Desvertebrada: Vicepresidencias (2)

Orlando Cadavid Correa, sentado, director de Colprensa, y a partir de la derecha, César Vallejo, recientemente fallecido, Giraldo Gaitán Osorio, Ángel Gabriel Romero Bertel y Arturo Jaimes Triana. (Foto Colprensa)

Por Óscar Dominguez Giraldo 

Ácidas críticas me llovieron desde las cacofónicas redes sociales porque en reciente columna solo nombré amigos en las presidencias de algunas asociaciones sin ánimo de lucro que me permití crear para reducir el desempleo. 

Tienen razón mis contrarios. Pero si los políticos gobiernan con quienes votaron por ellos y en reciprocidad los atarugan de puestos y/o contratos, está bien que uno comparta burocracia con sus compinches de travesía. ¿El poder para qué? 

Con el poeta Óscar Echeverri Mejía nos repartimos la presidencia y la vicepresidencia de la Asociación Protectora de Espantapájaros, ASPEJ. Él coleccionaba espantapájaros; también este servidor de tintos. A su muerte, asumí ambos cargos. “Caído rey de burlas, ha coronado un ave con desafiante nido tu humillada cabeza”, escribió mi tocayo de estos personajes que se tutean silenciosos con el viento. 

Me honro en pertenecer a la cofradía de los que duermen varias siestas al día. De este  jurásico ritual surgió  la Asociación de feos durmientes de siestas muchas, Asosiesmu. La preside el médico manizaleño Gonzalo Mejía, quien las duerme hasta de pie. Soy indestronable vicepresidente.  

La Asociación de ajedrecistas  mimados por la diosa Caissa, Asomicaissa,  era una realidad que se veía venir. Intrigaron – y comparten – la presidencia los maestros Emilio Caro y Jorge Hernández, con vicepresidencia del hijo de Luis y Genoveva. 

La plana completa de Colprensa

Sin fecha de caducidad opera la Sociedad secreta de excolprensos en el más feliz de los retiros, Asocolfere. Presidente, Orlando Cadavid Correa, con vicepresidencia de este palabrotraficante que fue subalterno suyo en Colprensa. 

Ha cogido fuerza inusitada el Sindicato de perplejos por el encierro infame que sufrimos gracias al coronavirus, Sindicoroperple. Es el único sindicato mundial en el que todos somos presidentes y vicepresidentes. 

Me costó encontrar presidente para la Cofradía de patos, vagos y similares del antiguo andén de Envigado, Copavadén. Se qué alabanza propia es gatuperio, perdón, vituperio, pero me lucí con el primer presidente,  Guillermo Zuluaga Tobón, Machía. Espero hacerlo bien  como el Marta Lucía Ramírez de ese nuevo y altivo colectivo. 

Me dí piquitos de felicitación cuando creé el Grupo de veteranos proustáticos del desaparecido Bar Montecristo, Proustimonte,  de Junín con Maturín. El presidente estaba cantado: Fabio Muñoz Correa, sobrino de “Menuda”, el dueño del Bar. Aconsejábamos a las meseras que dejaran esa ardua vida horizontal y regresaran a casita. Si hubiéramos seguido con ese cuento no perdemos la virginidad. La vicepresidencia no podía quedar en mejores manos que  las mías, enemigas del manicure. 

Ya era hora de crear la Logia de nostálgicos que  chorrean la baba por ver aterrizar aviones en el Olaya Herrera, Lonoslaya. Una firma cazatalentos analiza hojas de vida para llenar la presidencia. 

No me dejaré quitar la presidencia eterna del Club de fans del fallecido consejero de paz, Gilberto el “Ratón” Echeverri Mejía, Asorratón.  Ni pelando con la uña  todos los cocos que hay en la Mayoritaria conseguirán  defenestrarme. 

Sobre Revista Corrientes 5190 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*