El brazalete negro del CD

Por la bruja sin escoba

El Centro Democrático debiera contratar con una empresa de confecciones la elaboración de centenares de brazaletes negros para distribuir entre sus simpatizantes, ahora que se avecina la campaña electoral.

Lo anterior para visibilizar su tristeza por el estruendoso fracaso del mechimono presidente Donald Trump, quien, con sus mentiras, pataletas y criminales instigaciones, puso lánguido final a su espeluznante cuatrienio.

Proselitismo uribista por Trump en Miami. Foto Latina Comunica

Brazalete negro que debieran repartir también por los lados de la ineficiente cancillería colombiana y el propio Palacio de Nariño, desde donde se emitieron voces en favor de la reelección de Trump y hasta llegaron a proponerse visitas del presidente Duque a La Florida, para motivar el voto por el ahora fracasado Trump.

Distintivo luctuoso que igualmente debieran hacerle llegar al embajador colombiano en Estados Unidos, Francisco Santos y a la mayoral del llano, María Fernanda Cabal, visibles simpatizantes y promotores del apoyo al derrotado.

A DAR LA VOLTERETA

Después del papelón del gobierno colombiano y de voceros calificados del uribismo que abierta o disimuladamente se plegaron a las aspiraciones trumpistas, el ejecutivo deberá analizar cómo dar la voltereta, sin que se le note mucho el tenaz esfuerzo.

Sobre todo ahora que el partido demócrata con todo el poder a su disposición, hará, y con toda razón, un análisis del comportamiento de algunos países latinoamericanos frente a la pasada jornada electoral de su país. 

Con mayor razón después que la estratega del partido demócrata, Michel Manat, lo declaró abiertamente y dijo, después de citar con nombre propio a Colombia, que se hará una revisión en el inmediato futuro acerca de esos comportamientos y posiciones.

Lágrimas de cocodrilo son las que han corrido últimamente en el país, cuando calificados voceros del gobierno y del uribismo — en un intento por enmendar tan gran metida de pata en materia de política internacional – han dado en la flor de repetir que Colombia ha sido siempre observadora imparcial del devenir político de todas las naciones. 

Pura paja, después de lo que se vio en este episodio electoral de USA, que sirvió para el gran oso diplomático, difícil de enmendar, al menos en el corto plazo. 

UNA PATADA EN EL VÉRTICE

Así fue entendida por analistas de la política local de Medellín la posición anunciada por el ex presidente Uribe y el senador, Gustavo Petro, de no respaldar la pretendida revocatoria del alcalde, Daniel Quintero.

Doloroso golpe arribita de las rodillas recibido especialmente por el concejal del uribismo, Alfredo Ramos Maya, el candidato derrotado por Quintero, y quien no ha descansado un segundo en atacar, porque sí y porque no, las ejecutorias del jefe de la administración municipal.

Alfredo Ramos Maya, peor perdedor: en la elección de alcalde y ahora en la «revocatoria»

Esa revocatoria de todas maneras estaba condenada al fracaso, después de la reforma electoral aprobada por el Congreso, la cual endureció aún más las condiciones para que tal mecanismo llegue a prosperar.

Lo cierto es que Quintero, con todo y el desasosiego que causa en algunos, está más firme que nunca y concluirá el mandato de cuatro años que le dieron las mayorías de Medellín en las elecciones del 2019.

PAÍS DE IMBÉCILES

Definitivamente Colombia es un país de imbéciles desprogramados, a quienes los canales de televisión emboban con la insufrible repetición de bodrios inmamables.

Está bien que la pandemia del Covid 19 obligue a millones de personas a permanecer en sus casas, pero de ahí a tener que padecer el encierro viendo en la pobrísima televisión colombiana esa bazofia, sí resulta el peor de los castigos.

Y ni qué decir en materia deportiva: los tarados del fútbol todavía en este enero disfrutan y tienen erecciones con los partidos del año pasado, y los más pendejos de todos, todavía sueñan que sus equipos perdedores puedan remontar el marcador en esta reencauchada versión.

