Los Danieles: Robo Olímpico

Daniel Coronell

Daniel Coronell

Esta semana, sin que nadie se enterara, el Tribunal Superior de Bogotá compulsó copias para que la Fiscalía determine si debe iniciar un proceso de extinción de dominio contra Olímpica S.A., la empresa bandera de la poderosa familia Char. El gigantesco Centro Comercial Portal de la 80 de Bogotá y su ancla el Súper Almacén Olímpica —ambos propiedad de sociedades controladas por los Char— están construidos sobre un terreno comprado a una entidad estatal por un precio sustancialmente inferior al real. Un despojo de dineros públicos que arrancó hace 20 años para beneficiar a una de las familias más ricas de Colombia.

Superalmacen Olímpica

Para la época en la que se hizo el negocio, claramente lesivo para los intereses públicos, el patriarca familiar Fuad Char Abdala era senador de la república.

Los hechos salieron a flote apenas este jueves por la tarde, gracias a la sentencia de segunda instancia contra Gloria Esther Peñaranda Zequeda, liquidadora del Instituto Nacional de Crédito Territorial. 

Con ponencia del magistrado Alberto Poveda Perdomo, la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá condenó a la señora Peñaranda a 72 meses de prisión y a pagar una multa de casi 2.400 millones de pesos por el delito de peculado por apropiación a favor de terceros.

Punto 2

El tercero favorecido es Olímpica S.A. 

La historia del abusivo negocio empezó con la liquidación del Instituto de Crédito Territorial, conocido por su sigla Inscredial, institución pública cuyo objeto era la construcción de vivienda para los colombianos más necesitados.

Uno de los activos más preciados del Inscredial en liquidación era un enorme lote de más de 21.000 metros cuadrados, con una ubicación privilegiada. El terreno llamado Bochica III estaba sobre el costado norte de la calle 80, la Autopista a Medellín, entre las carreras 100 A y 102 de Bogotá. 

La vocación del lote era la construcción de viviendas de interés social pero terminó no beneficiando a ningún pobre.

La liquidadora del Inscredial se lo vendió a la empresa controlada por los Char en 2.300 millones de pesos. Durante el juicio, un experto del Instituto Geográfico Agustín Codazzi conceptuó que el valor real del terreno era superior a 4.585 millones de pesos.

Punto 76

La sentencia establece que Gloria Esther Peñaranda Zequeda usó un avalúo inusualmente bajo y “no ajustado a la legalidad” para venderle el lote a Olímpica en 2001, a precio de quema.

El fallo también dice que la funcionaria sabía perfectamente lo que estaba haciendo “no fue asaltada en su buena fe, como pretende hacerlo ver, sino que se trató de algo fraguado”.

Punto 100

Apenas tres años después, en enero de 2004, Olímpica S.A. le traspasó el lote a otra compañía controlada por los Char, la Sociedad Comercial Portal de la 80 S.A. El precio de la transacción fue 12.500 millones de pesos. Es decir, los vendedores se ganaron más del 300 por ciento.

La familia Char, a través de otra de sus sociedades, llamada Portales Urbanos, continúa hoy controlando el centro comercial Portal de la 80 y su gigantesco SAO.

Al respecto, la sentencia del Tribunal señala: “Aquí se demostró que Olímpica S.A. obtuvo una ganancia de $10.200.000.000,00, porque el bien lo había comprado en $2.300.000.000,00, lo que matemáticamente arroja un valor comercial de $590.857,59 por m2, demostrándose así que aumentó un 311.1% el valor catastral”.

Punto 117

El Tribunal Superior de Bogotá, se pregunta en su sentencia, por qué la empresa de la familia Char no fue llamada a responder durante todos estos años. La funcionaria responsable resultó condenada pero los grandes beneficiarios de la operación siguen impunes: “Aquí se sorprende la Sala cuando constata que los terceros, es decir, los representantes legales de Olímpica S.A., no hayan sido convocados a juicio, siendo que ellos fueron los terceros en el delito de peculado por apropiación”.

Punto 60

Por eso, los magistrados del Tribunal Superior de Bogotá compulsan copias para que la Unidad de Extinción de Dominio de la Fiscalía determine si es legal el injustificado enriquecimiento de Olímpica S.A.

El epílogo es el usual. A semejanza de Aida Merlano, la gris funcionaria que les permitió la ganancia astronómica irá a la cárcel, los Char seguirán enriqueciéndose y aumentando su poder. Álex, el príncipe heredero de la dinastía, seguramente será el candidato presidencial de la derecha con chance de coronar este nuevo negocio.
 

Sobre Revista Corrientes 6567 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: williamgiraldo@revistacorrientes.com