Las mentiras de Santiago Medina en el 8 mil

Llevábamos trece meses de relativa calma y ese 28 de julio de 1995 «sí que le cayó una tractomula al presidente Samper en la cabeza, dice Alberto Giraldo López en su versión de la verdad sobre la financiación de la campaña para las elecciones presidenciales de 1994.

«Por lo que supe más tarde, Santiago Medina había diseñado su aparición ante el fiscal desde el primer momento en que fue detenido para acogerse a los beneficios de la colaboración con la justicia.

Medina le revocó el poder a su abogado Ernesto Amézquita porque este profesional no le gustaba al doctor Alfonso Valdivieso Sarmiento y cuando apareció ante los fiscales aceptó uno de oficio que lo asistió durante toda la indagatoria.

«Después de que Medina firmó los documentos de su sometimiento y colaboración, pasó a una sala donde hizo un recuento amplísimo de lo que le constaba en cuanto a la entrega de los dineros del llamado Cartel de Cali a la campaña del presidente Samper», narra Giraldo López.

Como parte del expediente en su condición de sindicado, el periodista conoció las afirmaciones de Santiago Medina ante la Fiscalía y por eso señala inexactitudes graves del ya ex-tesorero de la campaña liberal:

. «El anuncio de que en Madrid nos habíamos reunido Fernando Botero, Mónica de Greiff, Julio Andrés Camacho, Eduardo Mestre y yo para diseñar la financiación de la empresa política que debía hacer presidente a Ernesto Samper. Eso no fue cierto.

.»Dijo que en el postoperatorio de Ernesto Samper después del atentado en el aeropuerto El Dorado, lo habían llevado a Norteamerica en un avión de los Rodríguez Orejuela para un tratamiento intensivo.

.»Agregó que yo había viajado después con un maletín lleno de dólares para pagar las clínicas y médicos. Eso tampoco es cierto, y fácilmente comprobable porque todo el proceso científico de Samper se hizo en la Clínica de la Caja Nacional de Previsión.

.»Dijo que los Rodríguez habían intervenido en el rescate del periodista Daniel Samper, hermano de Ernesto, quien había sido secuestrado por Pablo Escobar. Eso jamás ocurrió.

«Estas y muchas otras inexactitudes le dieron cierto marco de incredulidad a lo dicho por Medina.

«Pero la Fiscalía, dentro de su propósito de condenar a Samper, avaló como cosa cierta esas historias.

«Santiago regresó a las 8 de la noche al Pabellón de Alta Seguridad de la Modelo.

«Todos lo aguardábamos impacientes para conocer la verdad de lo ocurrido.

«Después de cambiarse, Medina se sentó a comer entre todos los detenidos que lo escuchamos con atención.

«Y él dijo:

«Decidí contar todo porque me obligaron a ir a la Fiscalía sin abogado. Y me pusieron un abogado de oficio para hacer una declaración. De todas maneras, esta situación ya está muy comprometedora y Ernesto no va a ser capaz de justificar los gastos de su elección»

«Medina había relatado minuciosamente los diálogos que había tenido con los Rodriguez, Pacho Herrera y Chepe Santacruz en Cali, lo mismo que el recibo de los dineros y su distribución.

«Lo más grave -según Alberto Giraldo- era su versión de que el presidente Samper, en su calidad de jefe único del proyecto político, había sido informado detalladamente de las ofertas y el recibo del dinero.»

En su libro «Mi Verdad», Alberto Giraldo amplía el diálogo de Santiago Medina con los demás detenidos esa noche y señala que «después comenzó a relatar muchas más cosas de las que se habían vivido en la parte financiera de la campaña, pero que todavía no se conocían.

Habló de las cuentas en dólares y aún de otros depósitos de dineros de la campaña en bancos de Holanda, Francia y Suiza.

«Medina nos reveló esa noche lo que después comprobaron los investigadores de la Fiscalía: la existencia de depósitos bancarios en el exterior, a nombre de Fernando Botero.

Sobre Revista Corrientes 6566 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: williamgiraldo@revistacorrientes.com