Martes de la luenga lengua: Demasiado, acusativo, divergente, aquejar…

Imagen Zesauro

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA  

Por  Efraim Osorio López (eolo1056@yahoo.com)

‘Demasiado’, para ese efecto, es… demasiado.

Cuando uno dice que posee ‘demasiado’ de algo, expresa que tiene de ello ‘para dar y convidar’, que le sobra, digamos, casi todo; que posee ‘de más, en abundancia’. Este adjetivo viene, ¡cómo no!, de ‘demasía’ (‘exceso’). En la entrevista al actor y director Clint Eastwood sobre su última película, “El caso de Richard Jewel”, una de sus respuestas fue ésta: “Antes de trabajar en la película no recordaba demasiado los detalles…” (El Tiempo, Cultura, 31/12/2019). En ella, el término tratado hace las veces de adverbio, ‘excesivamente’, obviamente inadecuado. Doy por hecho que la entrevista fue en inglés, por lo que desconozco cómo lo dijo en su idioma: “¿Too much?”. Aunque posible, no lo creo, pues habría cometido la misma imprecisión. El adverbio apropiado para expresar la idea del recordado protagonista de la película “Por un puñado de dólares” es ‘bien’ o, con mayor énfasis, ‘muy bien’. ‘Demasiado’, para ese efecto, es… demasiado. ***

El complemento directo o acusativo pide la preposición ‘a’ cuando se trata de ‘personificar’ o ‘determinar’. Por esto, la falta de esa preposición es sensible  en las siguientes oraciones de un artículo del columnista Juan Álvaro Montoya: “Desde muy temprano en la mañana recorríamos las calles (…) saludando los amigos íntimos mi procreador”. “Su dicha estaba plena al ver sus camaradas reunidos…”. “…y que hoy vuelve a Aranzazu para entregar su padre al espacio que lo vio nacer” (LA PATRIA, 2/1/2020). “…saludando a los amigos íntimos…” o “saludando los amigos íntimos a mi procreador“…al ver a sus camaradas reunidos….”; y “…para entregar a su padre a…”, así, castizamente, pues en esas oraciones se requiere la preposición ‘a’ para ‘determinar’ el complemento directo del verbo respectivo, porque sin ella podría convertirse en su sujeto, como se aprecia perfectamente en la primera. ***

Por implicar ‘procedencia’, el complemento del adjetivo ‘divergente’ pide la preposición ‘de’, sin ninguna duda. El columnista de El Tiempo Carlos Caballero Argáez olvidó esa norma en esta declaración: “…las gentes jóvenes tienen una manera de ver la vida y el mundo que las rodea divergente a la de los mayores” (4/1/2020). En esta oración, el adjetivo ‘divergente’, participio presente también del verbo ‘divergir’, tiene la connotación de ‘separación’, lo que explica su régimen: decimos ‘separado de’, no ‘separado a’. Ahí está el busilis. En el mismo artículo, el señor Caballero Argáez escribió: “Por eso, Trump puede ser reelecto”. ‘Reelecto’ es el participio pasivo irregular del verbo ‘reelegir’, que sólo se emplea como adjetivo, no como elemento de los tiempos compuestos del verbo. Para éstos, hay que echar mano del regular, ‘reelegido’: “Por esto, Trump puede ser reelegido”. ¡Ojalá que no! ***

Refiriéndose a Manizales, el presbítero Luis Felipe Gómez Restrepo redactó así: “…que la está haciendo diferencial con las grandes ciudades que aquejan incomodidades muy fuertes para sus habitantes” (LA PATRIA, 5/1/2020). En esta oración, el complemento directo del verbo ‘aquejar’ no pueden ser las ‘incomodidades’, pues éstas son su sujeto, sino ‘las ciudades’, que deben ser reemplazadas por el pronombre, así: “…las grandes ciudades a las que aquejan incomodidades…”. Pudo también el escritor sustituir este verbo por ‘sufrir’ para evitar el circunloquio: “…ciudades que sufren incomodidades…”. O ‘padecer’. Más todavía: ¿Está bien empleado ahí el adjetivo ‘diferencial’? Me parece que no, porque con éste se califican “las cosas que diferencian”, verbigracia, ‘los rasgos diferenciales de una persona son…’, por lo que considero que sólo debe usarse con el sustantivo calificado. Es decir, no debe reemplazar a ‘diferente’, como en la frase tratada, cuya redacción debió ser ésta: “…que la está haciendo diferente de las grandes ciudades que sufren incomodidades…”. Sencillo. ***

El siguiente error ortográfico pude ser un ‘lapsus’ de su redactor, pero así quedó impreso por los siglos…: “Las pruebas echas a Juan Fernando Quintero (…) tuvieron resultados satisfactorios” (El Tiempo, Deportes, Breves, 5/1/2020). ‘Echas’ es la segunda persona de singular del presente de indicativo de ‘echar’ (‘arrojar’); ‘hechas’, el participio pasivo del verbo ‘hacer’ y el adecuado en esa frase. Elemental.

Fundación para el español urgente, Fundéu

Los años se escriben sin puntocoma ni espacio entre la cifra que marca los millares y la que indica las centenas.

En los medios de comunicación pueden encontrarse frases como «Puede ser la gran sorpresa en del 2.020», «Esperemos que 2.020 traiga mejores noticias que 2.019», «Os deseamos un feliz y próspero 2.020».

De acuerdo con la Ortografía de la lengua española, en los números que designan los años nunca se utiliza punto, coma ni espacio entre las unidades de millar y las de centena.

