Martes de la luenga lengua: Deparar, copilación-compilación, prístino-a, dequeísmo, tratarse de

Imagen Curiosidades

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA  

por  Efraim Osorio López/LA PATRIA

eolo1056@yahoo.com

El astrofísico español Telmo Fernández se expresó de la siguiente manera: “Deparo que en los próximos años tendremos noticias más sorprendentes sobre lo que creemos que puede haber sido el origen del universo” (El Tiempo, A fondo, destacado, 18/1/2022). Traté de encontrarle sentido al verbo ‘deparar’ en esta oración, pero no lo logré, ni siquiera con la segunda acepción que le da El Diccionario: “Poner delante, presentar”. La primera es ésta: “Suministrar, proporcionar, conceder”, por ejemplo, ‘hay que disfrutar los ratos agradables que la vida nos depara’. Viene de la preposición latina ‘de’, que expresa ‘relación’ u ‘origen’, y el verbo, también latino, ‘parare’ (‘preparar, aprestar, aparejar’). Sinónimos, además de los ya expresados, ‘ofrecer, mostrar, dejar patente, señalar; dar, facilitar, entregar’. Además, como se trata de un anuncio, el señor Fernández debió acudir a un verbo enunciativo para expresar justamente su idea, verbigracia, ‘declarar, decir, testificar, asegurar’, etc. Finalmente, la presencia de la conjunción ‘que’ es señal inequívoca del mal empleo de ‘deparar’ en esa oración, pues éste es un verbo transitivo que pide, no esa conjunción, sino un complemento directo, imposible en esa construcción gramatical. ***

En la publicidad para el libro Las enseñanzas de los sabios y otras minienseñanzas, de Orlando Mejía Rivera, se lee:“Una copilación dedicada al diario La Patria…” (Enero, 2022). Un lector pregunta si la palabra ‘copilación’ es castiza. Lo fue, aunque aún es entrada de los diccionarios con la siguiente definición: “Desusado. Compilación”. En un diccionario de la Academia de la Lengua de 1904, dirigido por don Vicente Salvá, hallé esta definición: “Copilación. f. Antiguamente, recopilación. // Resumen o sumario”. Según esto, hace ya más de cien años el término ‘copilación’ ya se consideraba anticuado y desusado, como lo aprendí en mis clases de castellano. Ya es hora, entonces, de archivar la palabreja o de dejarla en el olvido de los diccionarios. Acerca de ‘recopilar’ enseña Corominas: “1573. ‘juntar leyes y otros textos’. Derivado del latín compilare ‘saquear’, ‘plagiar’, que en la baja época tomó ya el sentido de ‘recopilar’. Compilar, 1632, es también usual en castellano. Derivados. Recopilación, 1567. Compilación”. No menciona ‘copilación’. ***

En los años que llevo garrapateando estas apuntaciones, nunca, y creo no equivocarme, he leído el adjetivo ‘prístino-a’ con su significado correcto: siempre, sin excepción, los escritores que lo emplean lo hacen como si fuera sinónimo de ‘cristalino, transparente, limpio, diáfano’. Un ejemplo, el siguiente: “…después de pasar por las manos prístinas de Cormanizales va a dar al Hospital Infantil…” (LA PATRIA, El Fraile, 23/1/2022). El autor quiso seguramente decir las ‘manos limpias (honradas) de Cormanizales’. Pero ‘prístino’ no significa eso. Viene del adjetivo latino ‘pristinus-a-um’ (‘anterior, pasado, precedente,  primitivo, primero; inmediatamente anterior, pasado hace poco’), y significa “tal como lo tenía la cosa de que se trata cuando nació, fue creada o apareció” (M. Moliner), por ejemplo, ‘en su prístina blancura’. Sus sinónimos son ‘primitivo, primero, original, antiguo’. Citas: de Virgilio, ‘pristinus conjux’ (el ‘primer marido’). Y de Cervantes: “No, en ninguna manera –dijo Merlín–. Aquí, en este instante y en este lugar, ha de quedar asentado lo que ha de ser de este negocio; o Dulcinea volverá a la cueva de Montesinos y a su prístino estado de labradora…” (II-XXXV). Prístino: original. ***

Ejemplo evidente de dequeísmo: “La OMS  advierte de que la endemia es de lejos la solución para la covid” (LA PATRIA, titular, Mundo, 19/1/2022). “La OMS advierte que…”, porque, como lo he explicado antes, es con los verbos enunciativos, como ‘advertir, con los que se configura el dequeísmo. ***

Hay que insistir: la locución verbal ‘tratarse de’ es impersonal, es decir, que no admite sujeto. El columnista Fuad Gonzalo Chacón lo olvidó en esta oración: “…y consigue implantar en el lector la duda razonable de que la acusación se trata de un burdo montaje…” (LA PATRIA, 1/21/2022). “…la acusación es un burdo montaje”, así, porque el verbo ‘ser’ sí admite el sujeto ‘la acusación’. 

Ámbito577

Verbo y gracia

Novedades en el DLE

Fernando Ávila/EN AMBITO JURÍDICO

En el 2021 se incorporaron más de 3000 adiciones al Diccionario de la lengua española, DLE, de la RAE. A continuación, algunos ejemplos.

