Distraer la protesta

La protesta popular del 28 de abril en toda Colombia. Foto Yahoo

Por William Giraldo Ceballos

El vandalismo es una de las herramientas del gobierno y de medios de comunicación para distraer la importancia de la protesta social contra la reforma tributaria que con soberbia quiere imponer el presidente Iván Duque.

La acústica informativa de los medios transmite en imágenes de televisión y fotografías de prensa acciones de los delincuentes que aprovechan la movilización popular para desatar la violencia, el saqueo al comercio, el vandalismo contra los bienes públicos.

Al estudio de televisión del mandatario solo se filtran la voces de los empresarios para los cuales gobierna.

Pero nada dicen de la pacifica rabia de la gente que sale a las calles a decirle al gobierno que la pobreza, el hambre y la pandemia no pueden ser usadas como argumento para cobrarle impuestos a los que trabajan mientras prospera la corrupción, crece la burocracia oficial y disminuye la inversión en obras que generen empleo.

El modelo económico colombiano que mantiene los privilegios a las empresas y a los grandes capitalistas está agotado.

El presidente dice que no retira el proyecto de reforma tributaria y los medios recurren al olvido del último fracaso electoral de la encuestadoras, para «meterle miedo» al país con la, de nuevo, creciente popularidad de Gustavo Petro: «viene el coco», es el mensaje.

Si lo que queda de los partidos tradicionales y los líderes de la oposición se sientan a negociar con el gobierno cambios a esta reforma, estarán traicionando los principios de la democracia «representativa» que los llevó al Congreso de la República.

Pero en medio del río revuelto aparece el ex Alvaro Uribe como el «opositor», con un llamado al consenso político para hacer la reforma tributaria.

Por ahora la protesta está vigente aunque no la vean, no la oigan y la distorsionen

Sobre Revista Corrientes 6251 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

1 comentario

  1. Muy acertado comentario. Y ojalá llegue «el coco» para propiciar un cambio en la corrompida clase gobernante que, con su principal vocero, amenaza con pasar por las armas a la mayoría de la población que -gracias al mal manejo de la pandemia, ahora es el 66 por ciento aventado a la pobreza

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*