David Buick, un genio recordado y olvidado al mismo tiempo

David Buick, el inventor del automóvil. Foto BBC

por Orlando Ramírez Casas

Hola, jóvenes:

Mucho recuerdo a mi abuela diciéndome: “Dios te dé suerte, hijo mío, que el saber nada te vale”.

Los hombres de mi generación recordamos marcas tradicionales de automóviles que ya están prácticamente desaparecidas entre la abundancia de nuevas marcas, especialmente las procedentes del continente asiático como Nissan, Hyundai, Mazda, y otras. Suzuki, Honda, y Mitsubishi, provienen de los apellidos de sus fundadores; al igual que Renault, Peugeot, Citröen, Mercedes Benz, y Rolls Royce. Hay marcas que provienen de siglas o acrónimos, como FIAT, GAZ, UAZ, GMC. Otras como Volkswagen significan “el carro popular”; o como Mustang, que es el nombre de un caballo salvaje; o como Pegaso, que es el nombre de un caballo mitológico; o como Cherokee, que es el nombre de una tribu indígena norteamericana; o como Plymouth, que es el nombre de la ciudad inglesa de donde venía su fundador; o como Cadillac, que es el apellido del fundador de la ciudad de Detroit donde estaba la fábrica; o como Edsel, que es el nombre del hijo de Henry Ford. 

De las marcas de mi niñez recuerdo a Ford (Henry Ford), a Chevrolet (Louis Chevrolet), Packard (James Ward Packard), Studebaker (Peter Studebaker), Olds-Mobile (Ransom E. Olds), Damler (Gottlieb Damler), Chrysler (Walter Chrysler), De Lorean (John De Lorean), Mack (John M. Mack), Bentley (Walter Owen Bentley), Ferrari (Enzo Ferrari), Alfa Romeo (Nicola Romeo), Mc Laren (Bruce Mc Laren), Aston Martin (Lionel Martin). 

Una de las marcas reconocidas de mi niñez era Buick. ¿De dónde salió?

El primer automóvil inventado y diseñado por David Buick

DAVID DUNBAR BUICK, 

EL GENIO PIONERO DE LOS AUTOMÓVILES,

QUE MURIÓ SIN UN CENTAVO

Por Magnus Bennett – BBC Escocia

21 de noviembre de 2021

A medida que los inventores dejan huella en la historia, David Dunbar Buick se ubica entre los mejores.

Se le ocurrió un sistema de aspersores de césped, un dispositivo para descargar el inodoro y una forma de esmaltar lavabos y bañeras de hierro fundido, un proceso que todavía se utiliza.

Pero su mayor reclamo a la fama fue la creación de un vehículo que se convertiría en la base que usaría uno de los productores de automóviles más grandes del mundo, General Motors.

Más de 50 millones de vehículos llevaron el nombre de Buick en el siglo pasado.

Pero a pesar de hacer no solo una, sino dos fortunas, terminaría prácticamente sin un centavo.

Su historia llevó a un empresario y filántropo estadounidense contemporáneo a decir: «Bebió un sorbo de la copa de la grandeza y luego derramó lo que contenía».

Pero ¿cómo llegó a eso? –Los negocios

La historia de Buick sugiere que tenía la brillantez de un inventor pero poco sentido comercial.

Siendo un niño, se mudó en 1856 de Arbroath, en Escocia, a Estados Unidos, donde cofundaría un negocio de plomería.

Fue uno de sus únicos éxitos rotundos, ya que aprovechó su genio inventivo.

Pero Buick no estaba contento. A finales del siglo XIX, había encontrado otra obsesión: el motor de combustión interna.

Vendió su parte del negocio de la plomería por US$ 100.000 (equivalente a US$ 3,3 millones en la actualidad) y comenzó su propia empresa de automóviles.

Buick exhibe en las calles su primer prototipo de automóvil

Buick Auto Vim iba a crear el motor varillero, que todavía se usa, pero para 1902, solo había producido un automóvil y su dinero se había agotado.