WIN quiere que la gente pague por ver el «novedoso» canal

De sobremesa paladean los estúpidos comentarios de diez o doce babosos que, a mañana, tarde y noche, pontifican y debaten sobre si una falta fue cometida con la pierna derecha o con la izquierda; si el jugador equis expulsó una flatulencia y si fue en la mitad de la cancha o en las dieciocho y otros asuntos así de importantes.

Y cuando se cansan del cansón Win, emigran hacia cualquier otro canal deportivo donde siete u ocho pelotudos argentinos desempeñan el mismo papel y vomitan heces noche y día hablando cuanta pendejada se le venga a la cabeza en torno a un insípido partido de fútbol.

Y mientras los aficionados hasta el momento pueden ver gratis Manchester City-Manchester United, o las semifinales de la Copa Libertadores, Win cobra treinta mil pesos por Cortulúa-Orsomarso o cualquier otro remedo de partido del vergonzoso y pobrísimo fútbol colombiano. 

Y EN EL CAMPO POLÍTICO, IGUAL

Si lo anterior es lo que tiene Colombia en el ámbito deportivo, en el campo político sí que anda mal este pobre y descuadernado país, donde cualquier perico o perica de los palotes cree estar predestinado o predestinada para ejercer la presidencia de la república.

Politiqueros y politiqueras, manzanillos y manzanillas, pobres diablos y diablas cuyo mayor mérito es embolsillarse mensualmente 32 millones de pesos a costa de los contribuyentes, sueñan desde ahora — parecen todos poseídos por alguna droga — con llegar a la Casa de Nariño. 

La última de este risible grupo de soñadores resultó ser Paola Holguín, cuya más destacada tarea en el senado fue robar cámara al lado del ex presidente Uribe, mirándolo absorta cada vez que su patrón pedía la palabra para decir cualquier cosa.

Esta otra predestinada, Paola Holguín, recomendó como “cosa simple” para mejorar el país “un cambio en el sistema laboral, productivo y ejecutivo”, planteamiento simplista que no dice absolutamente nada.

También dijo que había que entregarles a los colombianos “una plataforma que plantee soluciones reales a los problemas”, otra frase llena de heces, como las que acostumbran todos los políticos en esta nación.

Después de soportar un Samper, un Pastrana, dos Uribes, dos Santos y un Duque, sería demasiado castigo que Colombia tuviera también que aguantarse una Holguín como esta.

En encuesta de MinSalud, el 29 % de las personas manifiesta que la EPS no se ha comunicado

Según una encuesta del Ministerio de Salud dentro del programa de Pruebas, Rastreo y Aislamiento Selectivo Sostenible, PRASS, hasta el 1 de enero, se tenía más de un millón de contactos registrados y gestionado más de 900 mil casos sospechosos, además del seguimiento a viajeros.

El Gobierno Nacional contrató 2.015 rastreadores de campo para apoyar a los territorios.

Los resultados del monitoreo realizado sobre el cumplimiento del aislamiento:

– 97% de las personas pasan su aislamiento en su casa.

– 95 % de las personas manifiestan que han podido cumplir con el aislamiento.

– 74 % de los entrevistados manifiestan estar durmiendo en habitación individual, así como cumpliendo completamente con las medidas de bioseguridad como uso de tapabocas, utensilios separados, baño aparte, etc.

– 12 % indica que ha experimentado algunas dificultades para cumplir con el aislamiento. La principal dificultad manifestada para cumplirlo es la interrupción del ingreso económico.

Con respecto al monitoreo del estado de salud:

– 54 % de las personas no han requerido ninguna atención en salud.

– 35 % fueron atendidos por telemedicina.

– 53b% de las personas no han tenido ningún síntoma.

– 75 % no han presentado ningún signo de alarma.

– 42 % de las personas indican que su servicio de salud se ha comunicado varias veces y ha hecho seguimiento de su caso.

– El 29 % de las personas manifiestan que la EPS no se ha comunicado.

– 23 % indica que la EPS solo se comunicó una vez y después no se ha vuelto a comunicar.

ALCALDESA DE BOGOTÁ, UNA FRUSTRACIÓN

En la marina cuando el barco comienza a hundirse, el último que sale es el capitán, es una norma elemental, de conducta, pero la alcaldesa Claudia López, en el momento más crítico de la situación se fue de vacaciones y tiró los trastos.