El uso común de bizarro, como ‘raro’ o ‘extravagante’, que puede verse por ejemplo en el libro Bogotá bizarra, guía turística de lo inusual, extraño y atrevido de la ciudad, difiere del sentido que le da el DLE a esta voz. El diccionario normativo de la RAE definía bizarro como ‘valiente’, ‘espléndido’, ‘generoso’. El historiador Juan Esteban Constaín explica que esta dicotomía obedece a que el soldado español era visto en Francia como alguien extraño y raro, mientras que la propia España era visto como como valiente y espléndido. Algunos de los soldados españoles tenían el apellido Pizarro. De ahí bizarro, con un sentido en español, ‘valiente’, y otro en francés, que pasó al inglés, bizarre, como ‘raro’. La noticia es que ahora el DLE incluye la tercera acepción de bizarro, como ‘raro, ‘extravagante’ o ‘fuera de lo común’.     

El elemento bío, que significa ‘vida’, es bien conocido como prefijo, bioseguridadbioenergético, y como sufijo, microbioaerobia (‘aeróbico’). En las últimas adiciones ha ido adquiriendo el carácter de palabra como tal. Ya figuraba como adjetivo, acortamiento de ‘biológico’, con el sentido de ‘natural’, “consumidor bío”, “mercado bío”. Ahora se agrega bío, como sustantivo femenino, “la bío”, con el sentido de ‘biografía’, “Esta tarde le remito mi bío, doctor Rodríguez”. Esta decisión animó a los académicos a incluir también la palabra biopic, con el sentido de ‘película biográfica’, “Me gustó la biopic de Luis Miguel”, que también puede usarse en masculino, “El biopic de ese reguetonero es interesante”. Con esta última habrá facilidad en su uso escrito, porque es igual en inglés, biopic, pero será difícil popularizar su pronunciación correcta en español.

Otro elemento repetidamente utilizado en estas adiciones es ciber-, que expresa ‘relación con redes informáticas’. Lo tenemos en las nuevas palabras ciberacosociberacosadorciberdelincuenteciberdelincuencia y ciberdelito. Y uno más, cis, ‘de este lado’, cisexual y cisgénero, que se refieren a las personas que se manifiestan satisfechas con el género asignado, por oposición a transexual y transgénero

El famoso copy paste (‘copiar y pegar’, en inglés) da lugar a otra de las novedades léxicas de esta lista, cortapega, usual en España para referirse en informática a la ‘acción de cortar algo, como datos, textos, carpetas, etc., de una localización y pegarlo en otra’. Este cortapega es de uso habitual entre estudiantes, con el sentido inocente de hacer más fácilmente una tarea con datos ya publicados, pero adquiere el sentido de delito, cuando identifica el método fácil de hacer una tesis universitaria.   

Los acortamientos están a la orden del día: bío, de ‘biológico’; bot, de ‘robot’; chuche, de ‘chuchería’. A ADNse agregó un nuevo significado, ‘naturaleza de alguien’, “La elegancia forma parte del ADN del doctor Pérez”, significado y uso que comparte con genes, “… forma parte de los genes…”. A amigo se agregó la forma compuesta amigo secreto, ‘persona que hace un regalo en el juego del amigo secreto’. En bitcóin se corrigió la etimología, viene de la marca registrada Bitcoin, y puede usarse con el sentido genérico de ‘moneda digital’. Y teletón obtuvo curul en el DLE, con el significado de ‘campaña benéfica para recoger dinero entre la población, utilizando la televisión, conjuntos musicales y otros espectáculos’. 

UCRANIANO

MANUAL DEL ESPAÑOL URGENTE

Ucraniano, mejor que ucranio, es el nombre recomendado para referirse a los habitantes de Ucrania.

En los medios de comunicación pueden verse frases como «El ejército ucranio ya no es el puñado de soldados con equipamiento obsoleto de hace ocho años», «Será la primera vez que el ucranio suma más de un partido» o «El presidente ucranio, Volodímir Zelenski, se ha dirigido a la nación con un objetivo: calmar los ánimos».

Si bien ambas formas son correctas, se prefiere la forma ucraniano, de uso mayoritario en todo el ámbito hispano de acuerdo con la Academia y recogida en el apéndice de topónimos y gentilicios de la Ortografía de la lengua española. Igualmente, es el gentilicio recomendado en el Diccionario panhispánico de dudas.

Así pues, en los ejemplos anteriores habría sido preferible escribir «El ejército ucraniano ya no es el puñado de soldados con equipamiento obsoleto de hace ocho años», «Será la primera vez que el ucraniano suma más de un partido» y «El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, se ha dirigido a la nación con un objetivo: calmar los ánimos».

EL SONETO

MÚSICA LENTA, POR FAVOR

“Si ‘Ulises’ no es apto para leer, la vida no es apta para vivir”: la mejor novela en inglés del siglo XX aún vive en Dublín

A punto de cumplirse el centenario de la publicación de la obra cumbre de James Joyce, considerada la mejor novela en inglés del siglo XX, su ciudad sigue llena de recuerdos, homenajes y rincones imprescindibles que reciben a miles de lectores entusiastas cada año

A JAMES JOYCE

Por JOSÉ LUIS DÍAZ-GRANADOS

Cada vez que me encuentro yo contigo

olvido los momentos infelices

y todas las oscuras cicatrices

de mis heridas íntimas mitigo.

El diálogo perfecto yo consigo

y al terminar la plática me dices

que el monumento que llamaste Ulises

antes que libro es el mejor amigo.

Poeta adolescente: ¡qué alegría!

comprender en tu voz que un solo día

vale más que una época sin fin.

Y que en tu antinovela o en tu verso

tiene tanta importancia el universo

como una callejuela de Dublín.

Bogotá, 1973.

Sobre Revista Corrientes 6553 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: williamgiraldo@revistacorrientes.com