, pero no todo homicidio es asesinato. 

El lenguaje en EL TIEMPO

Por Fernando Ávila

Cita: “También fue exgerente del Banco de la República y presidente del Grupo de Energía de Bogotá”.

Comentario: La redundancia “fue expresidente” tiene aquí un costo semántico, porque se destaca que el personaje ya no lo es (eso quiere decir ex) y no que en algún momento anterior lo fue, que es lo que habría que destacar. Hay que quitar “fue” o “ex”: “es expresidente” o “fue presidente”.

Hay otros usos frecuentes e incorrectos del prefijo ex, como “exsacerdote”, referido a un presbítero católico reducido al estado laical, ya que esa reducción lo dispensa o exime de sus funciones ministeriales, pero no le quita el carácter de sacerdote, adquirido en el momento de su ordenación, que, como se dice oficialmente, es un sacramento que imprime carácter. Para referirse al personaje en cuestión con el prefijo ex, podría hablarse de cargos que dejó de ejercer, “excapellán de la universidad”, “expárroco de San Juan”.

En el caso de personal del Ejército sucede algo similar. Un militar en uso de buen retiro no es “exmilitar”, ni “exgeneral” ni “excoronel”, sino “general retirado”, “coronel retirado”, etc., que se abrevian “general (r)”, “coronel (r)”. Al dirigirse a ellos no hay necesidad de decirles “retirado”. Basta “general Naranjo”, “coronel Cáceres”. Estrictamente “exmilitar” es quien es expulsado del Ejército por mal comportamiento, y no quien se retira una vez termina su misión.

Como queda dicho, ex debe referirse a cargos desempeñados, “exgerente de Ventas”, “exdecano de Derecho”, y no a la profesión de la persona, “exadministrador”, “exabogado”, pues la persona no pierde su título universitario, no deja de ser ingeniero, arquitecto, cirujano, así abandone el ejercicio de las actividades propias de su profesión.

Lo anterior exigiría examinar si cuando se dice “exciclista” o “exfutbolista” realmente la persona a la que hace alusión dejó se ser ciclista o dejó de ser futbolista. Casi siempre se trata de deportistas que siguen trabajando en el ámbito propio de la disciplina en la que triunfaron y se dedican ahora a entrenar o a dirigir a otros. Estrictamente no han dejado de ser ciclistas o futbolistas, sino que siguen siéndolo como asesores, y no como competidores. En todo caso puede referirse a estos personajes como “exarquero del DIM”, “ex-9 de la selección”, “expeón de Ineos”, “excapo del Jumbo”.

En el caso de personas muertas, resulta casi siempre inútil el uso de ex. En frases como “el expresidente Marroquín era poeta”, “la exministra Arboleda fue una auténtica lideresa”, el prefijo ex sobra.

Recordemos que, como todo prefijo, ex va pegado a nombre univerbal (de un solo término), “la excanciller Holguín”, “la exministra Sanín”; con guion ante mayúscula, “era el típico ex-IBM”, y ante cifra, “el ex-10 del Junior”, y separado ante nombre pluriverbal, “Paula Andrea Betancur, ex señorita Colombia”, “Sergio Jaramillo, ex alto comisionado para la Paz”. Finalmente, que ex también es sustantivo, cuando se refiere a quien dejó de ser pareja sentimental, “tu ex te recuerda que pagues la cuota de este mes”.

Preguntas: feravila@cable.net.co

EL SONETO DE POMPILIO IRIARTE

Salutación a Lucy

Salutación a Lucy Australopithecus Afarensis, primera abuela y madre de Zahra Bayda y Bos Mutas, abuela y madre de la gente hermosa y de la plaga humana; de la reina de Saba y, en ella, de todas sus reencarnaciones, advocaciones, apariciones y transfiguraciones en vírgenes y viudas y reinas amadas y cantadas en el Cantar de los Cantares y en la Canción de antiguos amantes, de Laura Restrepo: 

¡Hola! 

Cuanto más imposible más perdura 

el delicado amor. A gran distancia 

de la infección humana, la arrogancia 

del invasor no enturbia el agua pura. 

Todo invasor invade. Coloniza 

tu corazón aquel que te enamora. 

Todo señor te dice mi señora 

mientras por él tu espíritu agoniza. 

Amor, cariño, afecto no se piden, 

no se toman, recíprocos coinciden 

como el valle y la cresta de la ola 

que por azar se encuentran y, por suerte, 

a pesar de la vida y de la muerte, 

sin saber qué decirse, dicen ¡hola! 

28/05/2022. 

Un abrazo, 

Pompilio. 

Sobre Revista Corrientes 5671 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo williamgiraldo@revistacorrientes.com