El triunfo de Petro

Oscar Alarcón Nuñez

Óscar Alarcón Nuñez

En 1930 Latinoamérica dio un giro en materia política. Se instala en la República Dominicana Rafael Leonidas Trujillo; en la Argentina es derrotado Hipólito Yrigoyen y lo reemplaza un régimen militar; en el Brasil, Getulio Vargas, por medio de un golpe de estado, termina siendo presidente; en el Perú el comandante Sánchez Cerro, se levanta en armas contra el gobierno de Leguía; en Chile, Marmaduque Grove, otro coronel, instaura una efímera republica socialista; en El Salvador el general Maximiliano Hernández tumba al presidente y comienza su dictadura de trece años y en Guatemala Jorge Ubico inicia la suya, que se prolongará  hasta 1944. En Colombia cae la hegemonía conservadora y se posesiona Enrique Olaya Herrera y luego viene la revolución de marcha de López Pumarejo.

El domingo comenzó una nueva etapa para Colombia, el país más conservador de Latinoamérica, que después de López Pumarejo no había tenido un gobierno de izquierda. El mismo Álvaro Gómez lo había definido: “Colombia es un país conservador que tiene la mala costumbre de votar por los liberales”. Luego de la Constitución de 1991, cuando el M-19 logró las mayorías individualmente, algunos daban por hecho que ese grupo reinsertado llegaría a la jefatura del Estado con Antonio Navarro, pero no fue así. Se intentó con Carlos Gaviria y solo logró 2.613.000.

El inolvidable analista Antonio Caballero, antes de su fallecimiento, había definido al hoy presidente electo: “Lo que no me gusta de Petro es su manera de ser. Petro es Petro y eso es lo malo que tiene”. Pero en estas últimas semanas se ha mostrado diferente, con un viraje al centro que fue, probablemente, lo que le dio el triunfo.

Hay que confiar en ese cambio porque el país lo prefirió antes que a ese baboso que engañó a mas de diez millones de colombianos con su discurso de la “robadera”. No le podía ir peor, contando con el apoyo de Ingrid., quien ya se creía canciller.

Sobre Revista Corrientes 5671 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo williamgiraldo@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*