Martes de la luenga lengua: Avocar-abogar, donde-cuando

Imagenes enespanol.com

EL LENGUAJE EN EL TIEMPO 

Fernando Ávila/El Tiempo 

Se escribe ‘WhatsApp’ o ‘wasap’? 

Un aviso publicitario de una página a todo color dice: “Nos enorgullece invitarles a conocer el innovador proyecto” y “¡Le impresionará!”. Comentario: En el buen español que usamos en Colombia, el complemento directo se reemplaza con los, “invitarlos”. Y no decimos “le impresionará”, sino “lo impresionará”. El leísmo es característico del norte de España.

En nuestro país usamos le y les para reemplazar el complemento indirecto: “Le causará una magnífica impresión”, “Nos enorgullece hacerles una invitación”. Además, si se invita en plural (“invitarlos”), es de esperar que la impresión sea también plural, “los impresionará” o “les causará una magnífica impresión. 

Más adelante el mismo aviso dice: “Solicite su invitación VIP”, y en seguida, “Visita el apartamento modelo”.

Comentario: En estos párrafos el aviso ya se decide por el singular, pero no se decide por el usted o el tú, pues en la primera frase trata al lector de usted (“solicite”) y en la segunda de tú (“visita”).

Para mantener la unidad con los párrafos iniciales, habría sido mejor “Soliciten” y “Visiten”. Por lo demás, vip es lo que ‘pertenece a personas muy importantes’, según la definición del DLE. Es adjetivo, que debe ir en minúscula, “invitación vip”, como iría cualquiera de sus sinónimos, invitación preferencial, invitación especial.

El aviso remata con una nueva mezcla de personas: “Escríbanos a whatsapp” (usted) y “Un privilegio a tu alcance” (tú). Además, olvida el plural con que empezó el aviso, que habría exigido las formas “Escríbannos” y “a su alcance”. La marca “WhatsApp” se escribe con dos mayúsculas, y el sustantivo español, derivado de ella, “wasap”, en minúsculas. 

Analizando 

Pregunta de una entrevista a Sergio Fajardo: “¿Cómo está analizando la campaña del 2022?”.

Comentario: La respuesta a esta rebuscada forma de interrogar hubiera sido del siguiente corte: “La estoy analizando con la comparación de las propuestas de los otros precandidatos con las mías”, pues el entrevistador pregunta por la forma de analizar y no por el resultado de ese análisis. Esto último generaría una pregunta mucho más sencilla, “¿Cómo ve la campaña del 2022?”. 

Abogada 

La discusión sobre si el título universitario de una graduanda en Derecho debe decir “abogado” o “abogada” está fuera de lugar, o mejor, fuera de tiempo. En alguna de mis columnas de hace 25 años decía a propósito de esta misma duda, que el Icfes, en ese tiempo, autoridad de la educación superior en Colombia, había establecido ya que los títulos debían hacer distinción de género, abogado y abogada, ingeniero e ingeniera, médico y médica. No se entiende por qué esta institución, llamada Uniciencia, se desfasó tanto en este asunto. Es de esperar que en ciencia sí esté al día. 

Domicilios, para llevar, bufet, baipás  

Fernando Ávila  

Cita: “El delivery y el take out serán más populares, pero habrá menos buffets”. Comentario: En notas sobre gastronomía, como la que nos proporciona esta cita, se suelen colar no pocos términos extranjeros, que hay que escribir en cursiva. Está muy bien que el extranjerismo se destaque en cursiva, pero no tan bien que la nota se llene de extranjerismos, ni que el periódico se llene de notas bilingües. En este caso, en apenas 13 palabras, 4 de ellas van en cursiva. Eso equivale a un 30 % de texto en inglés y francés.  

El exceso de extranjerismos puede obedecer a un velado complejo de inferioridad respecto al idioma propio. Quizá subyace en ese estilo de redacción la convicción de que es mejor escribirlo en inglés, porque en español el concepto pierde categoría. Algún maestro de ventas afectado por esa creencia le decía a su discípulo: “Póngale nombre en inglés o en francés, para que pueda cobrar el doble”.   

