Insólito: La OMS elogia a los causantes de nuestra tragedia

Carissa Etienne, directora de la OPS y en nombre de la OMS elogia a Colombia. Foto presidencia.gov.co

Por Gustavo Castro Caycedo

Un gran titular el periódico El Clarín, de Argentina, resume lo que muchos medios del mundo están informando, hoy: “Cifras alarmantes: Descontrolada la pandemia convierte a Colombia en el nuevo foco de coronavirus en América Latina”.  Hoy estamos de 12, pero en pocos días nos convertirnos en el 10 entre los 204 países más contaminados del mundo. Que el coronavirus hizo  “metástasis” aquí, es una verdad que el gobierno no podrá maquillar ni esconder más. Al denunciar sus gravísimos errores causantes de esta tragedia, pregunto: ¿Podrán dormir con la conciencia tranquila los responsables?  Y, a la OMS: ¿Reconocerá su culpa?

Sería absurdo desear que el presidente Duque fracase en la lucha contra la pandemia, cuando lo que está en juego es la vida de muchos miles de colombianos. ¿Que ha tenido aciertos? Claro está, esa es la misión de los gobernantes: los eligen para que hagan las cosas bien. Para que tomen decisiones oportunas y acertadas en bien de su comunidad. Pero cuando fallan y defraudan sus intereses, es a los periodistas libres de compromisos y alérgicos a las adulaciones, a quienes  nos corresponde señalar con precisión en las palabras y objetivamente las graves fallas y equivocaciones cometidas en momentos tan dramáticos como el actual, cuando el luto incontenible postra a miles e hogares colombianos, en pueblos y ciudades.

Pero, el señor Ministro de Salud, quien se acostumbró a decirle mentiras al país en materia grave, expresó una nueva al noticiero CM&, el martes pasado: “Si el gobierno no hubiera tomado la decisión del aislamiento obligatorio en marzo, el número de contagiados hoy sería superior a 1´200.000.” Yo le cambio al  ministro su afirmación, por esta: Colombia no estaría afrontando esta terrible tragedia  si el gobierno no se hubiera opuesto tercamente al cierre de los aeropuertos, ni a la cuarentena, que decretó obligado por la gran presión ejercida, por médicos y profesionales de la salud; algunos gremios; gentes de la Academia, periodistas; 100 congresistas, y varios alcaldes que se revelaron ante los “celos presidenciales”, que quisieron impedirles, “por decreto”, activar sus oportunos simulacros de cuarentena, y sus iniciativas para contener al coronavirus asesino.

Hasta entutelaron al presidente para que actuara; pero cuando lo hizo, ya era tarde. Por su indecisión, el mal ya estaba hecho. La muerte había entrado libre y soberana a Colombia, por el aeropuerto Eldorado. Luego, cometió el error suicida de incitar a los colombianos a salir a comprar el día de la “Feria del IVA”. Sin estas y otras mortales equivocaciones, Colombia no padecería hoy tan cruel catástrofe.

Indigna oír y oír, cómo el ministro de salud, (“el de la vida”), le miente a los colombianos. Y resulta indignante oírle a la delegada en Colombia de la OMS/OPS, Doctora Gina Tambini, elogiar (a nombre de sus entidades), la acción del gobierno, pese a  sus gravísimos desaciertos. El boletín 153 del ministerio de Salud, dice que ella destacó, “Las acciones tempranas tomadas por el Gobierno frente a la pandemia CPVID-19″. Y que el 7 de julio, dijo: “Colombia está dando ejemplo al resto de los países de la región de las Américas y del mundo”. 

Acostumbro a sustentar lo que digo con titulares de prensa que en este caso la alta funcionaria parece no conocer, y que llevan para disminuir aún más la credibilidad de la ya muy cuestionada OMS; y claro, de la OPS. Reto a la señora Tambini, a que después de leer esta columna me demuestre que estoy equivocado, o diciendo mentiras. Dada la dignidad de su cargo, sostengo que ha cometido irresponsables ligerezas al apartarse de la realidad, y de la verdad.

El  indebido ejercicio propagandístico televisado a diario desde “La casa de todos”, le “mete” política a la muerte y a la tragedia nacional, con agrios regaños y ataques mediante la TV abusada, que resulta útil para fomentar la amnesia ciudadana sobre los pecados gubernamentales durante la pandemia, y para hacerle “publicidad” a muchas cosas que nada tienen que ver con el coronavirus. 

