Martes de la luenga lengua: ¿Cuándo se escribe ‘aun’ o ‘aún’ y ‘por qué’ o ‘por que’?

Por Fernando Ávila/El Tiempo 

Un vocero de las comunidades indígenas dice en entrevista radial: “los mayores y mayoras”.

Comentario: Está muy bien incluir a la mujer y, sin exagerar, hacer los desdoblamientos léxicos hombres y mujeres, niños y niñas, cuando sea preciso, sin llevarlo al extremo de desdoblar sustantivos y adjetivos comunesO 

Son de género común derivados de verbos terminados en -nte, como dirigente, cantante, adolescente, superintendente, y nombres de oficios terminados en -ista, como artista, periodista, economista, ciclista, o con otras terminaciones, como terapeuta, guardaespaldas, escolta.

Eso hace innecesarias y erróneas formas como dirigenta, adolescenta, artisto, terapeuto, escolto, que no incluyen, sino que hacen disparatada y risible la intención incluyente.

Lo mismo pasa con adjetivos como ágil, feliz, menor, mayor, que no requieren los desdoblamientos ágila, feliza, menora, mayora.

Esta última, mayora, es una antigualla. El DLE registra la palabra mayora con el significado de ‘mujer del mayor’, indicando de paso que es forma desusada, y en todo caso no tiene la función de femenino universal de mayor.  


Citas: “Néstor Humberto Martínez consideró que la versión no tiene sustento”, “Valdivieso consideró que la JEP deberá adelantar una investigación a fondo”.
Comentario: Los verbos de atribución pueden ir en pasado cuando el entrevistado ya hizo lo que el verbo dice, dijo, expresó, agregó, concluyó (hace un minuto, ayer, la semana pasada). En cambio, deben ir en presente cuando aluden a una posición del personaje, como cree, piensa, considera (no creyó, pensó, consideró), puesto que después de la entrevista el personaje sigue creyendo, pensando, considerando lo mismo. Martínez y Valdivieso todavía consideran eso que dijeron.

Aún y aun

Yosef Roitmans pregunta: ¿Por qué va un “aun” con tilde y otro sin tilde en “aun cuando aún no está fuera de peligro”?

Respuesta: Se escribe aún, cuando equivale a ‘todavía, como “aún no está fuera de peligro (‘todavía no está fuera de peligro’), y aun, cuando es preposición, equivalente a ‘hasta’ o ‘incluso, “participaron todos, aun los mayores” (‘incluso los mayores’), y cuando forma parte de la conjunción adversativa aun cuando, equivalente a ‘aunque, “no pagó, aun cuando le cobraron con insistencia” (‘aunque le cobraron con insistencia’). 

Por que

David Serna pregunta por las formas por qué y por que.

Respuesta: Se usa por qué, cuando se le puede agregar razón: “no sé por qué se fue” (‘no sé por qué razón se fue’).

La forma por que no es muy usual. Equivale a ‘para que, “reza por que no lo no atraquen” (‘reza para que no lo atraquen’). Este por que es conjunción final, que no debe confundirse con la conjunción causal porque, “reza porque es creyente”.

Preguntas: feravila@cable.net.co 

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA

  Por  Efraim Osorio López /La Patria, de Manizales 

(eolo1056@yahoo.com)  

Suyo-de él, espléndido, si no-sino, concordancia, internalizar  

Aunque ese aislamiento sea en una isla privada, no deja de ser ‘privación de la libertad’, que nunca será ‘espléndida’.  

Con frecuencia leo en los subtítulos de películas y series extranjeras la expresión ‘detrás suyo’ y otras con la misma construcción equivocada, que, si fuese castiza, se podría sustituir por ‘en su detrás’. Es menos frecuente en los redactores del país. No obstante, en su homenaje a la memoria de Guillermo Arturo Arcila, el columnista Hernando Salazar Patiño escribió: “Pero los que estuvimos cerca suyo tuvimos plena conciencia de la universal riqueza de su entendimiento” (LA PATRIA, 30/9/2020). Y es, digo, una construcción descarrilada, porque el pronombre ‘suyo’ es el genitivo (caso posesivo) del adjetivo ‘su’, que no admite ninguna preposición, por ejemplo, ‘el error fue suyo’ (‘de él’). Como en esa oración la idea que se quiere expresar es de lugar, se impone un complemento circunstancial que lo determine, en este caso introducido por la locución preposicional ‘cerca de’ y el pronombre personal de tercera persona ‘él’, así: “…los que estuvimos cerca de él…”. Si en la oración el caso es genitivo, se pueden emplear ‘suyo’ y ‘su’, indistintamente, verbigracia, ‘lo hizo a espaldas suyas’ o ‘a sus espaldas’. Ésta, la diferencia. Para su consuelo, señor Salazar, dos días después, en la leyenda de una viñeta dedicada al genial Quino,  Vladdo garrapateó: “Delante suyo, uno se siente siempre un invasor” (El Tiempo, 1/10/2020). ¿En su delante? “Delante de él”, ¡hombre, por Dios! ***  

