El 60% de los pacientes con heridas crónicas está malnutrido

Atención de las heridas

En Colombia, el 60% de los pacientes con heridas crónicas producidas por complicaciones; están malnutridos lo que agrava aún más su condición. Estos pacientes necesitan una línea nutricional apropiada que permita una adecuada terapia nutricional y de esta manera, obtener mejores resultados en su proceso de cicatrización.

La cicatrización es un proceso complejo de una cadena de eventos que requiere energía, proteína y otros nutrientes para que se pueda llevar a cabo adecuadamente ya que cuando existe una lesión el cuerpo reconoce esta condición como prioritaria.

El estado nutricional es importante tanto a nivel de prevención como de recuperación, ya que un adecuado estado nutricional tiene un papel protector frente al desarrollo de úlceras por presión o heridas quirúrgicas, así mismo, una vez exista la lesión se requiere de un adecuado flujo de nutrientes para la reparación de tejidos y proteger al organismo frente a una posible infección.

Dentro del abordaje del paciente con heridas es muy importante hacer una valoración nutricional adecuada que permita identificar alteraciones en la ingesta de nutrientes, así como un posible deterioro de las reservas proteico-energéticas; a nivel institucional los métodos de tamización toman cada vez más relevancia para identificar de manera temprana a los pacientes con desnutrición o en riesgo de presentarla, esto permite una intervención oportuna y una corrección de posibles deficiencias.

Dentro de los macronutrientes indispensables en el proceso de cicatrización se encuentra la proteína, es ampliamente reconocido que para favorecer síntesis de tejido y para una adecuada respuesta inmunológica, el cuerpo aumenta sus requerimientos de aminoácidos, una disminución de proteína se relaciona con prolongación de la fase inflamatoria y alteración en la proliferación de fibroblastos, así como en la síntesis de colágeno, otro aspecto que genera un aumento en los requerimientos es que se deben reponer las proteínas que se pierden en el exudado (secreción) de las heridas.

No sólo el aporte proteico en general es importante, se debe considerar la suplementación de aminoácidos condicionalmente esenciales como la arginina y glutamina, los cuales en situaciones de estrés se agotan y como consecuencia se alteran procesos como la respuesta inmunológica, la síntesis de colágeno y la proliferación celular.

En cuanto a los micronutrientes, se ha encontrado que los requerimientos aumentan de manera significativa en los pacientes con lesiones de piel, dentro de los más importantes se encuentran: la Vitamina A, vitamina C, Selenio, Cobre y Zinc, estos además de cumplir un papel antioxidante y proteger las nuevas células y tejidos, también intervienen en la respuesta inmunológica, síntesis de colágeno y en mejorar la fuerza de cicatrización de la herida.

El paciente con heridas definitivamente cursa con necesidades especiales de proteína y micronutrientes, la nutrición especializada puede acortar tiempo de reparación de tejidos, disminuir riesgo de complicaciones y favorecer la calidad de vida del paciente.

COMPLICACIONES

Las personas con diabetes y trombosis venosa profunda que acuden por heridas o úlceras en los pies llegan a tener una amputación. Este proceso que debería ser la última opción luego de haber pasado por efectivos tratamientos y permanentes controles médicos, es la determinación inmediata a la que se ven enfrentados cientos de pacientes en nuestro país; por culpa del desconocimiento, la falta de educación y muchas veces, por recurrentes fallas del Sistema de Salud.

Unas de las complicaciones crónicas que, con mayor frecuencia, pueden afectar a los pacientes diabéticos son las lesiones que se presentan en los miembros inferiores, conocidas como PIE DIABÉTICO. El mundo actual le ha dado otra denominación “ulceras de pierna asociadas a diabetes”, dado que la lesión ya sea venosa o arterial, no sólo ataca los pies sino las piernas.

En las últimas estadísticas suministradas por el Ministerio de Salud se estima que el 7% de la población en Colombia es diabética, esto quiere decir que más o menos 2 millones de personas la padecen. Según la OMS en el 2025 el total de afectados asciende a más de 300 millones en todo el mundo. 

CUANDO LAS HERIDAS “HABLAN”

El proceso de cicatrización es complejo y múltiples factores influyen en él, como en la nutrición. La nutrición y la cicatrización están íntimamente unidas, de esta manera deficiencias nutricionales específicas podrán provocar un retraso en la progresión de la cicatrización. 

El 60% de los pacientes con heridas crónicas producidas por las complicaciones de la diabetes; están mal nutridos lo que complica aún más su condición. Estos pacientes necesitan una línea nutricional apropiada que permita una adecuada terapia nutricional y de esta manera, obtener mejores resultados en su proceso de cicatrización.

Las líneas nutricionales ya sea por vía enteral o parenteral deben procurar una adecuada nutrición y deben influir de manera positiva, en la buena alimentación del paciente para lograr una rápida recuperación.

Sobre Revista Corrientes 4768 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*