Desvertebrada: Buenos días, pereza

La computadora portátil y la máquina de escribir. Cada una fue lo mejor de la época. Foto Karumbe Digital

Por Óscar Domínguez Giraldo

Si el padre Astete nos acompañara en esta era digital, cambiaría el orden a los pecados capitales en su catecismo y empezaría por la pereza. 

La cibermodernidad nos volvió perezosos. El computador nos cuela el aire. Solo le falta relevarnos en faenas como ver pasar el viento, perdonar, u olvidar, que alivia más.

De piernipeludo me preguntaba por dónde entraba la gente que hablaba a través de mi viejo  radio Zenith. Ahora me preguntó lo mismo con mi computador que se ha convertido en una especie de CIA, DEA, KGB y antiguo DAS juntos. (Añoro mi máquina de escribir Olivetti Lettera 22 que respetaba mi intimidad…. En la foto, con su competencia, mi PC).

Ese señor que nos conoce por dentro y por fuera, y que parece responder a la razón social de “algoritmo”, todo lo sabe: Qué música me gusta, si por dentro de mí espantan, qué milongas me traman, cómo ando de los chacras o si mi próstata lo coquetea al bisturí. También me impone contenidos después de analizar el carbono 14 de mis preferencias…

“Ese señor” sabe antes que la DIAN si mi cuenta bancaria es obscena, de corrupto; si soy un anarquista que respeta el semáforo, como dice Sabina, si me gustó equis texto que leí o escribí.

El computador nos sugiere un rico menú de opciones para reaccionar ante videos o escritos. Nos convirtió en esclavos del “like”, el nuevo nombre de la vanidad. 

Con tal de acumular “likes” somos capaces de venderle el alma al gato, la pereza en cuatro silenciosas patas.  Un “me gusta” nos trepa el ego, o nos baja la caña de nuestra importancia.

El computador ofrece la opción adicional de los emoticones. Es otro lenguaje diseñado para reaccionar. Nos ahorra decir que nos gustó tal adjetivo, que aquel adverbio está del carajo, que sobraba una coma, que aquella metáfora nos sacó el aire.

Se ve venir el día en que las grandes obras literarias sean traducidas a emoticones. Espero haber hecho efectivo el seguro exequial cuando El Quijote en emoticones se venda pirateado en el semáforo. En vez de boleros, el novio engañado cantará desoladores emoticones de carrilera.

Hace tiempos desaparecieron las cartas manuscritas y el cartero. Los perros  sin pedigrí  extrañan los cuartos traseros de esos mensajeros que traían cartas con espléndidos errores de ortografía que hacían más eterno el amor.

Ni hablar de los telegramas, remoto esperanto de la síntesis: “Mañana esa, bajen caballos quebrada”.  Alzhéimer olvidó ese medio de comunicación, cuota inicial del correo electrónico.

Me resisto a sumarme al rebaño de perezosos. Es apenas un decir porque salgo del paso con un “like” o un emoticón guiñando un ojo, o ambos,  con una lágrima o dos, si “el interfecto muerto” era próximo a mis aurículas.

Al paso que vamos, el idioma desaparecerá. Y los aplastateclas seremos una nota de pie de página. Ya los computadores redactan noticias. 

La pereza me abruma de tal forma que, para ahorrar cerebro, titulé esta columna plagiando casi todo el célebre libro de madame Sagan. ¡Qué tristeza, dizque columnista!

Sobre Revista Corrientes 5671 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo williamgiraldo@revistacorrientes.com