Desvertebrada. Historias de locos bajitos (51)

Por Óscar Domínguez Giraldo

De viaja data colecciono frases de niños que nos sacan del libreto de la cotidianidad por su belleza, ironía, pragmatismo, humor, filosofía y yerbas afines. Voy con otra sobredosis (de refilón, paso el sombrero para que su educación, amable lector, comparta las que tiene por ahí encaletadas en su disco duro o memoria que llaman):

De regreso a casa después del primer día de clases, la madre le pregunta a su hijo cómo le fue. Respuesta del niño: Por primera vez aprendí en la escuela que mi  nombre no es  no. Yo siempre creí que mi nombre era no: “¡No, no hagas eso; no, no vayas allí; no, no seas así”. (Del libro La semilla de la mostaza, de Osho).

Foto
El abuelo Óscar visto por sus nietas Sofía e Ilona.

Jugando, Michael  le metió un destornillador al enchufe de la luz  lo que provocó un corto que nos dejó sin energía. Furiosa, le grité: Niño, ¿a cómo jodes la hora? ¡Ah, tía. a usted, gratis!, respondió el muchachito de cuatro años.

Como Eduardo andaba en la edad de las preguntas puso a mi hermano en aprietos. Después de preguntarle: ¿Quién le echó la sal al mar?, insistió con la pregunta,  y entonces el papá le contesta que Dios.  Eduardo sigue… ¿y quién es Dios? Al papá lo único que se le ocurrió para salir del apuro fue responderle que es el hijo de María Auxiliadora… Y le entregó el niño a la mamá, para que no lo siguiera corchando.

Íbamos de paseo y Agustín, de cuatro años, vio pasar un bus con cintas de la Virgen del Carmen. Entonces me preguntó: ¿Papá, ese bus es que está cumpliendo años?

Los mellizos, de tres años, fueron a un evento en un centro comercial. Uno de ellos se cayó en una pileta. Hay revuelo para el rescate. Cuando sale, el hermano le pregunta: “¿Sí lograste ver los tiburones? “

Cuenta el papá de Martín, de cuatro años: Hace unos días fuimos a echar gasolina; le dije al bombero que lo llenara de corriente.  Martín: ¡Tú me habías dicho que este carro era de gasolina! –  ¡Es de gasolina! Pero le acabas de decir que lo llene de corriente… ¡es eléctrico! No fue fácil la explicación entre común y corriente vs. corriente eléctrica.

Mi sobrina espera el bus que la llevará al preescolar. La madre le ayuda a vestirse. De repente dice la hija: «Mamá: sacame la lengua». La madre se inquieta y le responde: «Mira que te deja el bus por bobiar». La sobrina insiste: «Sacame la lengua, mamá.» Madre se altera: «No jodás , Laura, que te va a dejar el bus». La sobrina, quejumbrosa, insiste… «Sa-ca-me-la-len-gua-ma-miiiii». La madre le saca la lengua… La hija: «Esa no, boba: ¡la lengua del zapato!»

En clase de segundo de primaria les preguntan a los niños qué ingredientes uso Dios para hacer a las mamás. Algunas respuestas:

  • Dios hizo a las madres de nubes y pelo de ángel y de todo lo bueno en este mundo y una pizca de malo.
  • Tuvo que empezar con huesos de hombres y después creo que utilizó cuerdas principalmente.
  • Yo creo que con muchas flores.

Sofía, a los nueve años:

  • ¿Mami, dónde está Dios?
  • En todas partes.
  • Entonces párate de ahí porque estás sentada en Dios.

“Mami, ¿qué es existir y qué es no existir?” (Ilona, a los seis años).

Sobre Revista Corrientes 6220 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: williamgiraldo@revistacorrientes.com