Su idea era mandar fotos en paradisíacos lugares con muchos picos incluidos.

Cuando sus asesores de las bodegas de Redes Sociales le indicaron que la gente se estaba desesperando, interrumpió su luna de miel y retornó a gritar a la capital y a desorientar a la ciudadanía.

Claudia López, alcaldesa de Bogotá. Foto CARACOL

Cuando comenzó la cuarentena también salió a mercar violando las mismas normas que ella había implantado, ahora en medio del caos originado por sus autorizaciones para que el comercio chino prosperara en San Victorino, las caravanas de los hinchas del América y Santa Fe, llega y sin desparpajo dice que la culpa la tienen las novenas decembrinas.

Para despistar a la ciudadanía anuncia que ya la cepa inglesa está en Bogotá y Caracol Televisión le arma tarima para continuar con su espectáculo.

Violó flagrantemente los juramentos que hizo de cumplir la constitución y las leyes. Nunca entenderá que es una funcionaria pública y que no puede mezclar las decisiones personales y los impulsos con el asunto público, que no ha cumplido y que maltrata cuando le da la gana.

¿QUÉ PASÓ CON LOS VENTILADORES DE LA UNIVERSIDAD DE LA SABANA?

Aunque se presentaron los documentos, registros, copias, fotocopias de las cédulas a 150 grados de ampliación, certificados de Cámara de Comercio, copias de los diplomas de los técnicos e ingenieros y demás papelería exigida por el paquidérmico INVIMA, aún no se tiene respuesta sobre la solicitud para la aprobación masiva de los ventiladores propuestos por la Universidad de La Sabana y otras instituciones del país.

Prototipo de los ventiladores de la U de la Sabana. Foto El Colombiano

En medio de una pandemia, el INVIMA debería contratar asesores para contribuir con soluciones. En sus anaqueles de correspondencia están también solicitudes de medicinas que aliviarán los tratamientos para enfermos de Covid, pero aún no se tiene respuesta.

25 MIL MILLONES DE PESOS EN FERIA DE CALI

Con la bullaranga de luces, virtualidad y videos, el alcalde de Santiago de Cali, hijo del varón del M-19, Iván Marino Ospina, despilfarró la suma de 25 mil millones de pesos, ante la mirada cobarde de los entes de vigilancia como la Procuraduría y la Contraloría.

Lo más extraño del caso es que cuando el exfiscal Élmer Montaña denunció el derroche a través de la emisora QuetalFM, los caleños defendieron al mandatario diciendo que él había sido engañado por sus asesores.

¡Qué tal!

Desafortunadamente, Santiago de Cali ha sido gobernada por una manada de ineptos como John Maro Rodríguez, Ricardo Cobo, Mauricio Guzmán, Apolinar Salcedo y el hijo del gran varón que lo eligieron con el cuento de las megaobras.

A PONER MULTAS ELEVADAS

La pandemia sigue azotando al país. Cada hora fallecen 14 colombianos víctimas del Covid-19 según los recientes datos proporcionados por MinSalud. No obstante, la incultura ciudadana campea por todo lado. Hay personas que aún no creen en la pandemia, otros, usan mal el tapabocas y otros jamás se lavan las manos.

El gobierno nacional debería imponer unas duras multas a quienes salen a la calle sin el adminículo o mal puesto. Una multa de 5 millones pondría en cintura a tantos irresponsables.

CARAVANAS EN MEDIO DE LA PANDEMIA

“Mirá ve, vamos a ver al técnico (sic) del América que va caminando para Buga”, se dijeron el martes 5 de enero los vallecaucanos que estaban en la ruta Cali-La ciudad Señora y que salieron al chisme para ver la caravana de miles de hinchas americanos que acompañaban a Juan Cruz Real en su promesa por haber conquistado la estrella quince del equipo del diablo.

La peregrinación del técnico y los hinchas del América. Foto Marca

La oportunidad estuvo propicia para que la pandemia se extendiera. Miles de fanáticos salieron a gritar sin tapabocas y claro, regresaron a sus casas emocionados. En estos días ya vieron a sus padres, abuelos, tíos, hermanos cómo caen en la desgracia del Covid-19.