Cuestión distinta es que ese número no exprese un año en sí, sino una cantidad de años, caso en el que sí es posible introducir un espacio fino (Hace 40 000 años), pero no el punto ni la coma, de modo que las siguientes grafías no serían apropiadas: ni Hace 40.000 años ni Hace 40,000 años.

Así pues, en los ejemplos iniciales lo adecuado habría sido escribir «Puede ser la gran sorpresa en del 2020», «Esperemos que 2020 traiga mejores noticias que 2020», «Os deseamos un feliz y próspero 2020»

SENIOR

La palabra sénior se escribe con tilde por ser llana y acabar en una consonante distinta de s.

Sin embargo, en las noticias se escribe a menudo sin la tilde que le corresponde, como en «Los duques de Sussex anuncian su retirada como miembros senior de la casa real», «El vicepresidente senior deja la empresa en 2020» o «El equipo senior femenino se impuso por primera vez esta temporada en su cancha».

La palabra sénior alude principalmente a los profesionales que tienen más experiencia que otros o a los deportistas de edad o categoría superior. De acuerdo con el Diccionario panhispánico de dudas, su uso se ha revitalizado por influencia del inglés, aunque no por ello deja de ser una voz española, de modo que se le aplican las normas generales de acentuación y se escribe sin resalte tipográfico, es decir, sin comillas ni cursiva.

Al ser una palabra española, se pronuncia como se escribe, no /sínior/, a la inglesa. Respecto al plural, de acuerdo con la Nueva gramática de la lengua española, se recomienda formarlo regularmente con la adición de -es, esto es, séniores, no séniorsen las construcciones en aposición, lo habitual es que este segundo elemento permanezca invariable: miembros séniordirectivos séniordeportistas sénior…

Así pues, en los ejemplos iniciales lo adecuado habría sido escribir «Los duques de Sussex anuncian su retirada como miembros sénior de la casa real», «El vicepresidente sénior deja la empresa en 2020» y «El equipo sénior femenino se impuso por primera vez esta temporada en su cancha».

Queísmo, primer, i griega, y/o / El Lenguaje en el tiempo

Por Fernando Ávila/El Tiempo

Citas: “Estoy seguro que son las pequeñas acciones diarias las que ayudan a transformar el mundo” (aviso), “… en caso que los ciudadanos encuentren alguna irregularidad” (noticiero de TV).

Comentario: Son dos ejemplos de queísmo o dequefobia, error que consiste en eliminar la preposición de en la secuencia de que, cuando esta es necesaria. Las formas correctas son: “Estoy seguro de que son las pequeñas cosas…” y “… en caso de que los ciudadanos…”.

Conexión sonora

La mejor prueba de la ausencia errónea de la preposición de es que nadie escribiría “Estoy seguro la ayuda que brindan las pequeñas cosas…” (sino “Estoy seguro de la ayuda que brindan…”) ni “en caso encontrar alguna irregularidad” (sino “en caso de encontrar…”).

La única razón, pues, por la que se quita de en casos como estos es la fobia (‘miedo’ o ‘aversión’) a la secuencia de que.

Primer

El comunicador Jaime Flórez me propone aclarar el uso de primer, primera y primero. Respuesta: Primer se usa ante sustantivo masculino, “primer viernes”, “primer trabajo”, “primer puesto”; primera, ante sustantivo femenino, “primera vez”, “primera persona”, “primera entrega”, y primero, sin sustantivo, “quedó de primero”, “fue el primero en llegar”, “él lo hizo primero”.

En consecuencia, es incorrecta la muy frecuente expresión “mi primer vez”, como lo son también “¿cuándo fue tu primer luna de miel?”, “esta es mi primer casa”, etc.

La i griega

Germán Villalba me dice que la letra y se llama “ye” y no “i griega”.

Respuesta: Se llama “ye” e “i griega”. El primer nombre corresponde a su función de consonante, con el mismo sonido del dígrafo ll, en palabras como yacimiento, yerba, yin, apoyo, ayuno.

El segundo, a su función de vocal, con el mismo sonido de la i latina (i), en la conjunción y, Petro y Fajardo, y en palabras que terminan en diptongo decreciente, como Paraguay, pejerrey, convoy, Cocuy.

La Ortografía de la lengua española, 2010, registra los dos nombres para esta letra.

y/o

Víctor Manuel Suárez me dice que le parece innecesaria la forma y/o.

Respuesta: A veces es innecesaria, pero hay casos en los que no. Por ejemplo, si una empresa educativa está reclutando personal con maestría o doctorado, debe tener en cuenta que hay quienes hace años obtuvieron su doctorado sin maestría previa, lo que no suele pasar hoy, cuando la maestría es paso previo al doctorado.

Hay, entonces, personas con maestría y sin doctorado, personas con doctorado y sin maestría y personas con maestría y doctorado. Los tres niveles de formación universitaria le interesan a la empresa, lo que queda claro si se escribe “se necesita personal con maestría y/o doctorado”.

El siguiente error ortográfico pude ser un ‘lapsus’ de su redactor, pero así quedó impreso por los siglos…: “Las pruebas echas a Juan Fernando Quintero (…) tuvieron resultados satisfactorios” (El Tiempo, Deportes, Breves, 5/1/2020). ‘Echas’ es la segunda persona de singular del presente de indicativo de ‘echar’ (‘arrojar’); ‘hechas’, el participio pasivo del verbo ‘hacer’ y el adecuado en esa frase. Elemental. 

Sobre Revista Corrientes 4774 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*