Lo dicho: El dictador jugó con candela

Foto La República

Por: Gustavo Castro Caycedo

Tardío el pánico que hoy invade a Iván Duque, causado por las consecuencias de las estupideces que ha cometido, y por los trágicos resultados  del irreparable saldo de jóvenes asesinados; y la destrucción causada por la vandálica anarquía que él, y nadie más, inspiró.

Ya ni su renuncia podría resarcirle  a Colombia el daño, las lágrimas y la sangre que le han causado sus mentiras, su demente osadía, su prepotencia y su delirio de “vitrina”, que lo llevaron a creerse un emperador, aunque en realidad es un enajenado  dictadorzuelo, obsesionado con el autobombo, la auto publicidad,  y una ebria megalomanía reiterada cada día en el más  abusivo programa de televisión en la hitoria de la TV nacional, financiado con miles de millones de pesos del erario público y con fondos que le raponeó a la paz, para mentirle a los colombianos y para mancillar la patria.

Hace casi un mes titulé mi última columna: “Está jugando con candela”.

Me pregunto, si yo que soy un simple periodista, vi lo que venía, cómo es que él y su camarilla de genuflexos y  áulicos no?

Desafortunadamente el irreparable daño que le ha hecho a Colombia y a los colombianos no tiene reversa.

Dios lo perdone por el mal que le a  causado a la patria; apátrida.

Sobre Revista Corrientes 4773 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

2 comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*