Esa televisión que es una real “feria de las flores” entre funcionarios aduladores, y oportunista vehículo de propaganda de un gobierno que pareciera más interesado en lavar su imagen negativa, que en la tragedia que viven los colombianos. Que se desmide en exaltar el número de recuperados, mientras minimiza el de los muertos  que dejan a miles de familias con huérfanos, viudas, ancianos abandonados y desolados por la pandemia, e inéditos en la “cosmética” oficial. Y por el caos de las contraórdenes “vía” ministro Díaz, que dan signos inequívocos de una ineptitud que desorienta a los colombianos: “Que no hay que usar tapabocas…pero que son obligatorios”. “Que sí autorizamos los autocines…pero que no, pero que sí, pero que veremos”. “Que sí habrá más ‘exitosos días sin IVA, pero que cambiamos las reglas… pero que ya no va más”. “Que la cuarentena solo irá hasta mayo…Pero que irá hasta junio… hasta julio… hasta agosto”. “Que no permitimos experimentar la Ivermectina…Pero que si”. “Que autorizamos la hidroxicloroquina para el COVID…Pero que ahora restringimos su uso”. “Que solo se podrán hacer reuniones de 500 personas. Pero que de menos de 500. Pero que solo hasta de 40. Pero que de 10…Pero que no se permiten reuniones”.

Puesto 12 en muertos y en contagios, entre 204 países   

El martes pasado Colombia ocupó el primer lugar en número de muertos por millón de habitantes, entre 204 países. Hoy sábado, ocupamos el puesto 12 en muertes, llegamos a 10.330, y mañana superaremos los 10.600. En pocos días, sobrepasamos a China, Ecuador, Chile, Bélgica, Alemania, Canadá, Suráfrica, Suecia, Indonesia, Pakistán,  Egipto y Turquía. En cosa de una semana superaremos las muertes por COVI en Rusia. Hoy tenemos 306.181 casos confirmados, y 134.498 activos. Además, ocupamos ya el puesto 12 en contagiados confirmados, repito, entre 204 países. Además, somos el sexto país con más víctimas entre los 44 de América; de estos, 38 han tenido menos muertos. Otra dura realidad es que entre  los 12 países de Suramérica, somos el octavo en pruebas del virus, que entregan tan tarde que muchas han llegado cuando los pacientes ya han muerto. Se ha querido disculpar al nuestro, diciendo que nadie estaba preparado para esta pandemia”, y eso incluye a mandatarios exitosos en enfrentar la pandemia, como los de: Uruguay, Paraguay, Cuba, Costa Rica, Salvador, Jamaica, Haití, Nicaragua, Barbados, República Dominicana  Cuba. ¿Sabía todo eso, Doctora Tambini?

En las horas de televisión manipulada, no cuentan que por desgracia ocupamos el puesto 164, en infectados por millón. Y alaban  las cifra de recuperados, pero no cuentan que en eso somos con vergüenza el país 125 entre 204. El porcentaje de recuperación del que se siente orgulloso el gobierno, es del 52.5%; pero vemos que representa, en América; Chile tiene 92.4; Cuba 90.3%; Aruba 86.8; Jamaica 82.7; Uruguay 78.6; Guatemala 74.3%; Nicaragua, 67.9; Paraguay 66.5; Haití 62.0%; Panamá 60.4. Otros ejemplos: Qatar 97.3; Nueva Zelandia 97.2; Taiwán 94.4; China 93.6%, Turquía 92.9;  Corea 92.3; Singapur 89.1; Pakistán 88.8;  Suiza 88.4%, Arabia Saudita 85.4; Croacia 83.0; Rusia 76; Japón, 72.5.  

