Desvertebrada: Seamos bien animales

Gloria Helena en compañía de Blanquita Caramelo y de Viviana y Andrés Acevedo (tomada de Facebook).

Por Oscar Domínguez Giraldo

Para muchas mujeres vivir con el marido es una de las formas de la soledad.  Mamá Eva prefería estar acompañada. Por eso hizo migas con los animales. “Nunca se ven amargados, jamás te hacen sentir que estorbas, te sonríen y mueven la cola… Me parece que son los perfectos caballeros”, escribió la primera dama del edén en el diario que redactó a cuatro manos con Mark Twain. 

Octubre es el mes ideal para imitar a mamá Eva en su devoción por los hermanos animales, como los llamó Francisco, el arrancado de Asís.  En ese camino lamento que un expresidente de cuyo nombre no voy a acordarme, haya puesto Trump a su gato. 

Lo hizo a espaldas de esa alfombra que camina. Nunca hubo protesta  de la sociedad protectora de felinos. Un gato es todos los gatos; ofender a uno es  ningunearlos a todos. 

Incurre en punible matoneo quien bautiza a su minino con el alias del señor que le pone conejo al pago de impuestos; y cuyos trinos hay que leer con tapabocas, artefactos que rechaza para notificar que no le teme al coronavirus; el virus sí le teme: encarnó en Trump, pero luego huyó despavorido.  

Los  presidentes gringos suelen tener mascotas. Mencionaré solo dos:  Socks, el gato de Clinton que no dijo ni miau cuando su presidente convirtió en oral el despacho Oval de la Casa Blanca.  

Y el perro Barney que avisó a los gorilas de la Casa Blanca que el presidente Bush se atragantó porque no podía hacer dos cosas a la vez: ver televisión y comer pretzels, unas galletas sin alma. Barney  le salvó la vida. Para estrenar “resurrección” Bush bombardeó Bagdad días después.  

Un presidente sin mascota es capaz de cualquier salvajada.  Trump no tiene mascota.  Ningún animal accedería a compartir el aire con él. 

CASAMENTEROS 

Nacho mordiendo oreja mientras su hermano Coco y odg leen el paisaje callejero (Foto Andrea Domínguez)

Pero hablemos de cosas más amables. Hace poco, la periodista bogotana Gloria Helena Rey posó con su mascota en Facebook. La felicité: 

  • Bravo por tu guauguau, GloriaH. 
  • Se llama Blanquita Caramelo y llevamos tres años juntas desde que la adopté de un mes y pesaba menos de 400 gramos. 
  • Mis respetos a Blanquita de parte de Nacho, mi chihuahua, y que qué piensa hacer el viernes en la noche. 
  • Que saludos a Nacho, que este viernes no puede pero los otros sí. 
  • Ya que estamos de casamenteros, dime de qué raza es y el saldo bancario de Blanquita a ver hasta dónde podemos llegar. Nacho no ha bajado bandera, sexualmente hablando, y está que se sube por las paredes de sus ganas. Le tira a todo lo que se mueva. 
  • Blanquita es una criolla cruzada con golden. La adopté cuando tenía un mes y estamos juntas hace tres años. Cuando me la entregaron ya la habían operado. Una salvajada. Es hiperactiva pero sobre todo es noble y muy inteligente. ¡Un regalo de Dios!  
  •  Creo que nuestro debut como casamenteros fracasó estrepitosamente. Y no solo por la operada sino porque chihuahua no come golden. Seguiré en busca del amor perdido de Nacho antes de que  lo hagamos ver del bisturí, salvajada que figura en nuestra agenda inmediata.  
Sobre Revista Corrientes 4549 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*