Libertadores para Nacional: El verde era de todos los colores

Alexis García levanta la Copa Libertadores el 31 de mayo de 1989. Foto goal.com

Por Oscar Domínguez Giraldo

Hace 30 años, Bogotá fue una locura la noche del 31 de mayo cuando Nacional ganó la Copa Libertadores gracias al azar de los penaltis.  No cabía un tinto en las calles. Todos fuimos verdes. O dicho con el poeta Aurelio Arturo, “el verde era de todos los colores”

El vecino de mesa era un amigo, un parcero, que no habíamos conocido. Esa noche “no nos esperaron en la casa”. Había que brindar. Y  no nos tuvieron que abrir el guargüero para hacerlo.

Muchos celebramos en los bares de la calle 53 (¿o será la 57?)  que desemboca en el estadio El Campín. Donde  nos pilló el triunfo. No nos alcanzó la ropita para celebrar al encopetado Hilton con los jugadores del Nacional.

Modestia apártate, pero durante un rato celebramos con los grandes de El Águila Descalza, Carlos Mario y Cristina Toro. Los tuvimos para nosotros solitos. De pronto dijeron: chao, pescao,  y arrancaron pa’l Hilton. ¡Desertores!

Nos habría gustado coronarles un abrazo a los del Nacional, dejarles babas con el alias de beso en el cachete, lagartearle sun autógrafo, prestarles plata, invitarlos a almorzar a la casa. No, celebramos desde la llanura y la pasamos de maravilla.

La desbordante alegría del columnista a su llegada a Colprensa.
Foto archivo ODG

Al día siguiente del triunfo, enguayadabo, me aparecí en la agencia Colprensa, con camisa de parada y con una botella de Champaña viuda del señor Clicquot.

Las fotos que acompañan este recorderis fueron tomadas en mi oficina del barrio La Merced, en la Calle 34 con carrera 5ª., abajo del colegio de San Bartolomé, cerca de las casas fiscales de los departamentos, al lado del hígado del Centro Nacional de Consultoría del matemático Lemoine.

Mis compañeros de nómina me felicitaban como si hubiera sido yo, y no Leonel Álvarez, el que convirtió en gol el último penalti. O el portero Higuita que hizo las cosas bien como Carvajal. Lo hizo mejor. Como sus colegas de cortos. O el maestro Alexis García “quien me distingue con su amistad”, como decimos los lagartos.

En la pared de mi oficina, colgaba el recorte de la primera página de El Colombiano dando la noticia a ocho columnas.

También colgaba una foto del cronista mayor de la parroquia Luis Tejada, de Barbosa , Antioqjuia, quien no creo que haya ido a fútbol en su corta vida. La foto es un mantra, un truco a ver si mejoro la redacción.

El banquete que se habría dado Tejada si hubiera cubierto ese partido para alguno de los periódicos en los que trabajó.

También hay una foto de una hermana mía que siempre me ha gustado:  un confesionario de una iglesia en México, si no estoy equivocado.

En la otra foto, en compañía de Rosita Castellanos, la señora del tinto, una belleza de mujer que nos hacía sentir a todos como sus preferidos. 

Y que sea un motivo para compartir una entrevista que alguna vez le hice al maestro Alexis quien por estos días se pelea a mordisco ventiao el campeonato siempre asistido por su llave, el Panelo Valencia:

Entrevista a ALEXIS

LA CULPA FUE DEL BALÓN

ODg.- – ¿Primer recuerdo que tiene de niño?

AG.- Los picaos de fútbol, en mi barrio, porque era discriminado, por pobre y negro, pero cuando jugábamos era el capo de la gallada.

Reciente reunión con Alexis García recordando la hazaña de hoy hace 30 años. Foto archivo ODG

–         ¿Quién lo metió en las gambetas del fútbol?

– El balón mismo, que nació conmigo, y un hermano, Eduardo, fue mi hincha numero uno desde niño.

–         ¿Mejor consejo que ha oído?

– En paisa “no coma de nada”. En español, “la verdad está en usted mismo”

–         ¿Mejor consejo que ha dado?

– El secreto de la eficacia personal reside en concentrarse en los objetivos y luchar por ellos. La voluntad es la principal condición del triunfador.

–      ¿Propósito que siempre se ha hecho  y que no ha cumplido?

– Terminar el libro que comencé a escribir en 1994.

–    ¿Cosas que se le han quedado entre el tintero?

– Ir a un mundial, ahora lo haré de técnico de Colombia por ahí en el 2014. Aunque se me volvió más fácil ir a Marte.

–         ¿De qué le gustaría morir?

– Me encantaría morirme de la risa.

–         ¿Cree en el más allá?

– Si, porque ya casi no creo en los que viven en el mas acá, hay mucha falsedad.

–         ¿Qué piensa del más acá?

– Que se está volviendo un feo lugar para quedarse, con yidis, teodolindos, Chávez, Correas y toda esa fauna. ¡Qué miedo!