Ayer, Colombia batió récor de 10.330 contagiados en un día, y se colocó como el  país 12 más infectado del mundo. En una semana superaremos a Irán y al Reino Unido, y ocuparemos el puesto 10, quedando muy cerca de España. En los 16 últimos días sobrepasamos, a: Italia, Ecuador, Pakistán, Egipto, China Turquía, Alemania, Argentina, Canadá, Irak, Filipinas, Suecia, y Arabia Saudita. En porcentaje de muertes somos 67, con 3.45%; en contraste, los Estados Unidos,  tiene 3.3%. En el ranking de muertes por millón, ocupamos el puesto 29, con 198. Comparemos: Alemania tiene 110; República Dominicana y Guatemala,107; Rusia 96; Argentina 78; Salvador 69; Polonia 45; Costa Rica 29; Aruba 28; Nicaragua 17; Haití 14; Uruguay 10; Japón y Cuba, 8; Paraguay 7; Venezuela 6; Jamaica y China 3; y Siria 2. Pero Usted, Doctora Tambini, asegura: “Colombia está dando ejemplo al resto de los países de la región de las Américas y del resto del mundo”.

Rebato sus “palmas” al gobierno que, a nombre de la OMS y la OPS, y como “buena de este”, lanza Usted como oportunos “salvavidas de opinión”, en forma irreflexiva y parcializada, ignorando tantas y tan graves realidades. Y si le resultan poco, las estadísticas de Statista, Universidad Johns Hopkins, (de Baltimore), Epidemic Stats, y hasta de la misma OMS, le dicen cuan mal está Colombia; que pasó en los últimos días del puesto 28 al 12, en número de fallecidos; que superó a las muertes de China, Ecuador, Pakistán Turquía, Suecia, Bélgica, Grecia, Francia, Alemania, Italia, Egipto, Canadá y Chile. Y que va a rebasar a otros países, porque el manejo de la pandemia sigue siendo irresponsable, errado y manejado con imperdonables mentiras. ¿No cree Usted lo que digo?

Doctora Tambini: ¿Acciones tempranas del Gobierno

El 23 de enero, el Ministro de Salud, informó: “No hay coronavirus en Colombia”… pero sí lo había: el DANE, informó que la primera muerte por coronavirus ocurrió aquí, el 16 de febrero, lo cual supone el contagio de la víctima hacia finales de enero. Pero el gobierno solo reconoció que el primer contagiado se presentó el 5 de marzo, y la primera muerte, el 12 de ese mes; no el 16 de febrero.

El 27 de enero, el Presidente declaró: “Estamos preparados para enfrentar el coronavirus”. El 29, la prensa, dijo; “Gobierno descarta peligro de coronavirus”. Por entonces, ya varios sectores insistían en el cierre de aeropuertos y en la cuarentena. El 14 de marzo yo, personalmente preocupado con la pasividad del gobierno ante el mortal peligro, escribí una columna, que titulé: “Señor presidente: reaccione”. Y dije: “Lo único efectivo para eliminar la causa primaria de la propagación del coronavirus, es cancelar los vuelos internacionales. No se entiende por qué tan terco y necio rechazo del gobierno a la medida del aislamiento aéreo; y a la cuarentena, claves para proteger la vida de los colombianos”. “¿Qué razón válida hay para eludir el aislamiento aéreo? ¿Valen más los intereses económicos de algunos a la vida de muchos?” 

“Importante gremios, empresarios, médicos, científicos, y representantes de otros grupos de opinión, enviaron al Presidente un claro mensaje en este sentido. ¿De qué sirve los ‘pañitos de agua tibia’, si las causas objetivas de la propagación de la pandemia siguen su marcha libre y soberana? Que no continúen con medidas insuficientes e incumplidas por mercantilistas inescrupulosos, al amparo de una ineficiente acción del gobierno, que insiste en que ‘no pasa nada’. Y que  sigue permitiendo libremente la entrada a Colombia del coronavirus, por los aeropuertos, y muy especialmente por el de Bogotá.  ¡Señor Presidente: reaccione, es tarde  pero aún hay tiempo!”. ¿Acciones tempraneras del gobierno, doctora Gina?

El 16 de marzo le fue colocada una tutela al presidente para obligarlo a que entrara en razón y cerrara los aeropuertos. Ese mismo día: “el Gobierno limitó las reuniones personas a menos de 500 personas”. Y después, viendo que había minimizado el problema, las redujo a 40. Los medios registraron el preocupante crecimiento del número de contagiados, y las reiteradas demandas al gobierno para que actuara. El 17 de marzo, el presidente tajante, dijo: “El aeropuerto Eldorado no se cerrará”. Y el 18, por “celos de liderazgo”, expidió un decreto para tumbar las medidas de contención y los simulacros de cuarentena que habían decidido varios alcaldes. La desautorización generó la rebelión de estos, que aún hoy, marca distancia entre ellos y el presidente. Para completar, él ha tomado como suyas algunas de las ideas antivirus de los burgomaestres, patentizándolas como propias. Todo ha sido tarde, el mal nació desde febrero, y fue agravado el 19 de junio, con un alto costo de vidas humanas. ¿Qué opinan la OPS y la OMS?

