Los Danieles: Otra mentira de Uribe

La interceptación no solamente evidencia que Uribe le mintió a la Corte, sino que deja clara la existencia de un plan para extender las presiones al testigo Monsalve.

Por Daniel Coronell

El expresidente Álvaro Uribe Vélez mintió en su indagatoria en la Corte Suprema de Justicia sobre el conocimiento que tenía de la relación entre uno de sus abogados y el secuestrador Enrique Pardo Hasche. La mentira es relevante porque Pardo Hasche está grabado en múltiples ocasiones insistiéndole a Juan Guillermo Monsalve que se pase para “el lado del presidente” y cambie su testimonio, según el cual Uribe y su hermano Santiago son fundadores del Bloque Metro de las autodefensas.

En la indagatoria del martes 8 de octubre de 2019, el magistrado investigador le preguntó al entonces senador si conocía la existencia de una relación entre Enrique Pardo Hasche y su abogado Jaime Lombana. Uribe respondió así:

–Aquí hay una coartada, pusieron de acuerdo a Diego Cadena y a Jaime Lombana para asistir donde Monsalve, me entero yo por la columna de Daniel Coronell y le repito, encuentro al doctor Lombana muy indignado.

La primera columna en la que mencioné esa visita a la cárcel La Picota se llama “El que la hace la paga” y fue publicada el domingo 27 de mayo de 2018. Uribe conocía estos hechos con bastante anterioridad.

Una interceptación telefónica, legalmente ordenada y efectuada tres  meses antes, comprueba que Uribe sabía mucho antes de mi columna tanto de la visita como de la relación entre el abogado Jaime Lombana y el secuestrador Pardo Hasche. La conversación entre el expresidente y el abogado Lombana fue grabada el 22 de marzo de 2018. Allí Uribe se refiere a Pardo Hasche como “amigo suyo” y “cliente suyo”.

–¿Tiene un minutico? –le pregunta Uribe a Lombana.

–Claro que sí, señor presidente –responde el abogado.

–Bueno, ese Monsalve que está en la cárcel con el Pardo amigo suyo.

–Sí –dice apenas Lombana.

–Cliente suyo ese que dice que lo tienen presionado los paramilitares, que porque yo les he hecho mucho daño, pero yo sí quiero que ese bandido rectifique.

La conversación sigue y el expresidente le cuenta al abogado que Juan Guillermo Monsalve, necesita verlo:

–No, no, no, lo que me dijeron a mí de esa cárcel los investigadores y este Diego Cadena es que cuando ese Monsalve lo vio a usted dijo “ah este es el doctor Lombana, este es un hombre muy respetable, este es el abogado de Uribe”.

–Así fue, tal cual, presidente –responde Lombana– yo me senté en una mesa y él estaba como a quince metros.

–Entonces ha mandado a decir –continúa Uribe– ha mandado a decir que necesitaba al doctor Lombana. Él quedó muy admirado de usted. Ese es el cuento.

La interceptación no solamente evidencia que Uribe le mintió a la Corte, sino que, combinada con otras pruebas, deja clara la existencia de un plan adicional para extender las presiones al testigo Juan Guillermo Monsalve en esas fechas.

Un día antes de esta conversación, es decir el 21 de marzo de 2018, el cuestionado abogado Diego Cadena volvió a la cárcel a ver a Monsalve y a Pardo Hasche. Eso está demostrado en los videos de las cámaras de seguridad y en los registros de entrada.

Todo indica que la llamada de Uribe a Lombana está relacionada con esa visita. Pardo Hasche está grabado tratando insistentemente de persuadir a Juan Guillermo Monsalve de que se volteara para el lado de Uribe, ofreciéndole ventajas y diciéndole proféticamente lo que ahora está sucediendo:

“A Uribe ni siquiera lo van a tocar. El tipo… lo van a soltar. ¿Por qué? Cuando uno dice por qué. Pues porque todo está para Uribe. Entonces los magistrados van a ir a ver, hijueputa. Nadie se va a poner a joder con esa gente ya. Imagínese, una vez que esa gente se monte en el país no vuelve a mirar para atrás. Cuando arranquen ese país, hijueputa…El que se quedó atrás, se quedó atrás”.

Pardo que le aseguró a Monsalve que le pondrían abogados y fiscales para favorecerlo si declaraba contra el senador Iván Cepeda y a favor del expresidente Uribe, también le dice: “Lo que podemos hacer es que vengan aquí, fácil. Y que se siente usted con Lombana y con el otro amigo, con los dos, yo los llamo y les digo”.

En otra grabación, Pardo Hasche dice que ya pidió que les mandaran a la prisión a alguien llamado Jaime:

“Esto va como a 3.000 millas por hora. Entonces este está haciendo güevonadas y no entiende. Bum, bum, bum. Y corra y llame él. No sé en qué momento entendió que trajera al otro. Y el otro, usted sabe quién es el otro. ¿Usted es que es bruto? Yo le expliqué muy bien a usted que son dos problemas. Uno es del otro y el otro el suyo. Tienen que venir los dos. ¿Entonces sabe qué me tocó hacer? Decírselo de una: que traiga a Jaimeeee”.

El abogado Jaime Lombana aparentemente no le caminó al plan. Nunca volvió a la cárcel. Citado por la Corte Suprema de Justicia declaró que se sorprendió negativamente cuando se enteró de que Diego Cadena, cuyo historial es bastante conocido, estaba trabajando para el expresidente Uribe: “A mí sí me impactó cuando conocí a Cadena como abogado del presidente Uribe (…) yo inmediatamente dije: ¿De dónde salió este señor Cadena? ¿Quién se lo presentó?”, y aseguró que él tiene otro estilo de ejercicio profesional: “Yo no soy hombre de aviones privados ni de cosas de esas, magistrado”.

Cadena era el hombre para esa clase de vueltas. El que le ofrecía favores jurídicos a Juan Guillermo Monsalve con aprobación de Uribe, el que escribía cartas a nombre de presos para beneficiar a Uribe y el que le daba plata a familiares y relacionados del testigo Carlos Enrique Vélez. Todo está probado aunque la Fiscalía esté pidiendo la preclusión del caso.

Sobre Revista Corrientes 4573 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*