Juez Especializado de Buga absuelve a “Don Diego” por la masacre de Trujillo

Rictus de cinismo de un criminal. "Don Diego", al ser capturado. Ahora absuelto

Por Orlando Aristizábal-Diario de la Región

El considerado jefe del cartel del norte del Valle, Diego León Montoya Sánchez, alias ‘don Diego’, extraditado en el 2008 a Estados Unidos por cargos de narcotráfico, fue absuelto de la masacre de Trujillo, en la que murieron violentamente más de 300 personas.

La decisión de absolver al capo fue tomada por un juez especializado en Buga.

La serie de crímenes en Trujillo se dio entre 1986 y 1994, en donde se perpetraron homicidios, secuestros, torturas, desapariciones y descuartizamientos.

Según la Fiscalía, los habitantes de este municipio eran detenidos y luego enviados a la finca Las Violetas, de propiedad de ‘don Diego’, donde eran torturados y asesinados.

Habitantes de Trujillo hablan de más de 342 víctimas, muchas de ellas lanzadas al río Cauca por hombres de ‘don Diego’, y Henry Loaiza, el ‘Alacrán’.

La medida tomada por el Juez Especializado favoreció también a Diego Rodríguez Vásquez. En su decisión, el funcionario judicial ordenó que los dos hombres quedaran libres de cualquier anotación en su contra y canceló cualquier orden de captura que tuviesen por este caso.

El colectivo de abogados José Alvear Restrepo (Cajar), en representación de las víctimas de la masacre de Trujillo no aceptó las absoluciones. “Rechazamos radicalmente esta sentencia y la consideramos una atroz afrenta a la humanidad”.

Según los abogados, la sentencia “comprueba a primera vista que los operadores judiciales nunca han proyectado como objetivo -ni siquiera lejano- identificar a los responsables de la barbarie, ni sancionarlos, ni corregir las fallas administrativas, políticas, estratégicas, judiciales y morales, ni proteger la vida de las víctimas o sobrevivientes”.

En la determinación el juez consideró que no podía condenar al narco porque en el expediente no había las pruebas suficientes que probaran la culpa de Montoya en los hechos.

Asimismo, dice el fallo, algunos de los testimonios aportados al caso no pueden ser válidos ya que “no fueron testigos presenciales del hecho, y no aportan información válida respecto del autor del mismo”.

Igualmente, dijo el juez que su decisión se basó en los testimonios aportados por Pablo Emilio Cano, exjefe paramilitar señalado como participante en la masacre, quien no relaciona a Don Diego con la matanza en el Valle.

El juez aseguró que la mayoría de testimonios aportados al caso son anónimos y de personas que no fueron testigos directos en los hechos no podría tenerlos en cuenta.

De la misma manera, sostuvo que a pesar de que Montoya cuente con un reconocimiento negativo por la comunidad, el juzgador no puede dejarse guiar por este desprestigio colectivo para hacer su fallo.

Sobre Revista Corrientes 6056 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*