La gobernadora antioqueña del Valle del Cauca, salió con asombro a decir que estaban en emergencia, pero no fue capaz de cancelar la famosa caminata para evitar el contagio.

DÓLAR SERÁ UN DOLOR DE CABEZA

Los pronósticos para la operación del dólar, no solo en Colombia, sino en el mundo serán de volatilidad, caerá y seguirá cayendo por los problemas que registran los mercados norteamericanos, afectados principalmente por los manejos de la pandemia, que han sido desastrosos.

Las elecciones y todos los aluviones de la política han sido factores que han desencadenado una baja, que causará problemas a los países exportadores de productos terminados y de los procesos de la agricultura, que depende de los mercados del exterior.

Como en los últimos 52 años, el dólar seguirá costando más para los colombianos

Pero en cambio para el turismo internacional, puede ser una salida porque los sitios serán más económicos, porque se comprarán con monedas débiles, pero que tendrán un margen significativamente bajo.

En Colombia nos subirá la deuda externa y nos causará problemas en las compras que se han hecho, por que costarán más y seguramente repercutirá en los productos terminados que lleguen al consumidor final.

También el precio del petróleo y las bolsas internacionales, que se mueven con las noticias y los hechos causaron inestabilidad en la moneda norteamericana.

BIDEN NO INVITÓ A DUQUE A SU POSESIÓN

Delicada la situación diplomática planteada, por la invitación al presidente Iván Duque, a la posesión del nuevo presidente de los Estados Unidos Joe Biden, en la próxima semana.

La tarea fue encomendada al embajador en Washington Francisco Santos quien no ha logrado ningún contacto con los funcionarios del nuevo gobierno entre otras cosas por su manifiesto respaldo al presidente Trump.

Un apoyo electoral costoso para Colombia. Foto Deutsche Welle

Joe Biden, ha hablado con muchos mandatarios de los países vecinos, pero no lo ha hecho con Colombia, lo que realmente preocupa, si tenemos en cuenta, que en este continente somos el más importante aliado.

Por haber hecho públicas, sus preferencias el gobierno de Duque, está pagando las consecuencias. Ojalá esto mejore, porque el que pierde es el país. El que sí estará será Juan Manuel Santos.

A DOLARIZAR LA ECONOMÍA

Con el fin de limpiar los dólares provenientes de los negocios no legales como el narcotráfico y la minería ilegal, el gobierno de Nicolás Maduro aprobó que el dólar circula como moneda autorizada dentro de su territorio.

Desde hace meses los venezolanos también tienen al peso colombiano como medio para sus negociaciones. Quienes comercializan con productos de manera clandestina pagan con billetes colombianos. El bolívar se agotó totalmente o quien lo cargue, debe andar con un costal de papeles para pagar cualquier cuenta.

Un pasaje de transporte de 20 minutos cuesta un millón de bolívares.

La hiperinflación de Venezuela no tiene precedentes.

LAS CARRETERAS Y EL CONTROL

Es importante en las carreteras, que la Policía haga presencia, el ejército, la defensa civil, los organismos de salud, pero hay que hacer actividades preventivas de acompañamiento.

Cuando los paseantes usan las carreteras, en muchos puntos críticos no hay vigilancia no hay nada, es ahí donde la gente corre, las motos apuestan en llegar primero a la cima o a un lugar determinado y ahí suceden los accidentes, que no son irreversibles. Es duro decirlo, pero el cementerio está lleno de gente que llevaba la vía.

Los viejos decían que las partes del cuerpo, no tienen repuesto, ni se compran en el supermercado, pero nadie lo entiende y asume riesgos que los convierten en víctimas.

Motociclistas hablando por celular, haciendo videos con una mano, conversando con el compañero que va atrás en la moto, eso no son hazañas, son responsabilidades que tienen un alto precio y que terminan con la vida.

Son muchas las imprudencias que no controlamos, muchas cámaras, pero no se aprovechan para sancionar y enderezar conductas, que nos están llenando de víctimas y nos convierten en estadísticas, muy preocupantes.

