De Warren Buffet a Santiago Botero

Por Mauricio Salgado Castilla @salgadomg

La ciudad de Omaha, Nebraska en los Estados Unidos es muy diferente a Barranquilla, Colombia, la primera tiene el museo más grande de tractores agrícolas del mundo, recordando la vocación general del estado de Nebraska. Está a miles de kilómetros de cualquier costa en el mar, por el contrario, Barranquilla es una ciudad a centenares de metros del mar, a orillas del río Magdalena el más importante desde el punto de vista de tráfico y transporte de mercancías de lejanas tierras con el interior del país, se caracteriza por la pujanza de sus empresarios, más que por los cultivos.

Fácilmente se puede decir que no hay comparación válida entre estas dos ciudades, excepto cuando se conoce que la estadounidense ha sido la casa de Warren Buffett, la cabeza de uno de los grupos financieros y empresariales más importantes del mundo, lo que lo hace realmente diferente a cualquier otro millonario, es su decidida vocación por el sentido social, en esto se puede comparar con la de Santiago Botero, un paisa que desde Barranquilla ha creado una serie de empresas,  hoy en día son 35, a la cabeza de ellas está Finsocial, una Fintech, -una empresa que utiliza la tecnología para mejorar o automatizar los servicios y procesos financieros-, con un claro sentido social.

Hay una gran diferencia en la edad entre ellos, pero sin duda alguna comparten una gran capacidad de generar riqueza, pero no solamente para ellos mismos sino para las personas con las que trabajan en sus empresas y lo más importante para los más necesitados, ya sea en las diferentes ciudades de Colombia como la hace Santiago Botero o en la lejana África donde Warren buffet ha hecho verdaderas inversiones sociales por valor de decenas de billones de dólares. 

Santiago Botero, empresario y líder en la inversión social para los más pobres

El modelo económico actual, dónde los gobiernos son responsables del bienestar en todos los aspectos de la población, los empresarios se preocupan por garantizar a los dueños una rentabilidad de su capital y las fundaciones con ayuda de algunos empresarios, tratan de subsanar las necesidades básicas de un gran porcentaje de la población, a la cual el gobierno no atiende, no es un modelo económico válido, sí lo fuera, no habría 20 millones de colombianos en la pobreza.

Los gobiernos no saben generar riqueza, están más orientados a tener recursos vía impuestos que a pensar en aumentar la productividad, un sencillo ejemplo, es pensar en quiénes han sido los últimos ministros de Hacienda en Colombia, fácilmente se recuerdan nombres cómo, Carrasquilla, Restrepo y el actual Ocampo y cuando se hace el mismo ejercicio para saber quiénes han ocupado el ministerio de Desarrollo Económico, simplemente, son pocas las personas que lo saben.

Ahora hay una nueva clase de empresas que incorporan un propósito social y ambiental que va más allá del beneficio e interés para sus accionistas, estas se denominan BIC, empresas de “beneficio e interés colectivo”, están orientadas a cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS, acordadas en la ONU, respondiendo a la necesidades sociales así como a la apremiante necesidad de tomar medidas por el cambio climático, que ya no es una historia de algunos académicos “ecologistas” de hace años, ahora son todos los seres humanos que estamos siendo afectados, en algunos casos como en Europa, hay ríos como el Rhein en Alemania, que está prácticamente seco, lo mismo qué varias de las hidroeléctricas que suministran agua para el consumo humano, el riego y la generación de energía en un país como España.

Por último, se desea dejar la reflexión, de cómo usuario de productos y servicios se debe identificar las marcas que están comprometidas con mitigar el cambio climático y buscar el bienestar de las personas, sobre todo, de las más necesitadas, la decisión de compra debe ir más allá de la calidad o el precio, debe considerarse si cumple con una Conducta Empresarial Responsable.

Cerrando con las palabras de Santiago Botero, en cualquier momento, en especial ante las crisis, siempre se puede emprender una nueva empresa rentable, con sentido social, por eso, es mejor enfocarse en buscar posibilidades con lo disponible, que quedarse quejándose con lo que sucede. 

¿Conoces las marcas relacionadas con una conducta empresarial responsable? ¿Quieres saber cómo conseguir el Manual del Empresario Responsable?   Envía un correo a msalgado@xmaseducacion.com para conocerlas.

Sobre Revista Corrientes 6553 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: williamgiraldo@revistacorrientes.com