Martes de la luenga lengua: Dilación-dilatación, interrogación, circunvalar, sine qua non  

CLAVES SOBRE EL MUNDO DEL LIBRO 

Por Fundación  para el español urgente 

Con motivo de la 80.ª Feria del Libro de Madrid, que se celebrará del 10 al 26 de septiembre, se expone a continuación un decálogo de expresiones y términos relacionados con el mundo del libro y la edición que suelen plantear dudas. 

1. Feria del Libro de Madrid 

El nombre completo del acontecimiento es Feria del Libro de Madrid, con mayúscula inicial en todas las palabras significativas, como recoge la ortografía académica 

2. E-book e e-reader, en español, libro electrónico 

Para aludir tanto al texto como al soporte en el que se lee, en español se ha impuesto la forma libro electrónicoaunque para el segundo también se usan las expresiones lector electrónico y lector de libros electrónicos. En cualquier caso, se desaconsejan los extranjerismos e-book e e-reader. 

3. DRM 

La sigla DRM, proveniente de la expresión inglesa digital rights management, se corresponde en español con las expresiones gestión de derechos de contenidos digitales programa anticopias, dependiendo del contexto. 

4. Regalía, canon o derechos, alternativas a royalty 

Tal como queda recogido en el Diccionario panhispánico de dudas, el término royalty designa la ‘cantidad que se paga al propietario de un derecho a cambio del permiso para ejercerlo’, concepto para el que se pueden emplear en español términos como regalía, canon o derechos. 

5. Copyright, anglicismo innecesario 

El anglicismo copyright, que significa ‘derecho de explotación y reproducción de una obra intelectual, artística o científica’, puede traducirse al español por derechos de autor o derechos de edición

6. Traducciones de stock 

Formas genuinamente españolas como existenciasreservas o sobrantes pueden suplir a la voz inglesa stock. 

7. Estandcasetaexpositor…, alternativas a stand 

La palabra estand (plural, estands), adaptación hispanizada de stand, que se emplea con frecuencia en las noticias sobre las ferias y congresos relacionados con el libro y la edición, ya está recogida en el diccionario académico con el significado de ‘instalación dentro de un mercado o feria, para la exposición o venta de productos’. Otras alternativas a stand pueden ser caseta, puesto expositor

8. Paperback significa de tapa blanda 

La voz inglesa paperback, que alude al material con el que se fabrican las tapas de los libros, equivale en español a edición en rústica o a libro de tapa blanda, aunque a veces también se traduce por edición de bolsillo, ya que este tipo de ediciones casi siempre presentan encuadernaciones de tapa blanda. 

9. Superventas, mejor que best seller 

Best seller (o sus variantes best-seller, con guion, y bestseller, todo junto) es un anglicismo del que se puede prescindir, pues el término español superventas significa exactamente lo mismotal como queda recogido en el diccionario académico: ‘Dicho de un libro, de un disco, etc.: Que ha alcanzado un extraordinario número de ejemplares vendidos’. 

10. Bibliotráiler, opción válida para booktrailer 

El término bibliotráiler es una alternativa adecuada en español al anglicismo booktrailer, que se utiliza para referirse a los vídeos promocionales de libros. 

11. Exlibris, en una sola palabra y en redonda 

El exlibris es la etiqueta o sello grabado que se estampa normalmente en las primeras páginas y en el que consta el nombre del dueño o el de la biblioteca a la que pertenece el libro. Según la última edición de la ortografía académica, al ser un latinismo plenamente asentado en español, se escribe sin resalte tipográfico y en una sola palabra: «exlibris». 

12. Fe de erratas no es lo mismo que fe de errores 

Fe de erratas hace referencia a la lista de errores tipográficos que aparecen en un libro, mientras que fe de errores suele aludir a las informaciones erróneas que aparecen en los periódicos. 

13. Librerías de lance 

Las librerías de lance, también conocidas como librerías de viejo, librerías de anticuario y librerías para bibliófilos, son los establecimientos que se dedican a la venta de libros usados o raros. 

