Fernández & Fernández

La posesión de los Fernández. Foto RTVE.es

Por Enrique Santos Molano, Diario El Tiempo, Bogotá

El lanzamiento de la dupla Alberto Fernández-Cristina Fernández, a comienzos de año, como candidatos a la presidencia y la vicepresidencia de Argentina, por el ‘Frente de Todos’, fue motivo para campaña alegre de burlas y sarcasmos poco sutiles, encaminados a pintarlos semejantes al par de personajes de ‘Tin Tin’, los detectives chiflados Hernández y Fernández. Se dio por sentado que la caricaturización aniquilaría de entrada a los candidatos del ‘Frente de Todos’ en la carrera presidencial contra el aspirante a la reelección, Mauricio Macri.

Los partidarios de Macri y sus estrategas de campaña creyeron que subestimando y ridiculizando a Alberto Fernández y a Cristina Fernández de Kirchner pasarían de agache los cuatro años espantosos del gobierno de ‘Cambiemos’ y podrían prolongar otros cuatro años el horror neoliberal.

El presidente que se posesionó el 10 de diciembre de 2015, apoyado por el partido neoliberal ‘Cambiemos’, Mauricio Macri, recibió de su antecesora, la presidenta Cristina Kirchner (como suele llamársela, por su marido el presidente Néstor Kirchner, 2003-2007), peronista, una Argentina con cero deuda externa y una deuda interna normal, sin problemas financieros; con un índice de crecimiento real próximo al 6 %, eliminación total de la miseria, reducción de la pobreza en un 70 %, y un estado de bienestar que propició la igualdad y la equidad, quebró la brecha de género, y el maltrato a la mujer, el feminicidio (femicidio le dicen en Argentina), el abandono de la infancia y el maltrato a los niños, se redujeron de manera drástica. Los distintos grupos étnicos fueron respetados en sus costumbres y apreciados en sus aportes invaluables al progreso racial y social, para no mencionar otros muchos logros de los doce años de gobiernos kirchneristas-peronistas.

El presidente que se posesionó el 10 de diciembre de 2019, Alberto Fernández, del peronista ‘Frente de todos’, recibió de su antecesor, el neolberal Mauricio Macri, una Argentina con cerca de doscientos mil millones de dólares de deuda externa, y una deuda interna despelotada, en crisis financiera y fiscal absoluta, con la miseria social asediando urbes y campos Macri entrega el país con cinco millones de nuevos pobres (eso sí es progreso), una clase media destruida, y un grupito de privilegiados que centuplicó sus fortunas en el cuatrienio de Cambiemos.

Además, se ejerció violenta represión contra los grupos étnicos, perseguidos a sangre y fuego, en especial la etnia indígena de los mapuches. La policía macrista asesinó a varios estudiantes y se reprimió la protesta con virulencia. Macri llegó incluso a ordenar que se pusieran rejas fijas alrededor de la plaza de Mayo para impedir las manifestaciones adversas al gobierno.

Las madres de la plaza de Mayo fueron hostilizadas sin cesar, y allanadas sus sedes. Los feminicidios se dispararon, la brecha de género se expandió y se ahondó… No sigo para no deprimir a los lectores con esas hazañas antisociales del régimen neoliberal, por el que hoy atraviesan también Chile, Bolivia, Brasil, Perú, Ecuador y Colombia, sujetos a las órdenes inmisericordes del FMI.

El regreso de los peronistas al poder, con Fernández & Fernández, les ha devuelto el optimismo a los argentinos, que los eligieron por mayoría aplastante. Durísima tarea les aguarda en la reconstrucción de un país arrojado a una crisis de características criminales; pero Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner son estadistas probados, duchos en lidiar crisis monumentales, como ya lo hicieron después del corralito célebre de principios del siglo. No hay duda de que en un año la prosperidad en Argentina, un país admirable por tantos aspectos, estará restablecida.

Confiemos en que la liberación de Milagro Sala, la líder extraordinaria jujeña e indígena, diputada al ParlaSur, y arbitrariamente detenida por más de tres años y medio, sin condena, y por delitos inexistentes (a instancias del tirano de Jujuy, Gerardo Morales y con el aplauso de Mauricio Macri) sea una de las primeras campanadas de la nueva era que se inició en Argentina el 10 de diciembre pasado.

Sobre Revista Corrientes 1978 Artículos
William Giraldo Ceballos, periodista-abogado. Trayectoria: Auxiliar de redacción 1968 en Noticiero Panorama de la Voz de Bogotá. Redactor económico CARACOL Bucaramanga y Bogotá 1970-1980, reportero y jefe de redacción Noticiero Cinevisión 1979 a 1983, simultáneamente Codirector con Héctor Mora del Noticiero Nacional del Grupo Radial Colombiano. CARACOL 1984-1987. Jefe de Prensa ECOPETROL 1987-2001, reportero Noticiero de televisión CM& 2003-2008.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*