Cita que de Richard Horton, editor de la revista The Lancet,  hace el columnista Eduardo Posada Carbó: “Ninguna persona, ningún país puede sobrevivir en espléndido aislamiento” (El Tiempo, 2/10/2020). Busqué, porque creo que se trata de una traducción, los sinónimos del adjetivo inglés ‘splendid’, pero, y a pesar de que son muchísimos, no hallé ninguno con el que se pueda calificar un ‘aislamiento’, que puede ser, eso sí, ‘riguroso’, pero no ‘espléndido’ (‘liberal, rumboso, suntuoso, rico, magnífico, ostentoso, regio, soberbio; brillante, resplandeciente, generoso’). Y aunque ese aislamiento sea en una isla privada, no deja de ser ‘privación de la libertad’, que nunca será ‘espléndida’. “Aunque la jaula sea de oro, no deja de ser prisión”, cantaban. ***  

Perdí ya la cuenta de las veces que he tratado la diferencia entre la conjunción adversativa ‘sino’ y la locución condicional negativa ‘si no’. Y, a pesar de que la considero un despilfarro de tiempo, persevero en mi insistencia, especialmente cuando el escritor que las confunde debería saber algo tan elemental, como el ex ministro de Defensa del presidente que menciona, señor Gabriel Silva Luján, que así escribió: “Líderes del Centro Democrático se han reunido con sus pares no para ver cómo los convencen de apoyar al país, si no para rogar que intervengan a favor del expresidente Uribe en su proceso judicial…” (El Tiempo, 28/9/2020). Sin necesidad de explicación (¿o la repito?), esta oración pide la conjunción adversativa ‘sino’. La confusión se debe, es mi teoría, a la pronunciación de la conjunción, que la mayoría acentúa como si fuera palabra aguda (‘sinó’), por lo que suena como la locución. ¿Sabrá analizar gramaticalmente este columnista? Lo dudo. ***  

Con frecuencia el término ‘igual’ se emplea como adverbio, uso que se convierte en abuso. Pero es un adjetivo, por lo tanto, variable en número (‘igual, iguales’), norma gramatical olvidada por la columnista María Leonor Velásquez Arango en esta frase: “…hay otras personas en situaciones igual o más difíciles que nosotros…” (LA PATRIA, 30/9/020). El sustantivo calificado por ‘igual’ es plural (‘situaciones’), con el que debe concordar en número, así: “…en situaciones iguales o más difíciles…”. Es la lógica de la gramática. ***  

¿Será castizo el verbo ‘internalizar’? Parece que sí, y lo dan como sinónimo de ‘interiorizar’, según esta muestra de El Tiempo: “…además de su propia cultura, tenían internalizadas, hasta convertirse en hábitos, las medidas de bioprotección…” (Editorial, 1/10/2020). Y ¿será entrada de la próxima edición de El Diccionario? Habrá que esperar.   compras por internet, extranjerismos innecesarios 

fundéuRAE 

Con motivo del aumento de las compras por internet, a continuación se ofrecen alternativas a algunos de los extranjerismos más usados en este ámbito. 

1. Comercio electrónico, mejor que e-commerce 

El anglicismo e-commerce puede traducirse en español con la expresión comercio electrónico. La voz cibercomercio es otra opción, ya que, según el diccionario académico, integra el prefijo ciber-, que ‘indica relación con redes informáticas’. 

2. Comercio móvil, mejor que m-commerce 

La expresión comercio móvil, con la que se alude a la compra y venta de bienes y servicios que se llevan a cabo con dispositivos móviles conectados a internet, como tabletas o teléfonos inteligentes, es una alternativa adecuada en español al anglicismo m-commerce

3. La voz ciberlunes, alternativa a Cyber Monday 

El término ciberlunes es adecuado en español para referirse a lo que en inglés se llama Cyber Monday, una jornada en la que los comerciantes lanzan ofertas y promociones para aumentar las ventas por internet y que suele celebrarse el primer lunes después del Día de Acción de Gracias. 