El 26 de marzo, nos volvieron a mentir, un boletín oficial, dijo: “El Gobierno tomó la delantera contra el coronavirus”. ¿Cuál delantera si ni siquiera quiso actuar a tiempo? El 31, el ministro dijo otra mentira: “Hemos logrado altos índices de contención”. A comienzos de abril, la alcaldesa de Bogotá informó al presidente que sus asesores médicos y científicos, aconsejaban extender la cuarentena hasta finales de junio, pero él lo rechazó. Luego lo entendió, pero hizo perder más valiosas semanas de salvamento. El 13 de abril, el ministro sentenció en la TV: “No se deben usar tapabocas”. Ese mismo día él dijo dos falsedades en una: ”Gracias a la oportuna acción del Gobierno se aplanó la curva del COVID-19”.  Lo cual no ha ocurrido 3 meses y 20 días después: ni siquiera hemos llegado al pico. 

Precisamente el 19 de abril, él afirmó: “Las cifras de contagiados van mejor de lo que se pensaba”; ese 19 otro ministro mentiroso, (el de Comercio), declaró: “El día sin IVA transcurrió en orden”, cuando la verdad es que esa iniciativa “arrastró” hordas desenfrenadas a comprar. Sí, es muy grave la indisciplina social, la irresponsabilidad suicida y culpable de compradores “homicidas por contagio”. Pero con doble moral, le achacan lo mismo a muchos miles de mujeres y hombres pobres a quienes no les sirve de nada la bandera roja en sus ventanas, se ven obligados a salir a buscar un  bocado para que sus hijos no se mueran de hambre. 

El Doctor Sergio Isaza, Presidente de la Federación Médica Colombiana, expresó el 26 de junio, a Yamid Amat: “El primer día del IVA liberó a la gente a una situación totalmente descontrolada, e instigó casos de contagio del coronavirus. Ya estamos recogiendo los frutos. La reactivación del comercio se convirtió en un drástico multiplicador del coronavirus, justo cuando el país estaba registrando un récord de contagio”. A la vez, el sector de los epidemiólogos declaró: “Esta Feria va a tener muy costosos efectos”… Un Médico del Hospital de la Universidad de Antioquia, le dijo a Noticias Uno: “El 19 de junio de 2020 habrá de recordarse como un día negro en nuestra historia. Comiencen la cuenta regresiva, de hoy en 14 a 21 días, podremos ver las nefastas consecuencias de esas aglomeraciones sin control, durante el día sin IVA”. Durante meses el gobierno insistió por TV: “Quédese en su casa”… Pero ese mal día los sacó a todos a la calle “a multiplicar contagiados”, en hordas que se comportaron como si fueran de salvajes. Y ahí fue cuando definitivamente el gobierno perdió autoridad moral en, “quédese en su casa”. Pero esto le resulta sin importancia a la señora representante de la OMS.

La tragedia crece, la pandemia es incontenible, y faltan las semanas más graves para llegar al “pico”, que según el ministro Díaz, “superamos en abril”. No obstante lo grave del momento, siguen mintiéndole a los colombianos e inventando disculpas para minimizar los tres pecados que han costado, y costarán muchas vidas más. No obstante el desastre, siguen maquillando la verdad, mintiendo y engañando a los colombianos, mientras lo peor está por venir.

Concluyo con dos preguntas que hice antes, pues siguen vigentes; y con una nueva: ¿Será que en “La Casa de todos”, alguien se va a responsabilizar por las muertes debidas a nefastas decisiones y equivocaciones, definidas allí? ¿Cuántas muertes se deberán contabilizar a la tardanza, ineficiencia, caprichos, y mentiras oficiales en el manejo de la pandemia, y al suicida primer día sin IVA? Y, Doctora Gina Tambini: ¿Seguirá Usted sosteniendo insólitamente que “Colombia es un gran modelo de manejo de la pandemia”?

* Las imágenes anexas a esta columna, no requieren de explicación alguna

Sobre Revista Corrientes 3763 Artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*