Los niños hablan de mamá

La torre dibujada por Sofia

Por Óscar Domínguez Giraldo

El día de la madre, valentina le dice a su padre: “Papi, definitivamente eres la mejor mamá del mundo”.

Malena, viendo salir de compras a su mamá y a su abuela: ”Van a comprar cosas necesarias que no necesitan”.

La madre va con su hijo a ver la exposición “Bodies”, toda una clase de anatomía sobre cuerpos que parecen momias. Mientras mamá compra las boletas, su hijo de seis años, le pregunta: “Si aquí están los muertos, ¿veremos al abuelo?

La pequeña Gabriela se sincera con su mamá: „Mami, en el colegio un compañerito me mostró el pipi“. La afanada madre indaga: – ¿Y tú que hiciste, tesoro? – Les tapé los ojos a mis amiguitas para que no vieran“.

Como la abuelita Alicia enviudó hace poco su nieto Juan José, de 3 años, le dice una noche: “Abuelita, yo creo que tu necesitas dormir con un hombre, así que esta noche dormiré contigo”.

Después de ver como talan árboles, Laura le dice a su mamá: “Parece que me partieran el corazón cuando veo esos árboles cortados”.

“Mamá, ¿por qué está oscuro si hoy es mi cumpleaños?”. (Tolia, 3 años, en Vida y Destino, de Vasili Grossman).

– Carlitos, le dice la abuela al pequeñín: Vamos al baño a hacer pipí

– Ve tú, abuelita, yo no tengo ganas.

Manuela, 10 años, le cuenta a su madre que ha visto en el día tres parejas gays. Pregunta: „¿Y entonces con quién nos vamos a casar nosotras?“.

Contado por Michelle Obama, primera mujer de Estados Unidos, en entrevista con Larry King: “Cuando mi marido recibió la nominación, mi hija de diez años se levantó a la mañana siguiente y le expliqué que papá había ganado. Y le pregunté: ‘¿No crees que es maravilloso?’. Y Malia dijo: ‘Bueno, sí. Me doy cuenta de la enorme responsabilidad que representa, pero también habría sido enorme si Hillary Clinton hubiera ganado’. Lo dijo sin parpadear”.

María Clarita, siete años, habla con su mamá: “Mami, mi papá es Olaya, mi hermanito es Olaya, yo también soy Olaya y tú eres Mesa. Entonces, ¿tú no eres de esta familia?”.

-¿En dónde se botan los papeles, niños?

-En el incesto de la basura, mami. (Del libro Palabra de Niños, de Yamile Humar, Círculo de Lectores):

La mamá sorprende a Adolfo, 4 años, con la mano hurgando en la nariz. “¿Y a ti quién te enseñó eso?”. “Yo me lo inventé”, fue la orgullosa respuesta.

La madre reincide en la maternidad tres años después del último hijo. Como la nueva bebé llora mucho, el mayorcito le pregunta a mamá: “¿No será que la podemos volver a tu barriga que allá no se oía?”.

El dibujo de la Torre Eiffel es de Sofía, 10 años.

Preguntas que Cristóbal y Juan Pedro, mellizos de 6 años, les han formulado a su mamá:

¿Comprar dos niños es más barato?

¿Por qué la gente pelea tanto si querer es tan fácil?

¿Adónde van las estrellas fugaces?

¿El pan del Padrenuestro lleva mantequilla?

¿Las hormigas son mujeres o también hay hormigos?

¿A qué horas duermen las cigüeñas?

¿Por qué los perros no ladran en español?

Diálogo de Sofía, 4 años, con su mami:

– Hija, cómete el brócoli, ¿no ves que hay niños que no tienen nada qué comer?

– ¡Pues yo les comparto mi brocoli! (Sofia, mi nieta de diez años, es la autora del dibujo de la Torre Eiffel que acompaña estas historias…<)I.

De José Manuel, de 5 años, estudiante del grado transición: «¿Te imaginas, mami, uno regar las plantas con leche y que de los árboles salgan vacas?”.

Mi nieta Carla, de 5 años, me preguntó ¿por qué uno se tiene que morir si nació para vivir?

Cuando tenía como cinco años llevé a Natalia al museo de historia natural de Londres que tiene, en el segundo piso, una secuencia ilustrada muy didáctica para explicarles a los niños la teoría de la evolución. La recorrimos y yo le fui traduciendo y explicando el australopitecus y el pitecantropus erectus y los sucesivos ancestros del hombre. A la salida del museo, frente a un cerezo en flor, la sardina me dijo: Dime una cosa, mami: ¿Cuál de mis abuelos era mico?

Sobre Revista Corrientes 6553 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: williamgiraldo@revistacorrientes.com