Los Juegos Olímpicos, otra víctima del coronavirus

Como se esperaba, los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio se aplazaron oficialmente por la pandemia del coronavirus.EFE

COI y gobierno japonés cedieron ante la presión internacional. Como se esperaba, las justas, programadas del 24 de julio al 9 de agosto próximos en Tokio, se aplazaron para una fecha por definir, así como los Juegos Paralímpicos.

La presión internacional surtió efecto. Primó el sentido común y los Juegos Olímpicos de Tokio, programados del 24 julio al 9 de agosto, fueron oficialmente aplazados para “mediados de 2021”, como consecuencia de la pandemia del coronavirus, según anunciaron este martes el Comité Olímpico Internacional (COI) y el gobierno japonés. De igual manera, quedan cancelados los Juegos Paralímpicos, que se disputarían días después.

Es un aplazamiento sin precedentes para este evento, cuya primera edición en la era moderna tuvo lugar en 1896. Hasta ahora únicamente las guerras mundiales habían impedido su celebración en 1916 (Berlín), 1940 (Helsinki) y 1944 (Londres).

“En las circunstancias actuales y con base en las informaciones suministradas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el presidente del COI y el primer ministro de Japón han concluido que los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio deben ser reprogramados a más tardar para mediados de 2021, con el objetivo de salvaguardar la salud de los deportistas y de todos los implicados en el evento, así como de la comunidad internacional”, anunció el COI en un comunicado.

Poco antes, en Tokio, tras una conferencia telefónica con el presidente del COI, Thomas Bach, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, había anunciado que le había “propuesto aplazar los Juegos alrededor de un año” y que el dirigente deportivo expresó estar de acuerdo “al ciento por ciento”.

Esta decisión del COI y de los organizadores parecía inevitable en los últimos días ante la propagación del COVID-19 y la oleada de peticiones de aplazamiento por parte de deportistas y delegaciones de peso, lideradas por varias potencias olímpicas, como Estados Unidos, Canadá, Alemania y Australia.

No había otra salida

Desde la aparición del virus, a comienzos de año, se especuló con la posibilidad de cancelar las justas, cuyo costo total aproximado ronda los US$28.000 millones. Los organizadores, sin embargo, pidieron prudencia con la esperanza de que la enfermedad se pudiera controlar, pero, en vez de mejorar, la situación empeoró.

Después de la huella devastadora que dejó en China, llegó a Europa con más fuerza y ahora hace estragos en toda América.

Hasta ayer, según cifras oficiales de la OMS, se habían confirmado alrededor 400.000 infectados en 175 países y territorios, con más de 17.000 muertes.

Ante esta situación, varios gobiernos habían anunciado que no mandarían delegación a las justas e incluso muchos de los 11.000 deportistas que participarían pidieron el aplazamiento.

Tokio 2020 era el único gran evento deportivo que no se había cancelado. Todos los demás, incluidas Eurocopa y Copa América de fútbol, se habían movido para 2021. Y muchos campeonatos y torneos anuales de diferentes disciplinas se suspendieron definitivamente o reprogramaron para el segundo semestre del año.

Por temas de calendarios internacionales, condiciones climáticas y repercusiones financieras, todo indica que la mejor opción es hacer los Juegos entre julio y agosto de 2021.

“Estaremos listos”

Baltazar Medina, presidente del Comité Olímpico Colombiano, admitió que “la decisión de aplazar los Juegos era de esperarse, pues todo estaba condicionado a la forma como evolucionara el control del coronavirus en el mundo, situación que desafortunadamente, antes de mejorar, ha empeorado en los últimos días, razón por la cual considero que era lógico postergar el evento, pues nuestra responsabilidad superior es proteger la salud de los atletas”.

Agregó que a pesar de los traumatismos lógicos que traerá organizar las justas en una nueva fecha, en términos económicos, logísticos y deportivos, “nuestra obligación ahora es garantizar que la participación de nuestros atletas esté exenta de cualquier riesgo de contagio y los deportistas tengan las mayores facilidades para la clasificación y posterior preparación”.

Colombia tiene ya 29 clasificados para Tokio y aspira a llevar cerca de cien atletas a los Juegos, en los que su objetivo es conquistar al menos ocho medallas, las mismas que en las pasadas ediciones de Río (2016) y Londres (2012).

Julio César Ávila, presidente del Comité Paralímpico Colombiano señaló, por su parte, que “nuestros deportistas, sus familias y entrenadores pueden estar tranquilos porque el sueño de Tokio 2020 se corre, pero sigue vivo”. Nuestro país logró 17 preseas hace cuatro años y en Japón aspira a mejorar esa cosecha.

Sobre Revista Corrientes 3445 Artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*