14. Incunable 

El término incunable se aplica solo a los libros que fueron imprimidos entre la fecha del nacimiento de la imprenta en Occidente, en 1453, y el 31 de diciembre de 1500, incluido. 

No obstante, si por alguna razón en alguno de los puntos anteriores se prefiere usar los términos ingleses, ha de hacerse en cursiva, o entre comillas cuando no se disponga de ese tipo de letra. 

***** 

El lenguaje en el tiempo 

Por FERNANDO ÁVILA/EL TIEMPO

 

Pegunta la lectora Sandra Ortiz: ¿Un nombre de pila o un apellido pueden dar lugar a una palabra común?

Respuesta: Sin duda. Condón viene, según algunas teorías, del nombre del doctor Quondam o Condom, médico de Carlos II de Inglaterra. Este facultativo hacía para el rey preservativos con tripas de animal. 

l DLE no se compromete con esta etimología, y hay quienes dicen que la existencia del tal Condom es pura ficción.

En todo caso, de personajes ficticios salen palabras castizas, como perogrullada, de Perogrullo (o Pedro Grullo), que sentenciaba obviedades; donjuán, de don Juan Tenorio, seductor creado por Tirso de Molina, y quijote, de don Quijote, novelesco protagonista caracterizado por su idealismo. Y por supuesto, pasa con seres de la vida real, como casanova, que significa ‘libertino’, derivado del nombre del italiano Giacomo Casanova (1725-1798), que conquistó a 123 mujeres.

Hay verbos, como macadamizar, de John Loudon McAdam (1756-1836), ingeniero inventor de una forma de pavimentar los caminos que antes eran solo de tierra; pasteurizar, de Luis Pasteur (1822-1895), inventor de un sistema para purificar líquidos; cantinflear, de Cantinflas, enredado hablador creado por el mexicano Mario Moreno (1911-1993), y fetecuar, de Fetecua, apellido de personas dedicadas a la demolición de casas y edificios en Bogotá.

La lista completa puede ser larga: galeno, anfitrión, boicot, masoquista, sadismo, colt, yacusi, rousseauniano, picassiano, garciamarquiano, párkinson, alzhéimer, chagas… Todas ellas son palabras derivadas de nombres y apellidos de personas que se convirtieron en paradigma o que hicieron el descubrimiento que lleva su nombre. 

Gazapos 

“Intervine en connatos de peleas callejeras”. Mejor: “… en conatos…”, con una sola n. Conato es ‘delito que se empezó y no llegó a consumarse’.

“No espere. Accede al centro de vacunación más cercano”. Mejor: “No esperes. Accede…” o “No espere. Acceda…”.

“Falcao regresó al Viejo Continente”. Mejor: “… regresó a España”, porque el Galatasaray es equipo de Estambul, en la parte europea de Turquía, está afiliado a la UEFA y, de hecho, ganó la copa europea en el año 2000.

“Alejandro Gaviria le dijo sí a la Colisión de la Esperanza”. Mejor “… a la Coalición de la Esperanza”, pues colisión es ‘choque’ o ‘pugna’, mientras que coalición es ‘unión de personas, grupos políticos o países’.

“Prohíbase el expendio de bebidas embriagantes a menores de edad”. Mejor: “Prohíbese”, que significa ‘se prohíbe’, porque ya está prohibido por la ley. “Prohíbase” es ‘que se prohíba’, como si aún no lo estuviera.

“Fé en un mañana”. Mejor “Fe…”, sin la tilde que se quitó en 1952 a ese y otros monosílabos, como fue, dio, vio, fui. Y en 1999, a ion, Sion, truhan, guion…


***** 

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA   

por  Efraim Osorio López /La Patria  (eolo1056@yahoo.com)  

Si acerté, es posible que ‘circunvalar’ sea la traducción equivocada del verbo inglés ‘circumvent’.  