SE REVENTARON LAS UCI

Pacientes están siendo atendidos en corredores de las urgencias en los hospitales de Bogotá, porque se llegó al colapso total de la ocupación.

Los médicos cansados, algunos van a descansar y no regresan sino a los tres días y los tratamientos de atención se dedican a los casos más urgentes mientras que los demás esperan y empeoran con el paso del tiempo.

La congestión de pacientes COVID en los hospitales colombianos. Foto RCN

Son muchos los contagiados de municipios vecinos que llegan a Bogotá y no hay donde atenderlos. Se viene una situación muy complicada de manejar y de controlar por la falta de cuidado.

La situación es grave, de alerta roja, la alcaldesa había dicho a finales de diciembre pasado, que todo estaba controlado, que no pasaba nada y estamos en un escenario muy complejo. No hay camas UCI y tampoco hay elementos.

INDISCIPLINA GENERAL

Aunque los mandatarios locales y el gobernador de Cundinamarca lo solicitaron, los pueblos sin excepción fueron visitados por los habitantes de tierra fría, que en busca de calor y de una diversión sana, salieron a congestionar.

Ningún cuidado, personas sin tapabocas y especialmente gente adulta, eso es la indisciplina que la vida nos cobra de manera implacable y que deja recuerdos tristes por donde va.

Los restaurantes atestados congestionados y todos sin orden violando las normas establecidas, familias enteras y grupos de personas sin los elementos de bioseguridad.

Mercados repletos de gente comprando y buscando productos, sin los cuidados y lugares de turismo, piscinas, balnearios con muchas personas, sin la protección respectiva.

Vamos a llegar a los 45 mil muertos en Colombia y algunos creen que eso no es verdad, los servicios hospitalarios colapsados y las funerarias, pero mucha gente tiene la confianza estúpida de que no pasa nada, solo cuando la muerte llega cerca. Los que se están enfermando, comprenden tarde del peligro en que estábamos y que no entendimos.

NUEVOS AISLAMIENTOS

Muchas quejas de varios sectores por el encierro masivo en localidades de Bogotá donde hay restaurantes como Usaquén, pero nadie se preocupó por las fiestas, los paseos, las salidas a la piscina con grandes congestiones de personas, sin la prevención necesaria, las compras navideñas.

No hay valor a las quejas, porque no tiene la culpa nadie seguramente, pero si entre todos no hacemos una cadena para protegernos, lo que nos espera será más grave.

Hay que tener en cuenta las medidas que son fuertes pero necesarias, ya que el colapso hospitalario es descomunal, nunca habíamos llegado a esa situación y todavía estamos en momentos muy difíciles.

Así que la invitación es a mantenernos en la casa y a tener todos los cuidados higiénicos necesarios y evitar salir, a como dé lugar para evitar contagios y problemas, que cada vez son mayores.

NO ESPANTEMOS AL TURISMO

Cartagena se ha destacado por los abusos al turista, no de ahora, sino desde hace mucho tiempo. Nadie controla, nadie hace inspecciones sorpresivas, ni revisan precios y la gente hace lo que le da la real gana.

El último caso, con turistas extranjeros, es de llorar, más de ochocientos mil pesos por cuatro almuerzos de playa, sin protocolos, no chefs de por medio y donde están las autoridades.

Las aglomeraciones turísticas y los abusos con los precios. Foto El Tiempo

Así el turismo que no quiere regresar, no va a volver porque lo estamos espantando y no solo sucede en Cartagena, en muchos lugares del centro del país se abusa.

Vayan a comer pescado a Flandes o a Honda donde el pescado llega solo a las mesas, sin que lo busquen y el precio de un viudo es de alarma, es más caro que en cualquier restaurante de prestigio en una ciudad importante del país.

Pero muchos anuncios de recuperación, pero nada de eso está sucediendo, es solo declaraciones y nada más. El turismo se resiste por estos ejemplos de abuso de mala fe de algunos prestadores de servicios que se quieren enriquecer de la noche a la mañana.

Sobre Revista Corrientes 5305 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*