Martes de la luenga lengua: Amordazar, concordancia, placas huella

Imagen Middelbury Institute

El lenguaje en el tiempo

Fernando Avila/ EL TIEMPO

Por qué en los medios se dice tanto ‘hurtar’ en lugar de ‘robar’?


Respuesta: Porque la ley colombiana llama “hurto” el robo. Si la narración noticiosa atendiera más al uso común de las palabras y menos a como están en la ley, dirían “robo”, sobre todo cuando hay violencia. Nadie grita en la calle “¡Auxilio! ¡Me hurtaron el celular!”.

Hay que hacer lo del catequista que enseñaba los Mandamientos: “el sexto, no fornicar; el séptimo, no hurtar”, pero como no lo entendían, hacía esta traducción: “el sexto, no ponerle los cachos a la mujer; el séptimo, no llevarse las cosas que no son de uno, o sea, no robar”, y así sí lo entendían.

En todo caso, aún hay periodistas que escriben robar y robo, “Le robaron la moto mientras almorzaba” (La Opinión), “Robo a una joyería del centro comercial Gran Estación” (EL TIEMPO).

Empanicarse

Enrique Ordóñez me pregunta por el verbo empanicarse.

Respuesta: Tiene registro en el ‘Diccionario de colombianismos’, 2018, del Caro y Cuervo, con el sentido de ‘sentir pavor, temor o pánico’. La palabra colombianismo ya no tiene el sentido de ‘error’. El DLE, 2014, lo define como ‘palabra o uso propio del español hablado en Colombia’. No solo acude a él el vulgo, sino también escritores de prosapia. “Los uribistas de Medellín se empanicaron con Quintero” (Gustavo Álvarez Gardeazábal, Las2orillas), “el paro, que empanicó al país” (María Isabel Rueda, EL TIEMPO).


Netanyáhu

Pregunta Camila Rubio H.: ¿Finalmente se tilda, Netanyáhu, o no se tilda, Netanyahu?

Respuesta: Depende de como se pronuncie. Si se pronuncia Netanyaju, no, porque es palabra grave terminada en vocal, pero si se pronuncia Netanyáu, sí, porque es palabra aguda terminada en vocal. Debe tenerse en cuenta que áu es diptongo, es decir, una sola sílaba. Eso permite que una palabra lleve tilde en la vocal fuerte del diptongo, y no en la débil en la que termina, tipói, agnusdéi, Fundéu, bonsái, ayayáu, Paláu, Inpáhu, Netanyáhu.

Infrarroja

Citas: “cicloruta” (Hacienda Samaria, aviso), “La luz infraroja toma tu temperatura” (Multiplaza, aviso). Comentario: Las palabras compuestas ciclorruta e infrarroja deben escribirse con doble erre. Los últimos componentes de estos dos vocablos son ruta y roja, cuya erre inicial tiene sonido fuerte, como en toda palabra que empieza con esa consonante. Al anteponerles prefijos terminados en vocal, ciclo- e infra-, la erre queda en posición intervocálica, con lo que adquiere el sonido suave de cara, cera, cirio, coro, cura, y no el sonido fuerte de carro, cerro, cirrosis, corro, currar. Por eso hay que duplicarla, para conservar el sonido, vicerrector, antirrobo, sismorresistente, ciclorruta, infrarroja.