–         Si cambiara de profesión ¿cuál le gustaría ejercer?

– La escritura, el periodismo, pero para informar, formar y entretener.

Los jugadores que hicieron la historia del fútbol y de Atlético Nacional bajo la batuta del profe Francisco “Pacho” Maturana.
Foto AS Colombia

–         ¿Mientras más conoce a los hombres (¿o a las mujeres) más quiere a su mascota?

– Síii, pero tengo que conseguir mascota, porque tampoco creo en los animales

–     ¿Qué ha aprendido de su perro (o gato)?

– Solo me gustan los pájaros aunque son ingratos. Les das papaya y se van. Pero son muy analíticos

–         ¿Objetos que siempre lleva consigo?

– Generalmente, cuando se puede, un billete de 50 mil por si las moscas. Y una gran energía.

–         ¿Le ha pasado algo que le cambió la vida?

– Si. La muerte de Andrés Escobar, me enseñó que solo somos lo que podamos expresar en el momento en que aun respiremos.

–     ¿Está preparado para envejecer?

– No. Aunque estoy en el curso, aprendiendo que nadie es eterno. Solo la mente te rejuvenece.

–         ¿La virtud y el defecto que le gustaría tener?

– La virtud: Decir siempre la verdad. El defecto: ser intolerante, pero con la injusticia.

–        ¿El fracaso más creativo que ha tenido?

– Haber sido sacado de la lista de jugadores al mundial de 1994, me enseñó que a nadie se le puede regalar una moto para que se accidente. Nadie debe tener lo que no puede manejar bien

–         ¿Lo que más le gusta regalar?

– Libros y escritos.

–         ¿Lo que detesta que le regalen?

– Calzoncillos y camisillas blancas, medias  y pañuelos: ¡qué mal gusto!

–         ¿Qué día de la semana le gusta más?

– El sábado. Me paso meditando casi todo el día.

–        ¿Con qué amigo o amiga de infancia le gustaría reencontrarse?

– Con  Beto, un amigo del barrio con el que apostábamos en todo y solo le ganaba en fútbol. El bailaba mejor y hacia mejor las patadas de Bruce Lee que yo y tenía más suerte con las niñas…

–         ¿Libro que desearía haber escrito?

– “Sueños de Fútbol”,  de Jorge Valdano y  “Dios es Redondo” de Juan Viloro

–         ¿Disfruta a cabalidad de lo que tiene?

– Muchísimo, creo que es mi filosofía de vida.

–       ¿Sigue a pie juntillas las sugerencias de su horóscopo?

– No. Creo que el destino lo crea uno mismo con sus actuaciones, dice un refrán: “si no te gusta la cosecha que recoges, revisa la semilla que siembras”

–         ¿Es más lo que sabe o lo que desconoce de usted?

– A estas alturas, me he aguantado por 47 años. Me conozco bien.

–         ¿La habilidad manual que le gustaría tener?

– Tocar  guitarra, como Juanes

–         ¿Persona que más admira?

– Mi mama y no es respuesta de reina de belleza. En realidad, admiro a los guerreros y mi madre es una en la extensión de la palabra.

–         ¿En quién le gustaría reencarnar?

– En Gabriel García Márquez

–         ¿Se sometería al detector de mentiras?

– Noooo, ni riesgos: explotaría la máquina.

–         ¿De los años que tiene, cuál le ha gustado más?

– El último ha sido estupendo, pero hay uno mejor, el que viene.

–         ¿Su plato favorito?

– La bandeja paisa. El médico me recetó una cada dos días.

–         ¿Se sale fácilmente de casillas?

– No, realmente soy calmado en general.

–         ¿De qué se arrepiente?

– De no haber aprendido antes a controlar lo impulsivo para responder las ofensas.

–         ¿Primer libro que leyó?

– “Venas abiertas”, de América Latina, de Eduardo Galeano, por obligación, tarea que me puso mi hermano cuando tenía 12 años. Pero que recuerde bien “El Alquimista”, de Pablo Coello.

–         ¿Libro que está leyendo?

“Canastas Sagradas”, de Phil Jackson,, técnico de baloncesto de EE.UU.

–         ¿Quién le gustaría haber sido?

– García Márquez, admiro su capacidad de soñar y  escribirlo.

–         ¿Qué es un amigo?

– Una especie en vías de extinción que si lo encuentras debes valorarlo como el mayor de los tesoros. Alguien que trascienda todo y se la juegue por vos.

–         ¿Persona que más ha influido en usted?

– Mi mama y mi hermano Eduardo. Fuera de la familia, Jorge Valdano.

–      ¿Qué le gustaría olvidar?

– Mi primera vez…… que respondí a una ofensa

–          ¿Por qué desea que lo recuerden?

–          Por ser una persona que le dio  a la  gente alegría a través del fútbol. Que fue honesto en lo que hizo y dejó un legado de ética y profesionalismo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*