Martes de la luenga lengua: Asequible-accesible, otorgar, insidio, se los digo

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA  

por  Efraim Osorio López

eolo1056@yahoo.com

La etimología de cada uno de esos adjetivos puede darnos más luces sobre su significado y empleo.

¿Son diferentes ‘asequible’ y ‘accesible’? A propósito de esto, me escribe el corresponsal José Albeiro Marín Toro: “El día de hoy 12 de junio de 2022, salió publicada en La Patria una columna escrita por el doctor Jorge Raad Aljure, titulada: Ciencia asequible. Pero al leer dicha columna, me parece que el título no es el correcto, pues su contenido hace alusión a una información científica de fácil comprensión, por lo cual considero que el título adecuado debió ser: Ciencia accesible”. La respuesta a la pregunta inicial la dio el académico don Roberto Restrepo: “Accesible. No debe  confundirse con ‘asequible’: la primera es lo que tiene acceso. Así, hay montañas accesibles, a que se puede subir o acercar, y hay otras que son inaccesibles. Sería un barbarismo decir de una montaña que es asequible. Y asequible significa lo que se puede conseguir o alcanzarse: un caballo es asequible a la fortuna de un campesino; los zapatos son asequibles a la fortuna de un obrero. “Es persona tan amable que es asequible a todo”. Obsérvese bien este ejemplo y se verá que ha debido decirse ‘accesible’, por ser ‘tratable’” (Apuntaciones idiomáticas y correcciones de lenguaje). La etimología de cada uno de esos adjetivos puede darnos más luces sobre su significado y empleo: ‘asequible’ viene del verbo latino deponente ‘assequi’ (‘alcanzar, dar alcance; conseguir, adquirir; igualar, acercarse a uno; llegar a entender’); y ‘accesible’, del también verbo latino ‘accedere’ (‘ir hacia, acercarse a, aproximarse; marchar contra, atacar; parecerse, asemejarse; adherir’) a través de su adjetivo ‘accessibilis-e’. Conclusión: según estas nociones, de una ‘ciencia’ se puede decir que es ‘asequible’ (‘se puede alcanzar’) y accesible (‘es comprensible’). Por esto, los diccionarios especializados presentan estos términos como sinónimos, aunque no lo sean en un ciento por ciento. ***

“El que calla otorga” decimos cuando queremos expresar que alguno ‘asiente o accede a algo’. También ‘otorgamos el perdón, una recompensa, una mirada; una disposición, un testamento’, etc. Lo que quiere decir que el verbo ‘otorgar’ debe usarse únicamente cuando lo que se ‘otorga’ o se ‘da’ es algo positivo o provechoso. Es absurdo decir que ‘le otorgó un puñetazo’ o ‘un castigo’. Por esto, el editorialista de LA PATRIA desentonó cuando redactó lo siguiente: “La Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Medellín condenó a Elda Neyis Mosquera, alias Karina (…) a la pena de ocho años, la máxima que puede otorgar esa jurisdicción para quienes se acogieron voluntariamente a ese proceso…” (LA PATRIA, Editorial, 14/7/2022). “…la máxima que puede dar (o aplicaresa jurisdicción…”. Precisión conceptual, ¿recuerda? ***

‘Insidio’ es la primera persona del singular del presente de indicativo del verbo ‘insidiar’ (‘poner asechanzas’), poco usado, según El Diccionario. Nada más. Sin embargo, la agencia noticiosa Efe le encontró otro significado, de acuerdo con lo que afirma en una nota sobre la Comisión de la verdad: “…pero también a separaciones familiares o incluso al “insidio”, el sentimiento de los que se quedaron por aquellos que se fueron” (LA PATRIA,  “La Colombia fuera de Colombia”, 10/7/2022).  Si ésa es la definición de ‘insidio’, es absurda, sin ningún asidero etimológico. Las únicas palabras que, además del verbo citado, y que proceden del verbo latino ‘insidiare’ (‘poner o armar celadas o asechanzas’) son ‘insidia’ (“palabras o acción que envuelven mala intención”), ‘insidiador’ (‘el que insidia’), ‘insidioso-sa’ (‘que arma asechanzas, que se hace con asechanzas’) e ‘insidiosamente’ (‘con insidias’). No hay más. O las ignoro. ***

El columnista de Eje 21 Augusto León Restrepo afirmó: “Dirán ustedes que a qué se debe la advertencia. Y se los voy a explicar” (Eje 21, 10/7/2020). “Y se lo voy a explicar (a ustedes)”, castizamente, porque el pronombre ‘lo’ (complemento directo de ‘explicar’) reemplaza a ‘a qué se debe’. Si el redactor quiso referirse a ‘ustedes’, tendría que haber escrito “y les (complemento indirecto) voy a explicar (a qué se debe la advertencia)”. Es la lógica de la gramática. 

Sobre Revista Corrientes 5895 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: williamgiraldo@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*