¿Son sinónimos los sustantivos ‘dilación’ y ‘dilatación’? “Muy importante esa pregunta”, como responde siempre el presidente Duque. De entrada, se puede responder que lo son, pero no en un ciento por ciento, aunque los dos vienen del mismo verbo latino ‘dilatare’ (‘extender, alargar, ensanchar, dilatar; amplificar, desenvolver, dar amplitud’). El mismo idioma tiene los sustantivos ‘dilatio-onis’ (‘acción de prolongar, dilación, retardo, aplazamiento’) y ‘dilatatio-onis’ (‘extensión’). Y los dos sustantivos tienen su raíz en el adjetivo latino ‘latus-a-um’ (‘extenso, dilatado, vasto; difuso, amplio’). La pregunta la formuló un lector de Eje 21, porque consideró que en esta explicación no está bien empleado el sustantivo ‘dilatación’ por ‘dilación’: “Primero porque con todos estos problemas se dilata la toma de decisiones, segundo, esa inoperancia y dilatación…» (Julián Andrés García Cortés, 31/8/2021). De acuerdo con sus respectivas definiciones, sí, porque ‘dilatación’ es la “acción y el efecto de dilatar o dilatarse”, verbo que, entre otras cosas, significa “diferir la ejecución de algo”. De ‘dilatación’, los diccionarios presentan esta otra acepción: “Física. Aumento de longitud, superficie o volumen de un cuerpo por separación de sus moléculas con disminución de su densidad”, es decir, que con su ‘dilatación’ ocupa más espacio. Y de ‘dilación’, que antiguamente significaba también ‘dilatación’, dan esta definición: “Demora, tardanza o detención de algo por algún tiempo”, es decir, que esa acción gasta más tiempo en ejecutarse. Según estas nociones, la idea que expresa el término ‘dilatación’ es actualmente más extensa que la que expresa ‘dilación’. Esta es la razón por la cual el sustantivo ‘dilatación’ abarca tanto la ampliación en el espacio como la prolongación en el tiempo. ‘Dilación’, en cambio, sólo lo segundo. Y explica también por qué el verbo de ‘dilación’ es ‘dilatar’: no tiene uno propio. ***  

El arte de interrogar es ya obsoleto. Casi nadie pregunta correctamente. Prueba de ello, este titular de El Tiempo: “¿Los carros son cada vez más caros en Colombia?” (Vehículos, 4/9/2021). Esta pregunta debe comenzar con el verbo, así: “¿Son cada vez más caros…?”. Cuando no intervienen en la oración interrogativa los adverbios ‘dónde, cuándo, cómo’ o los pronombres relativos interrogativos ‘qué, quién, quiénes, cuál, cuáles’, con los que se inicia la pregunta, ésta debe comenzar con el verbo de esa oración. Si queremos hacerla castizamente, ¡claro! ***  

Ciudades como Bogotá, Barranquilla y Pereira tienen ‘circunvalar’, vía que rodea una parte de la ciudad. Pero existe también el verbo ‘circunvalar’, con esta única acepción: “Cercar, ceñir, rodear una ciudad, una fortaleza, etc.”. Sin embargo, lo encontré con otro significado –traído de las mechas, sin duda– en el destacado del artículo “El club de compadres que mantienen con vida a Venezuela”, atribuido a Omar Zambrano, que dice así: “Estos países tienen larga tradición de sanciones y han generado toda una forma de hacer negocios y transacciones para circunvalar el cerco de las restricciones…Y Venezuela ha ido aprendiendo de ellos” (El Tiempo, A fondo, 5/9/2021). Aunque no muy seguro de ello, creo que el texto es traducción del inglés, pues el crédito se lo dan a Gittanjali Wolfermann y Liseth Boon. Si acerté, es posible que ‘circunvalar’ sea la traducción equivocada del verbo inglés ‘circumvent’, que significa ‘eludir’, verbo del que no es sinónimo ‘circunvalar’, que no expresa lo pretendido por esos países, a saber, ‘neutralizar el efecto del cerco de esas sanciones económicas’, que permanecen vigentes. Según esto, el verbo apropiado para expresar esa idea es ‘contrarrestar’. O ‘contrabalancear’ (‘contrapesar’). ***  

