Excusas médicas de los congresistas, en entredicho

De izquierda a derecha: David Barguil, Alfredo Ape Cuello, Jaime Felipe Lozada ( todos del Partido Conservador), Cristóbal Rodríguez (la U), y Luis Fernando Diázgranados (Cambio Radical). Archivo El Espectador

Otitis, crisis asmática, rinitis, gastritis y bronquitis son algunas de las justificaciones médicas de los cinco congresistas demandados con causa de pérdida de investidura por inasistencia: David Barguil, Luis E. Díazgranados, Cristóbal Rodríguez, Ape Cuello y Jaime F. Lozada. Médico del Congreso las firma.

Indignación. Ese es el término que acompaña el sentir de seis ciudadanos que se reunieron como movimiento veedor denominado “Trabajen, vagos”, mediante el cual han denunciado pública y formalmente a un número de parlamentarios que, según sus investigaciones, han incumplido el régimen de asistencia del Congreso. El pasado 2 de abril se conoció el listado de los treinta legisladores que presentaron más excusas de ausentismo para el período 2014-2018. La veeduría, conformada tras el hundimiento de la consulta anticorrupción, estudió 506 gacetas oficiales y noventa folios y actas (unas 35.000 páginas) para evaluar las justificaciones que eximieron a senadores y representantes de faltar a las plenarias y sesiones de comisiones. 

(Para contexto: Los 30 congresistas que registraron más inasistencias en el periodo 2014-2018)

De la lista de los treinta, “Trabajen, vagos” demandó por pérdida de investidura a solo cinco congresistas, “los peores casos” según el movimiento, quienes en total suman 224 inasistencias durante el pasado período legislativo. Entre ellos están David Barguil Assis, Alfredo Ape Cuello y Jaime Felipe Lozada Polanco, del Partido Conservador; Luis Eduardo Díazgranados, de Cambio Radical, y Cristóbal Rodríguez, exrepresentante por la U. Los procesos de estos parlamentarios se encuentran en recolección de pruebas y soportes. 

“A nuestro juicio, en derecho, estos congresistas no tienen salvación, son muchas inasistencias las que tienen, las cuales no quedaron bien consignadas en la época”, advirtió Catherine Juvinao, líder y vocera de la veeduría. Sin embargo, entre el movimiento persiste la incertidumbre por el fallo que favoreció a la representante Sara Piedrahíta Lyons, quien también fue demandada por ausentismo, una de las causales de pérdida de investidura de acuerdo al artículo 183 de la Constitución de 1991. 

El fallo, a juicio de la veeduría, desconoce los procedimientos de la valoración de las excusas, situación delimitada por la Ley Quinta de 1992 (Reglamento del Congreso) y la Resolución 0665 de 2011 de la Cámara de Representantes, normativa que avala las ausencias por incapacidad física comprobada, cumplimiento de una comisión oficial y actividades relacionadas con las funciones congresionales, todo según disponga la Mesa Directiva. Cada una de las faltas debe ser presentada ante la Comisión de Acreditación de la respectiva corporación en un período máximo de cinco días para su trámite correspondiente. En este caso particular, el Consejo de Estado aceptó dichas justificaciones como válidas, sin examinar si, efectivamente, se presentaron en los tiempos establecidos y si fueron aceptadas formalmente por dicha comisión.

(Lea también: Llegan al Consejo de Estado demandas de ausentismo en el Congreso)

La incertidumbre se encamina entonces a que los magistrados que estudian las excusas presentadas hasta ahora por los cinco congresistas demandados desconozcan, también, los procedimientos de validación de las excusas, pues, como explica Juvinao, las justificaciones médicas y de actividad congresional conocidas no tienen soportes que avalen las ausencias. Es decir, se desconocen las firmas que respalden las inasistencias recogidas en los documentos entregados que, además, son papeles no originales, situación que hace más difícil determinar su tiempo de antigüedad.

Por otro lado, hay dudas sobre la autenticidad de dichas excusas médicas, resalta el movimiento, pues todas están firmadas por el mismo médico del Congreso: Juan Saab Hernández; también porque no vienen acompañas de soportes como la historia clínica o las fórmulas de medicación. “Esto son evidencias de poca verosimilitud. ¿Cómo todos estos congresistas, que rodean los cuarenta años, están haciendo llegar excusas que denotan a una persona de ochenta o noventa años? Tienen dos o tres incapacidades al mes, se enferman siempre justo después de poner la huella en la plenaria”, cuestiona Juvinao. 

Por eso mismo, están investigando la veracidad de esas justificaciones, exigiendo el cotejo de las pruebas, pues para “Trabajen, vagos” las conductas de ausentismo son faltas contra el electorado, estafa al Estado, detrimento de los recursos obtenidos mediante los impuestos y obstaculización del trabajo congresional. Y el castigo debe ser su retiro del Congreso, como lo señala la ley.

Estas son las excusas médicas que los cinco congresistas mencionados presentaron para justificar sus inasistencias: 

David Barguil

Al senador por el Partido Conservador se le encontraron un total de 73 inasistencias, de las cuales fue demandado por 63. Entre las principales excusas médicas están: prosinusitis aguda, síndrome viral agudo, otitis en el oído derecho y reflujo gastroesofágico agudo.

Jaime Felipe Lozada

El también representante por el Partido Conservador presentó 54 inasistencias, de las cuales fue demandado por 31. Entre las excusas están otitis del oído derecho, gastritis aguda, cefalea, pulpitis reversible, reflujo gastroesofágico y bronquitis aguda.

Alfredo Ape Cuello

Es representante a la Cámara por el Partido Conservador. De las 54 inasistencias denunciadas, se le demandó por 45. Muchas de sus solicitudes de ausentismo son por “encontrarme en mal estado de salud”, citas, exámenes y controles médicos, crisis asmática, rinitis o rinofaringitis.

Cristóbal Rodríguez

Fue representante a la Cámara de la U por el departamento de Boyacá en el pasado período parlamentario. De las 50 inasistencias encontradas, se le demandó por 43. Hasta ahora, Trabajen, Vagos no conoce las excusas entregadas por Rodríguez al Consejo de Estado.

Luis Eduardo Díazgranados

Al senador por Cambio Radical le encontraron 60 inasistencias, de las cuales fue demandado por 42. Entre las excusas que presentó está el síndrome respiratorio agudo. También tiene otras solicitudes de permiso para ausentarse por su condición de parlamentario, sin justificación alguna.

1 Comentario

  1. Demandar ante el tribunal de etica Medica a los medicos que dieron esas incapacidades para que demuestren a traves de la historia clinica, el porque de esas incapacidades, de lo contrario, ellos deberan llevar la carga.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*