Condenada la Fiscalía por no proteger a fiscal que investigaba asesinato de Jesús María Valle

El homicidio del abogado Jesús María Valle, está vinculado al círculo del entonces gobernador de Antioquia, Alvaro Uribe Vélez. Foto CARACOL

La Sección Tercera del Consejo de Estado condenó a la Nación – Fiscalía General a pagarle a un fiscal “sin rostro” y a sus familiares una suma superior a los $ 490 millones como indemnización de los daños causados por su exilio en Suiza.

Lo anterior por no haberle brindado protección a este operador, quien estuvo a cargo de la investigación del homicidio del defensor de derechos humanos Jesús María Valle.

Según el caso, el fiscal se refugió en ese país tras las amenazas y la persecución que los paramilitares ejercieron en su contra, como consecuencia de los resultados de sus investigaciones, que mostraban a estos actores del conflicto como responsables de este y otros ilícitos.

Adicional a la anterior sanción, la Corporación también le ordenó a la entidad demandada publicar un comunicado de prensa en el que reconozca su responsabilidad por dejar al exfiscal a su suerte, a pesar de los riesgos a los que se enfrentaba por su buen desempeño en el curso de las investigaciones contra el paramilitarismo. 

Igualmente aseguró que las personas exiliadas viven un duelo permanente desde que deben huir hasta que logran integrarse plenamente en otra parte y muchas veces este sentimiento no las abandona ni siquiera cuando logran un exitoso proceso de adaptación (M. P. Alberto Montaña Plata).

Nota de la redacción (revistacorrientes.com)

El «Fiscal sin Rostro» había avanzado en la investigación de los nexos entre el paramilitarismo, el ejército, hacendados y autoridades de Antioquia que habían impulsado acciones contra líderes políticos de izquierda, defensores de derechos humanos, sindicalistas y campesinos y el asesinato de Jesús María Valle.

Según esas y otras investigaciones, Jesús María Valle, un abogado de extracción campesina, nacido en Ituango y quien renunció al Partido Conservador cuando palpó de manera directa la corrupción administrativa y política cuando se desempeñaba como Concejal en Medellín, se convirtió en una persona molesta para el gobernador de Antioquia, Alvaro Uribe Vélez, desde el momento en que recibió una carta del también profesor de derecho y defensor de los derechos humanos.

«En los últimos meses han venido ocurriendo hechos sangrientos en el municipio de Ituango. Numerosas personas han sido asesinadas y desaparecidas, sin que intervenga, en defensa de la ciudadanía, ni el Ejercito, ni la Policía, ni la Fiscalía, ni ningún organismo de control oficial», le decía Valle a Uribe en su carta.

Uribe le contestó invitándolo a una reunión a finales de 1996 a la cual concurrió Valle acompañado por otros abogados. En el despacho del gobernador ratificó sus preocupaciones por el aumento de la violencia que ejercían a la luz del día militares y paramilitares. Le dijo a Uribe que sabía dónde estaban las fosas en las cuales los paramilitares enterraban a sus víctimas.

Meses después Valle confrontó al comandante de la Cuarta Brigada del Ejercito, general Carlos Alberto Ospina, por mentir sobre ataques de las FARC al Ejército con saldo de un soldado muerto y otro herido y que algunos civiles también habían resultado heridos. Según Valle los «civiles» mencionados por el general Ospina eran paramilitares que marchaban con la tropa en el momento del ataque subversivo.

Días después Uribe acusó a Valle de ser enemigo de las Fuerzas Armadas, lo cual fue interpretado por él y otros defensores de derechos humanos como una amenaza clara.

El viernes 27 de febrero de 1998, don hombres con traje y corbatas se presentaron después de la hora del almuerzo a la oficina de Valle. Llevaban maletines y su hermana Nelly creyó que eran clientes y los dejó pasar. Uno de los hombres sacó una pistola con silenciador para obligar al abogado atenderse boca abajo en el piso, cerca a una ventana. Lo amarraron de pies y manos.

Nelly vio cuando el hombre le puso la pistola en la cabeza y gritó cuando le disparó a su hermano.

Sobre Revista Corrientes 4774 artículos
Directores Orlando Cadavid Correa y William Giraldo Ceballos. Exprese sus opiniones o comentarios a través del correo rcorrientes@revistacorrientes.com

1 comentario

  1. Hace apenas unos dias, el mismo bellaco de Alvaro Uribe, atizo al Ejercito de Colombia para que disparara contra los colombianos que ejercen su derecho a la protesta social ante la perversidad, la maldad y la corrupcion del mismo partido de gobierno uribista.
    La indinacion masiva del pueblo colombiano obedece a que les esta claro que hoy el bandido de Alvaro Uribe esta amparado no solo por el presidente sino tambien por todos los entes de control llamense procuraduria, defensoria del pueblo, contraloria y fiscalia, gracias a la mas infame accion politica-criminal para apropiarse del Estado Colombiano con el liderazgo del narcoparamilitar Alvaro Uribe y con el respaldada de banqueros, empresarios, politicos corruptos, militares, religiosos y los poderosos medios de comunicacion. La desesperanza del pueblo colombiano se habia incrementado recientemente por el episodio vergonzoso que conocio el mundo al ver como la fiscalia general de la Nacion constitucionalmente creda para que haga hacer justicia en nombre de la sociedad colombiana, procedio a defender al colombiano que mas prontuario judicial tiene en la historia de Colombia. Los colombianos de bien hoy tenemos el rumbo de nuestra nacion en nuestras manos gracias a las gestas liberadoras que valientemente han liderado las hermandades indigenas, afrodescendientes y campesinas, y al valeroso acto de resistencia civil contra el abuso del poder que la Ciudad de Cali le mostro a la humanidad entera.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*