La generosidad de Barbosa… con nuestros dineros

Francisco Barbosa, Fiscal General y fanfarrón

Cecilia Orozco Tascón

Austeridad y discreción, dos cualidades de conducta que no habitan en la personalidad del fiscal general. Por el contrario, es funcionario conocido por su obsesión con la opulencia, con lo costoso, con lo suntuoso. Por ahí circula un dicho del mayor acierto: el que nunca ha visto a Dios, cuando lo tiene cerca, se asusta. La metáfora de la sabiduría popular dibuja la actitud que adopta —como la define un profesor del Rosario— “… (quien) ha ascendido muy rápido en la escala social, ha sido investido de algún cargo importante o, simplemente, le ha llegado la fortuna económica de improviso”. Sin embargo, aclara el autor de la explicación, “el refrán no se refiere simplemente a los «afortunados» o a los que «están de buenas»; alude al que tuvo suerte pero presume de ello y se convierte en un fanfarrón…”. No hay mejor descripción sobre el comportamiento de Barbosa del que uno sospecha que, en privado, debe ser peor. Pues, bueno, acorde con lo que haría cualquier fanfarrón, a partir de hoy y hasta el próximo sábado los ciudadanos que pagamos impuestos en este país empobrecido por la mala administración de Duque —que, encima, viene vaciando, con su círculo de avivatos, lo poco que queda— sabremos cómo una amplia tajada de nuestros dineros se irán por entre las alcantarillas de los bellos escenarios de Cartagena de Indias, de sus hoteles, restaurantes, centros de convenciones, etc., en donde estarán gastándolos, en medio del boato anfitrión, los 50 invitados principales del fiscal, los altos, medianos y bajos servidores de su entidad convocados por él para asistir a los primeros; los 100 conductores de un número equivalente de vehículos blindados que fueron transportados desde Bogotá para la ocasión; los alrededor de 200 escoltas y las decenas de auxiliares de cada equipo. Todo, con el objeto de asegurar un nombramiento internacional para el señor Barbosa. Así, su vanidoteca se adornará con un título por encima del que ya tiene, bien disminuido, por cierto.

Con poca bulla externa y mucho gasto interno, la Fiscalía ha preparado la XXIX Asamblea General de la Asociación Iberoamericana de Ministerios Públicos (AIAMP) que agrupa a 22 fiscalías de igual número de países. Los actos oficiales del evento se realizarán entre mañana y el viernes pero las cabezas de cada ente investigador llegarán a partir de hoy y se irán el sábado, si no se les antoja disfrutar el sol caribeño el día domingo. El entusiasmo por el viaje es unánime: no en vano el año de la pandemia se suspendieron los encuentros personales y las reuniones se convirtieron en desangeladas citas de computador. En cambio, este año Francisco Barbosa mostró su amplitud con los recursos del Presupuesto Nacional que no afectan sino que mejoran sus bolsillos pues a él también le subvencionamos, los paganinis de la DIAN, cada uno de los viajes que se inventa: generosísimo resultó el fiscal con lo ajeno, pues asumió los costos de todo y de todos. En el acta de la XI Reunión (virtual) del Comité Ejecutivo de la AIAMP, del 8 de julio de 2021, consta que “toma la palabra Dña. Martha Mancera, vicefiscal general, como anfitriona … Excusa al fiscal general, D. Francisco Barbosa, quien no ha podido estar presente … (y) señala que será un honor poder celebrar en Colombia la próxima Asamblea de forma presencial lo que contribuye a afianzar los lazos de amistad (etc., etc., etc.) …”. Después lanza tremenda oferta:

“… la Fiscalía colombiana asumirá los costos de hospedaje y alimentación de (cada) fiscal general y un asistente … También se hará cargo del transporte interno, de la cena de bienvenida y de los costes de la celebración de una reunión privada de los fiscales generales el segundo día de la Asamblea”. Falta más: en el acta de la reunión del 6 de junio de 2022 del Comité Ejecutivo, se lee que “toma la palabra D. Francisco Barbosa … para informar de algunos aspectos organizativos y logísticos de la Asamblea Ordinaria de la AIAMP a celebrar los días 28 y 29 de julio en Cartagena de Indias … e (indica que) la Asamblea se celebrará en el Hotel Hilton y (que) la Fiscalía anfitriona se hace cargo del billete (tiquete) en clase turista del fiscal o procurador general de cada uno de los países de la Asociación y de alojamiento del mismo. (Además) hace una mención especial a las medidas de seguridad adoptadas, consistentes en que cada delegación dispondrá de un vehículo blindado y otro de acompañamiento y un coordinador de seguridad”. Uno de los objetivos de tan encumbrada reunión será el de elegir al nuevo presidente de la AIAMP debido a que se venció el periodo de dos años del actual directivo, Jorge Abbot Charme, fiscal de Chile. Aspira a ser coronado… Francisco Barbosa. Toda esta parafernalia para satisfacer el espíritu “fanfarrón” de quien tan mal nos representa.

Entre paréntesis. Los 22 fiscales de Iberoamérica dedicarán un minuto de silencio —un minuto les basta— a la memoria del fiscal paraguayo Marcelo Pecci asesinado en otro lugar menos seguro de la fascinante Cartagena. Pecci nunca contó con carro blindado ni coordinador de protección.

Sobre Revista Corrientes 5895 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: williamgiraldo@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*