Desvertebrada: 29 de febrero

Imagen cuatro.com

Por Oscar Domínguez Giraldo, Diario El Colombiano, Medellín

Nadie regala diccionarios, jirafas, confesionarios, escaleras. Pero cada cuatro años el tiempo nos regala un día más. Propongo algunas ideas para aprovechar las 24 horas extras que tendremos el sábado:

Ese día hay que celebrar y agradecer el insólito regalo de estar vivos.

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez puede concertar  cita con el sicólogo, así considere que estos profesionales sobran. Si me invita a atravesar un paso cebra y a almorzar le doy las coordenadas de la profesional encargada de aconductar mi cableado cerebral.

Deje abandonado un libro. Yo abandonaré en una banca de barrio “Elogio de la locura”, de Erasmo. Conseguí una edición en español y latín con letra gorda.

¿Por qué el 29 de febrero  el alcalde Quintero y doña Lina, su secretaria de Cultura, no reculan y reintegran a la dirección de la Fiesta del libro a mi vecino del piso de abajo, Diego Aristizábal que lo estaba haciendo tan bien? Buenísimo que haya rostros nuevos en  los carros oficiales de  la cultura municipal.

En la claustrofobia del ascensor salude a sus compañeros de vuelo. Ahora, si entre los presentes hay alguna perturbadora fémina de  “área”  90-60-90 chántele su pico “donde dijiste enemigos”.

Saque  unos minutos para repetir el video en el que la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, sin arruinar su manicure, con una cierta sonrisa, elegante, sobria, frágil, olorosa a Chanel, vuelve trizas el discurso del presidente Trump sobre el estado de la (des) Unión.

Gustoso le regalaría a Trump la Urbanidad de Carreño para que aprenda que a las damas no se les deja con la mano extendida y que hay que tratarlas como quien cultiva rosas.

Ojalá quienes patean los códigos, tengan o no la casa por cárcel,  jueguen a ser correctos, no corruptos, por un día. De pronto  se quedan así, correctos para siempre.

Doña Vicky Dávila está en mora de revelar nombres de periodistas que le han fallado a su oficio, según aseguró en la columna de Semana en la que pidió disculpas por haber electrocutado a punta de adjetivos al consejero presidencial Hassan Nassar que también trapeó con ella.

Mejor si Dávila no vuelve rectificar porque la embarrra más. Su mea culpa estuvo peor que la vaciada que le pegó al mechudo Nassar.

El gentleman Juan Carlos Osorio, técnico del Nacional, debería recoger los epítetos que utilizó contra jugadores del Deportivo Cali después de reciente empate con el verde.

 Cómo será el calibre de los insultos que ni los directivos ni los jugadores afectados han querido revelar las palabras que les afrijoló Osorio. Le digo  gentleman no precisamente por la exquisitez  de su léxico, sino porque en su casa solo hablan inglés de Inglaterra, donde vivieron.

El sábado adopte un parque, una quebrada, un árbol, un trueno, un soneto, un tic, una boa constrictor. Feliz 29.

Sobre Revista Corrientes 2510 Artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*