@fernandoavila5

Martes, Julio 7, 2020

Tópico, humano-humanitario, amordazar, concordancia, placas huella

Efraim Osorio/LA PATRIA

Es usual el empleo de ‘tópico’ como sinónimo de ‘tema’ o ‘asunto’. De muestra, esta frase del doctor Jorge Raad Aljure: “En ese tópico, la investigación continúa hasta obtener una hipótesis aceptable…” (LA PATRIA, 23/6/2020). Esto se debe tal vez a la influencia del inglés, idioma en el cual el término ‘topic’ sí tiene ese significado. En castellano, no. El Diccionario le asigna las siguientes acepciones: “Tópico-ca. Adj. Perteneciente o relativo a determinado lugar. // 2. Perteneciente o relativo a la expresión trivial o muy empleada. // 3. Med. Dicho de un medicamento o de su modo de aplicación. // 4. Ret. Expresión vulgar o trivial”. Viene del griego ‘topos’, ‘lugar, sitio, puesto, país, territorio, región, pasaje de un libro o de un escrito’. Sus sinónimos son ‘apósito, sinapismo; vulgar; trivial, manido, adocenado, expresión común’. De su raíz griega vienen también ‘topografía’ (“arte de describir y delinear detalladamente la superficie de un terreno”), ‘topónimo’ (“nombre propio de un lugar”) y ‘toponimia’ (“estudio del origen y significación de los nombres propios de un lugar” y el conjunto de esos nombres). 
* * *
En el mismo artículo, y refiriéndose a los negros, a los indígenas y a ciudadanos diferentes, el columnista escribió: “Sin embargo, en Colombia continúa alguna clase de esclavitud (…), lo cual se constituye en una lacra de una sociedad que niega su condición humanitaria”. ¿Confundió ‘humanitario’ con ‘humano’? Creo que sí, porque el adjetivo ‘humanitario-a’ califica todo lo que mira o se refiere al género humano; en cambio, ‘humano-a’ califica lo relativo o perteneciente al hombre (“ser animado racional, varón o mujer”). Hay diferencia, por ejemplo, entre ‘actitud humanitaria’ (preocupación por el prójimo, caridad) y ‘actitud humana’ (conducta como ser racional). 
* * *
La siguiente afirmación del editorialista de El Tiempo me trajo a la memoria la ‘manea’, una cuerda corta con que en las fincas ‘apeaban’ o ‘maneaban’ las patas de las vacas antes del ordeño: “Lo más aterrador es que las víctimas fueron amordazadas de pies y manos mientras se llevaban sus pertenencias” (23/6/20920). Y recordé ese instrumento, porque se utilizaba para ese efecto, no la ‘mordaza’, como lo dice el redactor del editorial. La ‘mordaza’ es “cualquier cosa, instrumento, tela, etc., que se aplica a la boca de alguien para impedirle hablar, gritar, etc.”. ‘Mordaza’ viene del latín vulgar ‘mordacia’, que, a su vez, procede del verbo latino ‘mordere’ (‘morder, mordisquear’). ‘Amordazar’ es, entonces, ‘poner mordaza’ e “impedir hablar o expresarse libremente, mediante coacción”. El columnista debió emplear otros verbos, por ejemplo, ‘amarrar, atar, sujetar, ligar’. En resumen, la ‘mordaza’ se emplea para impedir el habla, no la locomoción. 
* * *
Los errores gramaticales son tanto más graves cuanto más educada la persona que los comete, como se supone que debe serlo un columnista. Y más todavía, si el error consiste en la violación de una norma elemental. Muestra de ello, la siguiente: “Las mil y un formas de galantería y flirteo de nuestro país hacia Trump…” (El Tiempo, Sandra Borda G., 23/6/2020). Parece que esta escritora no oyó nunca hablar de “Las mil y una noches”. La ‘norma elemental’ es ésta: el adjetivo numeral cardinal ‘uno’ concuerda en género con su sustantivo: si decimos ‘una norma’, ¿por qué ‘mil un normas’? ‘Mil una normas’, por supuesto. La conjunción ‘y’ de la famosa obra se añadió por eufonía. De esto he hablado con frecuencia, porque con frecuencia oigo y leo este disparate. 
* * *
En pocas palabras, los nombres compuestos de dos sustantivos se escriben separados y sin guion, por ejemplo ‘sofá cama’. El plural lo lleva el primero de ellos, ‘sofás cama’. El gobernador de Caldas, Luis Carlos Velásquez escribió: “…se impulsarán ciclo-rutas interdepartamentales y un plan de placa-huellas veredales con inversiones del sistema de regalías” (LA PATRIA, 28/6/2020).’Placas huella’ y ‘ciclorruta’. Así, los dos sustantivos.

eliminar y erradicar una enfermedad, diferencias

Fundación para el español urgente

Escuchar

Eliminar es el verbo más adecuado para expresar que una enfermedad deja de estar presente en un determinado país o territorio, mientras que erradicar una enfermedad supone, en la jerga técnica, eliminarla por completo. 

En la prensa, es frecuente encontrar frases como «Estos son los pasos que siguió Nueva Zelanda para erradicar el coronavirus en tres meses» o «Tras erradicar la covid, se reanudan en la ciudad los rodajes». 

El Diccionario de términos médicos de la Real Academia Nacional de Medicina define erradicar como ‘eliminar por completo una enfermedad, por lo general infecciosa’. En un contexto médico, los epidemiólogos aplican este término a la desaparición completa de una enfermedad infecciosa en todo el mundo o, como mínimo, en un continente. Esto ha sucedido, por ejemplo, con la viruela.

Desde este punto de vista, la eliminación es el paso previo a la erradicación, ya que supone que la enfermedad simplemente está ausente en un territorio, como sucede con la covid-19 en Nueva Zelanda, pero no excluye la posibilidad de nuevos brotes al estar presente en países vecinos, por lo que obliga a una vigilancia constante que evite su reaparición. 

Aunque en ámbitos más divulgativos, como el periodístico, es frecuente y no resulta censurable hacer un uso laxo del verbo erradicar, los expertos consultados aconsejan emplear los términos con la debida exactitud, siempre que se pueda, para informar con la mayor claridad. 

Por ello, en los ejemplos anteriores habría sido más preciso optar por eliminar: «Estos son los pasos que siguió Nueva Zelanda para eliminar el coronavirus en tres meses» y «Tras eliminar la covid, se reanudan en la ciudad los rodajes». 

VER TAMBIÉN

➤ erradicar de raíz es redundante

Sobre Revista Corrientes 3748 Artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

3 comentarios

  1. 1. tr. Tomar o retener bienes ajenos contra la voluntad de su dueño, sin intimidación en las personas ni fuerza en las cosas.
    2. tr. Dicho de un vendedor: No dar el peso o medida cabal.
    3. tr. Dicho del mar o de un río: Llevarse tierras.
    4. tr. Tomar dichos, sentencias y versos ajenos, dándolos por propios.
    5. tr. Desviar, apartar.
    6. prnl. Ocultarse, desviarse.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*