Desvertebrada: Reencarnar en un libro

Lucy Cata

Por Oscar Domínguez Giraldo

En mi casa, de los nueve hijos que tuvo mamá Geno solo una nació sin asistencia de la comadrona. A Lucy del Socorro la recibió mi taita porque la petacona “acigüeñizó” de madrugada. 

Fue el parto más apacible, contaba la prolífica doña Geno. Y eso que fue a palo seco. Cero anestesia. La bebé nacida en esas condiciones resultó la más pacífica, sabia, maga, zen y poeta de la tribu. 

El estrés no se hizo para ella. Nació sin soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia, ni pereza. Bueno,  lujuria apenas la suficiente para amasar a Catalina (ambas en la foto), la única hija que la hizo abuela dos veces.  

Todo lo ha hecho en animado dueto con William Jaramillo, envigadeño, su cómplice de disciplinas literarias y filosóficas. 

Como uno es de donde lo quieren, Lucy del Socorro ”no se siente extranjera en ningún lugar”. Nació en todas partes.  

La suya no es una pared ametrallada de diplomas. Prefirió  diplomarse en vida en los países que ha visitado en plan de estudio.  

Aries y coneja en el calendario chino, el I Ching figura entre sus libros. También los de Fernando González, entre otros maestros y místicos. 

¿Que el mundo se quedó sin sus graciosas majestades Wasap, Instagram, Facebook? Peor para el mundo. Pocón necesita esas herramientas. Si usted visita su casa y quiere ver televisión debe llevar el aparato. No consume noticias.  

El “capullo de azucena” del colegio de La Presentación de Envigado es  vegetariana. Quien desee comer carne en su casa, debe llevar la res, el pescado  o el ave de tacaño vuelo.  

Habla con las flores, lo que no es ninguna audacia. Lo insólito es que las flores le responden. Tan cercano ha sido su contacto con la naturaleza “la única religión que no nos divide”. Sostiene. 

Y como ha sido coherente desde que berrió por primera vez,  

“Te amo, Naturaleza”, es el nombre del libro de versos y mensajes que lanzará el jueves 14 de octubre en la Biblioteca José Félix de Restrepo, de Envigado. (Editó  “Taller de Artes y Letras S.A.S”). 

Si la visitan los extraterrestres, sus amigos remotos, les preparará postres de frutas, tortas de zanahoria,  lentejas y enyucados, sus especialidades. 

La experiencia vital de Aurora, seudónimo que adoptó para desfilar por la pasarela vida,  ha quedado plasmada en conferencias,  crónicas y ensayos filosóficos. 

La prologuista de la obra, Luz María Merino Navia, sicóloga, escribió: “Su trasegar por las letras, la filosofía y la sicología esculpió huellas en su alma y espíritu inquietos, que luego de ricas experiencias se proyectarían en cantos y poemas. Pero también la majestad de los ancestros, a los cuales rinde hoy homenaje en sus escritos, acompañó sus notas de reflexión y de silencio. Y a la naturaleza toda escribe  versos que parecen arrullos: entre cantos y poesía reconoce el valor de lo creado”.    

Para cerrar la tienda, hago mío el reconocimiento que le hace Lucy a nuestra progenitora: “Genito, nos enseñaste amor por la naturaleza y el conocimiento”. 

Sobre Revista Corrientes 6043 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*