La Fundéu RAE recomienda cambiar delivery por ‘envío a domicilio’ o ‘entrega a domicilio’. En Colombia se ha universalizado la simple expresión ‘a domicilio’, que en los anuncios se reduce a la palabra ‘domicilios’, con ese sentido. Take out y el más frecuente take away se dicen en español colombiano ‘para llevar’. En cuanto a la palabra francesa buffet, referida a la ‘disposición de los alimentos para que cada quien se los sirva a su gusto’, existe la adaptación española ‘bufet’, que para el lector es tan clara como la forma original francesa, ya que la única diferencia es la reducción de la doble f a una sola. En español no hay doble f, como se ve también en ‘grafiti’, del italiano grafitti.  

Baipás  

         Pista del Megacerebro para la palabra bypass: “Variante de arteria”. Comentario: Faltó la advertencia “en inglés”, que aparece en otras pistas. La palabra inglesa bypass tiene como adaptación al español ‘baipás’. Esta forma obedece a dos principios: 1) La i griega (y), con sonido vocal i, solo puede ir al final de palabras terminadas en -ay, –ey, –oy, –uy, como esprayreydoymuy. En posición intermedia o inicial solo se usa esta letra cuando tiene carácter de consonante (ye), vayaleyesrayitoyoyo. Por eso, la sílaba inglesa by, se adapta aquí a la forma fonética bai. 2) La doble s desapareció del español en el siglo XVIII, cuando se publicó el Diccionario de autoridades, primera edición del hoy llamado Diccionario de la lengua española. Por eso, el pass, inglés, de bypass pasa al pás, español, de ‘baipás’, como sucede en otras adaptaciones, como ‘dosier’ y ‘exprés’, del inglés dossier y express.   

         Preguntas: feravila@cable.net.co  

los nombres de los tifones, ciclones y huracanes no necesitan cursiva ni comillas 

Por Fundéu-RAE 

Los nombres con los que se conocen los tifones, ciclones y huracanes no necesitan marcarse con cursiva, comillas ni ningún otro resalte, de acuerdo con la Ortografía de la lengua española

Es frecuente encontrar en las noticias frases como «El tifón ‘Goni’ se dirige a Vietnam tras su paso por Filipinas» o «China activa su máxima alerta por el tifón Haiyan», en las que habría sido preferible escribir «El tifón Goni se dirige a Vietnam tras su paso por Filipinas» y «China activa su máxima alerta por el tifón Haiyan». 

Además, se recomienda mantener el artículo cuando de forma oral o escrita se mencionen los huracanes, tifones o ciclones directamente por su nombre propio: el Goni, mejor que Goni

Por otra parte, si se emplea el prefijo super- para expresar la gran magnitud del tifón, lo adecuado es escribirlo sin tilde y unido a la palabra que acompaña (supertifón, no súper tifón ni súper-tifón), tal y como señala la Ortografía

En cuanto al género, tanto las tormentas tropicales como los huracanes y tifones son todos ciclones, por lo que, cuando se mencione un huracán que luego se convierte en tormenta, lo aconsejable es unificar el género empleando el artículo masculino el (tifón) Goni—, recurso que permite mantener la coherencia en la denominación del fenómeno atmosférico en sus distintas etapas. 

VER TAMBIÉN 

➤ huracanes, ciclones y tifones, claves de redacción 

Avocar-abogar, congraciar, donde-cuando, discriminar, hipérbole, menos 

Efraim Osorio/LA PATRIA 

 