La frase latina ‘sine qua non’ (‘sin la cual no’) debe emplearse sólo para el sustantivo femenino singular ‘condición’, porque ‘qua’ (ablativo) es el femenino singular de ese pronombre relativo. Está, pues, fuera de lugar en la siguiente muestra: “Una amnistía como la propuesta solo sería tolerable bajo el cumplimiento de unas condiciones sine qua non…” (LA PATRIA, Guido Echeverri Piedrahita, 4/9/2021). En esta oración, ‘condiciones’ es plural, por lo que el pronombre relativo latino debe construirse también en ablativo plural, de esta manera: “…condiciones sine quibus non” (‘sin las cuales no’). Es la concordancia.   

***** 

JAIME JARAMILLO EN CÁPSULAS (en la foto)

Jaime Jaramillo

Estas son alunas lecciones para escribir del fallecido poeta Jaime Jaramillo Escobar, X-504: 

“El escritor es ante todo un lector que escribe. Por eso el escritor debe guardar una serena humildad ante la gran literatura de todos los tiempos. Los grandes escritores se nos presentan con una modestia encantadora. Empezar con orgullo vano conduce a fracaso seguro” (t. 2, p. 112) 

“No existe amigo sin diálogo. Dialogue con sus libros, discuta con ellos, vuelva a sus páginas. Que su biblioteca sea viva. Que todo sea vivo a su alrededor. Hay personas que andan muertas. Y no son fantasmas. Son personas casadas” (t. 2, p. 23) 

“No debe confundirse redactar con escribir. Aprender a redactar es fácil. La mayoría de las personas pueden hacerlo. Para eso existen normas, a las que algunos llaman técnica. Escribir es más difícil y sólo está al alcance de una minoría. Porque, mientras redactar sólo requiere una gramática y el conocimiento de lo que se desea expresar, escribir es creación y por lo tanto requiere inventiva, imaginación, fantasía, originalidad, elocuencia y genialidad en algún grado” (t. 1, p. 98) 

“Quien se sienta a escribir es porque tiene algo qué decir. Mientras no se tenga algo para decir no hay por qué empezar. El famoso cuento de la hoja en blanco todas las mañanas a primera hora sólo ha producido literatura babosa y polucionante. El que necesita una hoja blanca frente a los ojos para empezar a pensar, no es pensador. Primero piense, y después de que haya pensado, vuelva a pensar sobre lo escrito. Reflexionar. Ése es el secreto” (t. 1, p. 105) 

“El estilo sirve hasta para disimular la falta de ideas. Al comienzo no importa mucho lo que se escriba, sino cómo se escribe. El escritor, como cualquier otro artista, y al igual que la Naturaleza, procede por ensayos. No se llega a tener un estilo antes de haberse formado una personalidad. La edad para tener personalidad depende de cada quién. Algunos no la adquieren nunca. El escritor sin personalidad no existe, pues carecería de autoridad, de poder de convicción, sería débil y amorfo, sin magnetismo y sin atracción. (t. 1, p. 101) 

“El autor es responsable de todas las palabras que escribe. En consecuencia, deben ser medidas y pesadas, una por una” (t. 2, p. 53) 

“Lo que más me ha enseñado a escribir poesía no es la poesía, demasiado manoseada, sino la prosa y la publicidad. La publicidad enseña precisión, oportunidad, claridad, iluminación y destaque, astucia, poder de convicción y, sobre todo, calcular la reacción del lector” (t. 2, p. 234) 

“El personaje más importante de una obra es el lector” (t. 2, p. 100) 

“El buen escritor se impone, no titubea” (t. 1, p. 203) 

Sobre Revista Corrientes 5769 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*