Fue rescatado por William Crapo Durant, quien se hizo cargo del negocio con sede en Detroit y luego fundó General Motors (GM), que hasta hace relativamente poco tiempo era el mayor fabricante de automóviles del mundo.

GM ha rendido homenaje a Buick, afirmando que «su importancia para la marca Buick moderna y General Motors no puede ser subestimada».

Una portavoz dijo: «Si bien la historia de David Buick es en sí misma muy complicada, sin lugar a dudas, si no hubiera sido por él no habría un automóvil Buick».

Buick sería sacado de la empresa unos años más tarde con otra compensación de US$100.000, una fracción de lo que podría haber ganado si hubiera mantenido sus acciones en el negocio.

Pero terminó desperdiciando su segunda fortuna al invertir pobremente en prospectos petroleros de California y tierras de Florida.

En 1924, a la edad de 69 años, regresó a Detroit sin trabajo y prácticamente sin un centavo, sin poder siquiera pagar para tener un teléfono en su casa.

Finalmente, logró encontrar un trabajo como instructor en la Escuela de Oficios de Detroit, pero experimentó problemas de salud.

«Anciano encorvado»

«A medida que se debilitaba, se le encomendó una tarea de menor importancia en el escritorio de información, donde se le recordaba como un anciano delgado y encorvado que miraba a los visitantes a través de unos lentes gruesos».

En marzo de 1929, murió de neumonía en el Hospital Harper en Detroit luego de una operación para extirpar un tumor en su colon. Tenía 74 años.

En una entrevista poco antes de ir al hospital, Buick dijo: «No me preocupo. El fracasado es el hombre que se queda abajo cuando cae, el hombre que se sienta y se preocupa por lo que pasó ayer en lugar de saltar y pensar en lo que va a hacer hoy y mañana».

«Eso es el éxito: mirar hacia el futuro. No estoy acusando a nadie de engañarme. Fueron las rupturas del juego las que hicieron que saliera perdiendo en la empresa que fundé».

En junio de 1994 se erigió una placa conmemorativa en las paredes del antiguo Masonic Hall en Arbroath, el único edificio sobreviviente de la calle en la que nació.

Foto La Nación

Cuando se dio a conocer la placa, Robert Coletta, un alto ejecutivo de General Motors, dijo: «Buick ha sido uno de los grandes nombres de los automóviles estadounidenses durante prácticamente todo el siglo XX».

«Es ciertamente apropiado de nuestra parte honrar a este hombre, no solo porque su nombre identifica nuestros automóviles, sino porque su genio y trabajo arduo formaron el comienzo de una historia de éxito automotriz sin igual y que aún se está escribiendo».

Desde entonces, la estrella de Buick se ha desvanecido y parece correr el riesgo de convertirse en el hijo olvidado de Arbroath.

Hace dos años, The New York Times informó que el nombre de Buick ya no estaba estampado en la parte posterior de sus modelos norteamericanos. En China, donde la mayoría de los Buicks se venden hoy en día, la placa de identificación ya ha desaparecido.

Y a pesar de los esfuerzos de Ian Lamb y otros, no hay planes de estampar el nombre de Buick en los libros de historia con una estatua en su ciudad natal.

«Importantes avances»

Todo lo que queda de su legado en Arbroath es la placa conmemorativa en el costado de una pared oculta a la vista de la mayoría de los residentes locales.

Ian Lamb dice que una estatua sería un tributo apropiado al pionero del automóvil.

«En David Buick tenemos a alguien que fue responsable de los principales avances en el desarrollo de automóviles, avances que siguen siendo relevantes en todo el mundo hasta el día de hoy.

«Sin embargo, ¿cuántas personas saben que este genio inventivo nació aquí en Arbroath?

«Sí, tenemos una placa que marca el último edificio que queda de la calle donde nació, pero incluso a la mayoría de las personas que viven en la ciudad les resultaría difícil ubicarla. «Buick merece ser recordado».– 

“Todo era para siempre,

hasta que dejó de serlo”

(Alexei Yurchak)

Sobre Revista Corrientes 5895 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa (Q.E.P.D.) y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo: williamgiraldo@revistacorrientes.com