Enfocarse en las metas no en los errores

Imagen Olacoach

Mauricio Salgado Castilla. @salgadomg

No importa cuántas veces falles, lo que se recuerda es lo que logras.

El pequeño Marcell trató de dar su primer paso, pero antes de darse cuenta, la gravedad que siempre trabaja, lo lanzó al piso, con la misma fuerza que ejerce sobre la manzana que inspiró a Newton para definir la fuerza de gravedad; Marcell con todos sus once meses de experiencia, se acercó a la pata de la mesa, como si fuera una mágica cuerda que le permitiera escalar al mundo de los grandes; volvió a trepar y en un segundo se soltó, trato de dar un paso, pero el resultado fue el mismo: ¡el piso! Unas lágrimas se asomaron a sus mejillas, pero el deseo de acceder al mundo de los grandes lo animó sin que lo supiera a tratar de nuevo; este proceso lo repitió todas las veces que hizo falta, sin que nadie le dijera que lo estaba haciendo mal o que era muy pequeño para lograrlo o que tenía alguna deficiencia que un test muy elaborado descubriría. 

Marcell trató por enésima vez, sin saberlo, porque no sabe contar y para su sorpresa avanzó como flotando por los aires, como si fuera el propio Neil Armstrong dando sus primeros pasos en la luna; caminó y caminó hasta que los brazos tan abiertos, como la sonrisa de la mamá, lo atraparon: era el año 1995. Sintió lo mismo cuando en el 2021, Marcell Jacobs, en Tokio, ganó la medalla de oro en los juegos Olímpicos: ¡estaba flotando! 

Los humanos estamos prediseñados para aprender, para tratar una y otra vez a lograr algo nuevo, para descubrir cómo funciona el mundo, el caer y levantarse. El fracasar y volver a intentar es lo que ha hecho que los humanos evolucionamos más rápido que cualquier otra especie, pero este sistema natural se detiene cuando hay un “regaño o castigo”, cuando no se alcanza un objetivo, ya sea pasar un examen en el colegio o entregar un informe en la oficina. Los profesores y jefes, en la mayoría de los casos, asumen que los estudiantes y subalternos hacen las cosas mal a propósito, “las personas hacen las cosas mal, porque no saben hacerlas bien”. ¿Qué estudiante no quiere aprobar, ser reconocido por 

su profesor, compañeros y papás?, ¿qué empleado no quiere la aprobación de su jefe?

Uno de los grandes aprendizajes es saber cómo se aprende; no todos aprendemos de la misma manera, así mismo no hacemos las cosas de la misma forma. ¡De ahí la innovación! Alguien descubre que un proceso puede ser diferente, o crea un producto novedoso, cómo el invento por el que se conoce a Thomas Alva Edison, la bombilla. Se dice que probó con su equipo más de 2000 materiales de filamento, hasta que encontraron que el tungsteno funcionaba, ¿Qué hubiera pasado si en las primeras pruebas le hubieran dicho que lo hacía mal, que era un fracaso, que no servía para nada?   

Súper Mario, es uno de los personajes más reconocidos del mundo. Cuando el japonés Shigeru Miyamoto, lo creó en 1981, más que crear uno de los videojuegos más populares del mundo, con más de 40 millones de unidades, creó un sistema de aprendizaje. Mario Bross y todas sus variaciones, no son un juego fácil; lo normal es “perder”, tener que repetir, hacer todo por salvar a la princesa Peach y en ese proceso se pueden conseguir monedas, que animan a seguir, pero lo importante es que no hay voces que te digan que lo haces mal. 

Gran parte del éxito radica en compartir con amigos los secretos de cómo avanzar; es un trabajo colaborativo, de investigación, de utilizar las redes efectivamente, los videos de YouTube…

Es mucho lo que podemos aprender del proceso natural de los niños y los videojuegos, en especial para comprender las generaciones que nacieron con ello: los Millennials, los Z y los Centennials, para encontrar formas eficaces para generar autonomía, no desfallecer ante las dificultades, motivar a trabajar colaborativamente, innovar, ser constantes, trabajar por objetivos.

Enfocarse en la meta no en los errores o en las fallas, no importa cuántas veces falles: lo que se recuerda es el logro y la forma cómo lo hiciste. 

¿Listo para innovar la forma de enseñar, aprender y trabajar?

Sobre Revista Corrientes 5484 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo williamgiraldo@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*