Según El Diccionario, el verbo ‘avocar’ (del latín ‘advocare’ –llamar, hacer venir, atraer hacia sí’) significa únicamente lo siguiente: “Der. Dicho de una autoridad gubernativa o judicial: Atraer a sí la resolución de un asunto o causa cuya decisión correspondería a un órgano inferior”. No puede, pues, –aunque tiene el mismo origen– reemplazar al verbo ‘abogar’, como lo hizo el columnista Francisco J. González en esta oración: “…durante la época del federalismo en Colombia (1853-1885) donde las fuerzas liberales avocaban por la nacionalización de los hospitales, pues no congraciaban que detrás de la salud y la educación existiera toda una estrategia evangelizadora…” (LA PATRIA, 3/11/2020). ‘Abogar’ es el verbo apropiado en la frase citada con esta acepción: “Interceder en favor de alguien o algo”. Otra acepción: “Defender en juicio, por escrito o de palabra”. Hay, en la misma oración, dos imprecisiones gramaticales más: la primera, el uso incorrecto del adverbio de lugar ‘donde’ –error frecuentísimo– por el de tiempo, ‘cuando’, pues se refiere a ‘la época del federalismo’, no al ‘lugar en el que se practicaba’. La segunda, el empleo del verbo ‘congraciar’ en lugar de ‘aceptar’ (o ‘estar de acuerdo con’). Nota: el verbo ‘congraciar’ –que se conjuga como ‘cambiar– es transitivo (‘congraciar a los que estaban enemistados’), pero se emplea más como pronominal, por ejemplo, ‘congraciarse con alguien’. Sinónimos de ‘congraciarse’, ‘captarse simpatías, hacer amistad, caer simpático’. Y de ‘congraciar’, ‘bienquistar, disponer a favor, poner bien’. 
***
En el mismo artículo se lee: “En la página web de la Secretaría de Salud de la Alcaldía de Manizales se encuentra discriminada la oferta de servicios de salud con que cuenta la ciudad…”. En esta oración, el verbo ‘discriminar’ está fuera de lugar, porque no expresa la idea de su redactor, que quiso decir ‘clasificada, ordenada, dispuesta’. Ello es que ‘discriminar’ significa “seleccionar excluyendo”, y éste no es el caso, pues la Secretaría de Salud, al ‘clasificar’ esos servicios, no excluye ninguno. La ‘precisión conceptual’ en el uso del vocabulario contribuye a la comprensión correcta de un texto. Nota: ejemplo clásico de ‘discriminación’, la que realizaron con los libros de caballería del inmortal desquiciado sus amigos en el capítulo VI de la Primera Parte de la novela: “Del donoso y grande escrutinio que el cura y el barbero hicieron en la librería de nuestro ingenioso hidalgo”. Leerlo, un deleite. 
***
El historiador y escritor Pedro Felipe Hoyos Körbel confundió dos notas –no sé si negras o blancas– en este ‘fraseo’: “Su hipérbole vital (…) quedó trunca porque estaba en su mejor momento…” (LA PATRIA, 4/11/2020). En efecto, puso ‘hipérbole’ por ‘periplo’. ‘Hipérbole’ es una figura retórica que consiste en “aumentar o disminuir excesivamente aquello de que se habla”. Y no fue esta la ‘nota’ que él quiso emplear. Si hubiese escogido ‘periplo’, la melodía habría sido perfecta, porque ‘periplo’, del latín ‘periplus’ (‘circunnavegación’), es “un viaje o recorrido, por lo común con regreso al punto de partida”; también “el recorrido o trayectoria espiritual de una persona”, acepción más acorde con la melodía que el compositor quiso que oyéramos. Nuestro ‘periplo vital’ puede ser ‘una jornada con o sin regreso’. Otros dicen ‘parábola vital’. Tampoco ‘suena’ bien, porque, fuera de “narración simbólica de la que se desprende una enseñanza moral”, como las evangélicas, ‘parábola’ no es más que una figura geométrica. 
***
No siempre el adverbio de cantidad ‘menos’ es comparativo (‘eso es menos que nada’). Algunas veces “denota una limitación indeterminada de la cantidad expresa” (‘menos de cien pesos’). Doctrina elemental que no tuvo en cuenta el columnista de El Tiempo Stefano Farné en esta declaración: “Según el Gobierno, el PPS permitirá la inclusión en la protección social de las personas que, por trabajar menos que la semana completa, devengan…” (El Tiempo, 6/11/2020). Castizamente: “…menos de la semana completa”, porque las ‘semanas’, señor, no ‘camellan’.  

Sobre Revista Corrientes 4798 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*