Aunque en principio debería escribirse con inicial minúscula por no ser el nombre propio ni de una festividad, puede percibirse como el nombre propio de una campaña comercial, por lo que no resulta inadecuada la mayúscula (Ciberlunes). 

4. La expresión «viernes negro», alternativa a Black Friday 

La expresión «viernes negro», con comillas para indicar que es un uso especial de la expresión, es preferible a Black Friday, y puede alternar con otras como viernes de descuentos, viernes de ofertas, viernes de compras… 

En México está asentada la expresión Buen Fin para designar un fin de semana de noviembre de características similares, concebido para impulsar el comercio mediante ofertas atractivas. A partir de ahí es posible emplear, por analogía, Buen Viernes como alternativa a Black Friday.  

Por idénticas razones que ciberlunes, no resulta inadecuado escribirlo con iniciales mayúsculas y es innecesario resaltarlo con comillas: Viernes Negro. 

5. Oniomaníaco o comprador compulsivo, mejor que shopaholic 

El término inglés shopaholic, formado por shop (que significa ‘tienda’ o, como verbo, ‘comprar’) y alcoholic, puede sustituirse en español por comprador compulsivo. Para la actividad es posible hablar de compra compulsiva o adicción a las compras. 

En psicología se emplea oniomanía (y su variante oneomanía); de este término especializado se forma oniomaníaco u oniomaniaco (ambas acentuaciones son válidas) para referirse a la persona que sufre de oniomanía

6. Agotado, alternativa a sold out 

En inglés, sold out se usa si se han vendido todas las entradas para una película, concierto, etc., y cuando en una tienda no queda nada que vender de un determinado producto. Ese concepto puede expresarse en español con la voz agotado o, si se desea ser más específico, entradas agotadas o artículo agotado, según el contexto. 

7. Rebajas a mitad de temporada, mejor que mid season sale 

La expresión mid season sales alude a los descuentos que los comercios y firmas hacen durante algunos días, normalmente entre temporadas. Este periodo no coincide con el de las rebajas clásicas, de modo que, por ejemplo, se pueden comprar artículos más económicos en los meses de marzo y abril sin necesidad de esperar a julio. 

En español, rebajas a mitad de temporada o de mitad de temporada son alternativas válidas y preferibles al extranjerismo. 

8. De compras, mejor que de shopping 

El Diccionario panhispánico de dudas señala que el uso como sustantivo de shopping (centre) es innecesario por existir el equivalente español centro comercial. Por el mismo motivo, se aconseja sustituir de shopping por de compras o de tiendasasí como la expresión hacer shopping por ir de compras o ir de tiendas. 

9. Reparto o entrega a domicilio, mejor que delivery 

Las expresiones reparto o entrega a domicilio son alternativas en español al anglicismo delivery. En algunos países no solo alude al servicio, sino también a la persona que hace las entregas, como en «Detienen al conductor que mató al delivery», que puede reemplazarse por repartidor, recadero, distribuidor o mensajero, según los casos. 

Con este último significado se usa en Argentina y Uruguay el término motoquero (‘mensajero o repartidor que va en moto’), mientras que el Diccionario de español dominicano, de la Academia Dominicana de la Lengua, incluye la adaptación al español delíveri

Relato de mi destino 

Por Germán Santamaría 

La vida de un hombre o de una mujer en Colombia tal vez más que en cualquier parte del mundo,  es una imprevisible aventura. Es el avatar en un país donde pueden llover del cielo tanto flores amarillas como centellas y fuegos. Pero ahí también radica la pasión diaria de nuestra existencia, porque solamente contamos con la certeza del hoy y el interrogante del mañana. Y aun la existencia de una persona tan apacible, tan sosegada y ponderada, de alguien que sólo ha reclutado amigos, como es el caso de Fernando Panesso Serna, entraña un periplo de vida de matices apasionantes, dinámicos, siempre inesperados. 

“Cuéntame tu vida”. Así se podría incitar al que fuera gran gobenaddor, jefe al más alto nivel, CEO de empresas muy importantes, viceministro, embajador en lejanos y cercanos países, entre otras altas responsabilidad en el Estado y en la empresa privada, y entonces Fernando Panesso nos la contaría. Y nos la cuenta en este libro que tiene la virtud esencial de narrar una vida personal que se cruza con el mismo destino de una nación…”. 

Sobre Revista Corrientes 4550 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*